Solicitan la libertad de las y los presos políticos saharauis en grave riesgo por el COVID-19

Un grupo de actores, actrices, y responsables políticos de distintos partidos del Estado español, piden la libertad de las y los presos políticos saharauis cuya vida corre un grave riesgo por la pandemia de COVID-19

saharauis
Foto: Équipe Média

En respuesta a la alerta humanitaria publicada por el grupo de prensa saharaui Équipe Média que denunciaba “la grave situación en la que se encuentran medio centenar de presos políticos saharauis en cárceles marroquíes, sitios propicios para la propagación del virus porque hay mucho hacinamiento y una falta total de higiene”, un grupo de actores, actrices, y responsables políticos de distintos partidos del estado español, entre los que se encuentran: Pepe Viyuela, actor, Juan Calot, actor, Teresa Rodríguez, presidenta de Adelante Andalucía, Gemma Aristoy, presidenta de la Coordinadora Catalana de Ayuntamientos solidarios con el pueblo saharaui, Juan Diego, actor, Pedro Miguel Martínez, actor, Rosa María Sardá, actriz, Pepe Taboada, presidente de CEAS, Coordinadora estatal de asociaciones solidarias con el pueblo saharaui, o Manu Pineda, europarlamentario por IU-Unidas Podemos y responsable de Relaciones internacionales del PCE, solicitan la excarcelación de los presos políticos saharauis.

Asimismo, Carles Mulet, senador designado por las Corts Valencianes, del Grupo Parlamentario Izquierda Confederal (Adelante Andalucía, Més per Mallorca, Más Madrid, Compromís, Geroa Bai, y Catalunya En Comú Podem), ha presentado en el Senado del estado español una pregunta en los siguientes términos:

“En plena crisis sanitaria por la COVID-19, en las cárceles marroquíes continúan presos políticos saharauis. Si su situación ya de normal es grave y preocupante, lo es más ahora con el alto riesgo de contagio obvio. Urge exigir al régimen de Marruecos el respeto a los derechos humanos, que termine con la ocupación del territorio saharaui, que termine con la vulneración de los derechos humanos. En anteriores respuestas ya hemos podido comprobar la connivencia y genuflexión de los sucesivos gobiernos españoles al régimen alauita. Pero ahora más que nunca, ante una emergencia sanitaria, España debería liderar a nivel internacional la presión diplomática para exigir la total amnistía de los presos saharauis retenidos en prisiones marroquíes. Por ello se pregunta al Gobierno, si dentro de sus estrictas competencias, va a tomar alguna medida, o va continuar como hasta ahora, siendo cómplice de Marruecos”.

Ante la gravedad de la situación, uno de los presos políticos, Abdallahi Lekhfaouni, se ha puesto en huelga de hambre por la falta de cautelas para evitar la propagación del virus y por la indiferencia manifiesta de la administración marroquí por las vidas y la salud de los presos. En este sentido desde Équipe Média recuerdan las palabra de Michèle Bachelet, alta Comisionada de las Naciones Unidas para los derechos Humanos: Ahora más que nunca los gobiernos deberían liberar a todas y cada una de las personas que están encarceladas sin suficiente base legal, incluyendo prisioneros políticos y otros detenidos por haber expresado opiniones críticas o disidentes.

“Pero ¿qué país reconoce que sus presos políticos son presos de conciencia? Ninguno. Y Marruecos, aunque en los interrogatorios sólo se interesa por la relación de los reos saharauis con el Frente Polisario y por su participación en manifestaciones que reivindican la autodeterminación, en las sentencias los condena por delitos comunes”, explican desde Équipe Média.

También Amnistía Internacional solicita “que se liberen inmediatamente los periodistas y manifestantes pacíficos de Marruecos y del Sahara Occidental en riesgo de exposición al COVID-19”, y otras organizaciones como El Movimiento por los presos políticos saharauis o el Comité Noruego de Apoyo al Sahara Occidental Por un Sahara Libre “piden la libertad de los presos, y su protección”.

Équipe Média considera necesario “ante el peligro del coronavirus, que se libere a unos presos de conciencia que tanto ensañamiento han sufrido en las cárceles marroquíes y que se encuentran en una situación extrema debido a las torturas y la desatención médica. Los presos políticos saharauis son especialmente vulnerables ante el coronavirus, y la administración carcelaria no ha organizado ninguna medida de protección”, aunque “Marruecos sí ha indultado a 5.654 presos marroquíes, pero a ningún preso político saharaui”, concluyen.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies