Movimientos

Sexto año de incremento en Aragón de la Objeción Fiscal al Gasto Militar

En Aragón, las cifras de Objeción Fiscal al Gasto Militar (OFGM) mantienen un crecimiento sostenido por sexto año consecutivo. Un colectivo humano diverso radicado en distintas comarcas aragonesas, y formado por al menos 53 personas, han desviado este año hacia proyectos de utilidad social un mínimo de 9730 euros utilizando de forma desobediente el mecanismo...
| 12 octubre, 2014 07.10
cartel_OF_atemporal_mail

La Objeción Fiscal desvía el equivalente al gasto del desfile del Día de las Fuerzas Armadas.

En Aragón, las cifras de Objeción Fiscal al Gasto Militar (OFGM) mantienen un crecimiento sostenido por sexto año consecutivo. Un colectivo humano diverso radicado en distintas comarcas aragonesas, y formado por al menos 53 personas, han desviado este año hacia proyectos de utilidad social un mínimo de 9730 euros utilizando de forma desobediente el mecanismo de la declaración del IRPF (la información sobre estas cifras es producto de encuestas anónimas voluntarias cumplimentadas en la web estatal de objeción fiscal, cotejo de ingresos con distintos proyectos receptores del dinero desviado, e información recibida directamente de las personas objetoras por los grupos coordinadores en cada zona) como forma de rechazo a la preparación de las guerras y la militarización social.

Se van incorporando a esta práctica de desobediencia estudiantes y personas en paro, o sin actividad económica previa conocida. La campaña de OFGM anima a estas personas, aún sin obligación de declarar por carecer de ingresos, a que se sumen igualmente a esta propuesta desobediente, ya que el estado extrae también de otros impuestos el presupuesto para el gasto militar, por ejemplo del IVA de las compras cotidianas que todo el mundo tiene que costear.

Este grupo específico utiliza de forma muy similar al resto de personas objetoras la herramienta que Hacienda querría dedicar sólo a la declaración anual del IRPF de las personas asalariadas o incluso “autónomas”: en ese sentido, se ofrece asesoramiento personalizado para todo tipo de casos en la Oficina de Desobediencia que se establece en las fechas de la campaña en el centro social-librería “La Pantera Rossa” de la capital aragonesa.

También esta objeción es eficaz para negar financiación a la militarización y la guerra: varias de estas personas sin ingresos reglados vienen recibiendo cantidades devueltas por la Agencia Estatal Tributaria, como ocurre en el 90 por ciento del resto de los casos de Objeción Fiscal al Gasto Militar. En todos los casos lo desviado ha sido utilizado siempre para un proyecto de progreso social solidario que contribuya a una defensa real de la sociedad.

Por otro lado, y dentro de las pocas ocasiones en los que la objeción inicialmente no prospera (en ningún caso puede ser multada con arreglo a la ley, según sentencia judicial), se ha hecho público este año por vez primera el reconocimiento administrativo explícito a una objetora fiscal que exigió que Hacienda aceptara su objeción, consiguiendo que la delegación correspondiente rectificara y estimara positivamente su alegación.

En el contexto general, las dificultades de recopilación de datos a nivel estatal por distintas razones y la imposibilidad de cumplimentar las declaraciones mediante los antiguos impresos (de venta hasta hace bien poco en los estancos), que ha podido desanimar en otros territorios a los objetores menos familiarizados con el uso de las nuevas tecnologías que fuerza a utilizar ahora la Agencia Estatal Tributaria (la campaña se desarrolla desde hace 31 años por lo que cubre ya un amplio espectro de edades), ha producido este año un descenso estadístico de los resultados.

En todo caso el recuento de objeciones a nivel estatal revela, en los últimos ejercicios, unas cantidades desviadas que son como mínimo llamativas desde el punto de vista simbólico, porque estas cifras reflejarían que el total de lo objetado por centenares de personas que rechazan el gasto militar en todo el estado se ha equiparado cada ejercicio los últimos años a lo presupuestado inicialmente por el Ministerio de Defensa para el desfile del Día de las Fuerzas Armadas que se celebra cada año: entre 90.000 y 120.000 euros.

El colectivo antimilitarista Mambrú, que impulsa la campaña en Aragón, insiste en el uso social que quieren dar los objetores y objetoras a sus impuestos, y en ese sentido, rechaza una “supuesta defensa” que, en realidad, las élites dirigentes habrían fabricado a su medida “armada y corrupta”, y es tajante sobre la necesidad de encaminar propuestas hacia alternativas éticas y económicas que ya están planteadas por grupos pacifistas y antimilitaristas para una defensa comunitaria real de la sociedad: “No pagaremos ni sus desfiles, ni su corrupción, ni sus armas”.

Colectivo antimilitarista Mambrú | Para AraInfo

Información sobre el gasto militar para 2015 y alternativas de defensa: http://www.utopiacontagiosa.org/

Información sobre la corrupción generalizada en las Fuerzas Armadas españolas: http://www.utopiacontagiosa.org/?s=corrupcion

12 octubre, 2014

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR