Movimientos  Portada

Se duplican en Aragón los casos de desobediencia al destino militar de los impuestos

La objeción fiscal al gasto militar ha resurgido con fuerza, en el año que acaba de concluir, como una alternativa de rechazo a los recortes sociales: el número de personas objetoras al gasto militar se ha duplicado en Aragón (se tiene conocimiento, al menos, de casi medio centenar de objeciones) a la hora de realizar...
| 9 enero, 2013 08.01
Foto: Antimilitaristas.org

Foto: Antimilitaristas.org

La objeción fiscal al gasto militar ha resurgido con fuerza, en el año que acaba de concluir, como una alternativa de rechazo a los recortes sociales: el número de personas objetoras al gasto militar se ha duplicado en Aragón (se tiene conocimiento, al menos, de casi medio centenar de objeciones) a la hora de realizar las declaraciones del IRPF. En total, la campaña ha conseguido desviar más de 90.000 euros hacia fines sociales en todo el estado, 3.500 de ellos desviados por declarantes en el territorio aragonés, mientras que el número total de objeciones en todo el estado ha ascendido a 782. (Ver datos completos en este enlace).

La Objeción Fiscal al Gasto Militar es una veterana campaña política de Desobediencia Civil (difundida desde hace décadas en Aragón por el colectivo antimilitarista Mambrú) mediante la cual algunas personas tratan de evitar que una parte de sus impuestos financien los gastos militares. Para ello descuentan una determinada cantidad económica (o la reclaman de más) en el momento de hacer su declaración de hacienda (IRPF) desviándola hacia destinos que se consideran de verdadera utilidad social.

En el último año algunos colectivos han entendido que hay otros gastos estatales además del militar a los que cabría objetar (monarquía, iglesia católica, financiación a los bancos…) y han lanzado una campaña muy similar en contenidos, objetivos y metodología que han llamado “Insumisión Fiscal”.

Ambas opciones fueron difundidas en este año por la oficina de desobediencia establecida en el Centro social-Librería La Pantera Rossa a raíz del primer encuentro estatal por la desobediencia económica realizado en Zaragoza en abril del pasado año. La oficina mantuvo un horario estable durante toda la campaña de presentación de declaraciones del IRPF, para asesorar en la realización efectiva de estas dos modalidades de desobediencia.

A partir de ahora, además, se podrá utilizar un mecanismo de “seguridad” que garantice a la persona que objeta que no va a tener especiales problemas económicos con la Agencia Estatal Tributaria, si no lo desea, en caso de reclamación por parte de hacienda, para lo cual se ha abierto un depósito por parte de uno de grupos impulsores de la campaña en los que preservar durante cuatro años –el periodo máximo de prescripción de la posibilidad de que Hacienda lo reclame- el dinero desviado por Objeción Fiscal. Así, en caso de reclamación, el destino podría devolver el dinero a la persona objetora la cual evitaría tener la sensación de haber pagado el impuesto doblemente. Se entiende que esta opción se utilizaría en el supuesto de que la persona objetora lo comunicara previamente a la campaña y normalmente en casos de objeciones de cierta entidad económica.

En Zaragoza y Alacant ya se ha utilizado experimentalmente este método en algún caso a través de una cuenta abierta por el grupo antimilitarista de Elx, “Tortuga”, en la cooperativa de servicios financieros éticos y solidarios Coop57, por lo que los fondos “dormidos” estarían contribuyendo a partir de ahora , también durante ese tiempo “de espera”, a consolidar la denominada economía alternativa. (Ver este enlace).

Mientras toda certeza de voluntad de supervivencia de los servicios públicos parece haber desaparecido de la agenda gubernamental en el último año de crisis, sólo la continuidad del entramado bélico no es cuestionado desde las instancias oficiales de los distintos gobiernos españoles, pese a haber acumulado ellos 30.000 millones de euros de deuda militar (636 euros por persona si hubiera que costear esa deuda entre los 47 millones de habitantes del país), 1 de cada 3 euros de la deuda total del estado español. La objeción fiscal a los gastos militares se refuerza, por tanto, como una reacción de rechazo organizada a los recortes sociales y a esa llamativa contradicción en el discurso institucional.

Colectivo antimilitarista Mambrú | Para AraInfo

9 enero, 2013

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR