#Catalunya  Mundo

Sesión crispada en el Parlament con el 155 y la proclamación de independencia en el aire

Sin la intervención de Puigdemont, la sesión en el Parlament de Catalunya de este jueves ha estado marcada por la crispación de las fuerzas políticas y por la inminente aplicación del artículo 155. Todavía se desconoce cómo serán las medidas represivas derivadas del artículo constitucional y se desconoce si el president declarará la independencia el viernes 27 de octubre.
| 26 octubre, 2017 22.10
Sesión crispada en el Parlament con el 155 y la proclamación de independencia en el aire
Foto: Parlament de Catalunya

Lo que debía ser una jornada histórica (otra más), se ha convertido en lo que la CUP ha definido como una “juego político de despachos” que para nada ha tenido en cuenta la fuerza de la calle.

Después de que Puigdemont se citara con los medios de comunicación para anunciar la convocatoria de unas elecciones autonomistas, y tras la negativa del Partido Popular a parar la aplicación del artículo 155, pese al paso atrás que iba a dar el president de la Generalitat, el político catalán de PDeCAT ha vuelto al guion previsto: convocatoria de Pleno en el Parlament de Catalunya a las 18.00 horas del jueves 26 de octubre para debatir sobre las medidas a adoptar para frenar la aplicación del 155 en el territorio.

La sesión ha empezado con la intervención de Jordi Coromines, presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí, que ha ratificado la postura adoptada por el Govern tras la negativa de Mariano Rajoy a detener el artículo 155. “Mañana acabaremos fijando un nuevo rumbo para nuestro país, se lo advierto”, ha afirmado Coromines.

Anna Gabriel a intervenido a continuación afirmando que “ha entrado en escena la peor cara del Estado español: el artículo 155, un artículo que nace de la sed de venganza y la humiliación contra todo un país”.

Cuando tras esta intervención llegaba el turno del Govern, el ejecutivo de Puigdemont ha anunciado que renunciaba a su derecho a intervenir en el debate. Esta decisión ha sido muy criticada por la líder la oposición, Inés Arrimadas de Ciutadans, que ha arremetido duramente contra Puigdemont afirmando que “es usted el presidente que más oportunidades ha perdido. Aún está a tiempo de volver a la legalidad y convocar elecciones”. “Usted se ha cargado la autonomía de Catalunya. A usted no le gusta dialogar ni debatir”, ha añadido la representante del partido de derechas.

Miquel Iceta, por su parte, ha empezado su intervención de un modo conciliador y ha llegado a ofrecerse a Carles Puigdemont para acompañarlo al Senado si su intención es declarar que no declarará la independencia

De hecho, el político del PSC ha puesto en valor que el president de la Generalitat no declarar la independencia el 10 de octubre, pero le ha dicho que eso debe afirmarlo delante de los partidos españoles en la Cámara Alta: “Al senado podría reiterar que la independencia no ha sido declarada y que el Govern está dispuesto al diálogo sin apriorismo”. Mientras Iceta llevaba a cabo su discurso, en el Senado, su grupo político en versión estatal intentaba que el PP aceptara modificiaciones en la aplicación del 155. La más notoria la de detener la intervención sobre la autonomía catalana si Puigdemont convoca elecciones.

Tras el discurso de Iceta ha llegado uno de los momentos más tensos de la tarde que ha tenido al bloque de Catalunya Sí Que Es Pot como protagonista. En un primer momento ha intervenido Lluís Rabell que ha criticado la decisión de no ir al Senado de Puigdemont. “El autogobierno ha sido una conquista de nuestro pueblo y está en peligro”, ha afirmado Rabell. “Quien no es capaz de defender los derechos adquiridos no puede llegar a derechos nuevos”, ha añadido el político.

Después de su intervención ha subido a la palestra Albano Dante Fachín que, en un tono mucho más radical que su compañero de filas, ha afirmado refiriéndose a la bancada de PP, PSEO y Ciutadans que “si tenéis tan claro que no somos mayoría, por qué no hacéis un referéndum. Lo que está claro es que hay una mayoría que quiere votar. Si queréis seguir dando la espalda a eso, sois unos irresponsables”.

Su intervención ha terminado con una exaltación conocida dentro de los movimientos de izquierda. “Nos vemos en la calle”, ha terminado diciendo Fachín, cuyo discruso, sorprendentemente y para el goce de PP y Ciudadanos, ha sido aplaudido por la CUP, pero no por compañeros de partido como Rabell o Coscubiela.

Xavier García Albiol, el siguiente en intervenir, ha sido contundente en su ponencia y para muchas de las presentes en la sala ha rallado la mala educación. El representante del PP en Catalunya, un partido que como otras formaciones le han recordado solo representa el 8% del voto en Catalunya y que de aplicarse el artículo 155 pasaría a gobernarla, ha empleado una dialéctica agresiva con frases referidas a Puigdemont como: «usted ha demostrado que es un liante profesional». Su discurso exaltado ha culminado en el instante en que ha enseñado una bandera de Andalucía. Con este gesto Albiol ha querido expresar la que según él es la fractura que vive Catalunya.

Más tarde, Albert Botrán ha rebatido el argumento de Albiol que pretende enfrentar a catalanes cuyo origen es el sur de la Península ibérica con catalanes nacidos en Catalunya, con las siguientes palabras: “¿No hay catalanes de origen marroquí o chino? ¿Por qué no habla de ellos? ¿Quizás son los que quería limpiar en Badalona? ¿Por qué habla en nombre de 700.000 andaluces? A la República catalana todo el mundo tendrá derecho a la ciudadanía, venga de dónde venga”. Además, para sorna de gran parte de la cámara, Botrán le ha recordado a Albiol que la bandera de Andalucía que ha mostrado desde el púlpito fue recuperada por el nacionalista andaluz Blas Infante Pérez de Vargas que fue fusilado por la Falange en el año 36.

Antes que Botrán atacara duramente al líder del Partido Popular, Benet Salellas compañero en la CUP, ha arremetido contra la actitud del Estado español al poner la ley a su servicio. “Lo que estáis haciendo en Catalunya es ilegal”, señalaba el diputado de la CUP. “Socialistas, ciutadans y populares no habéis dado la cara para explicar las medidas que pensáis aplicar a partir de mañana. ¿Por qué no explicaos qué nombramientos, qué políticas pensáis hacer? El 155 es un arma de destrucción masiva contra una institucionalidad recuperada con anterioridad a la Constitución”, ha seguido Salellas. “Trabajáis desde el derecho, pero para ir más allá del derecho”, ha concluido el miembro de la CUP.

La sesión ha sido clausurada con una nueva intervención de Lluís Corominas. El presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí ha sentenciado de este modo una tarde en la que pocas dudas se han podido disipar: “No fallaremos a la gente que nos ha llevado hasta aquí”.

26 octubre, 2017

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR