Se descubren más de 100 tórtolas turcas envenenadas en el barrio de Picarral

Los y las vecinas alertaron la segunda semana de diciembre sobre la aparición de un centenar de tórtolas turcas muertas en el barrio de Picarral. Actualmente, se intenta determinar qué tipo de veneno les causó la muerte.

El 12 de diciembre de 2017 un suceso alarmó a diversas vecinas y vecinos del barrio del Picarral en Zaragoza. Durante los días anteriores aparecieron alrededor de 100 tórtolas turcas muertas sin signos externos de violencia en un descampado del barrio.

El lugar en el que se encontraron los animales muertos es, en palabras de Virginia, una de las vecinas que dio la voz de alarma “un descampado con 4 árboles por así decirlo y lleno de suciedad (...) entre las Calle Antonio Tramullas y el Residencial Chaletpark en la Calle Somport”.

Foto: Mapa (Vecina del Picarral)
Foto: Mapa (Vecina del Picarral)

En un primer momento se sospechó de la empresa Tereos que según personas que viven en la zona, además de la insalubridad pues “arroja ‘gases contaminantes’ cuando hay días de nubes”, causa dolores de cabeza en algunas personas. El pasado 12 de noviembre la empresa tuvo una fuga de ácido sulfhídrico. Con todo, las causas de la muerte no tienen, a priori, relación con la existencia de la fábrica.

Rápidamente las vecinas se pusieron en contacto con la Asociación de Vecinos Picarral y con el Ayuntamiento de Zaragoza para denunciar los hechos. A su vez, fue el cuerpo de la Unidad Verde quien recogió las tórtolas muertas -y según informa el mismo servicio algunas vivas- y las trasladó al Centro de Recuperación La Alfranca.

Allí se intentó dirimir la causa de la muerte de los animales y según señala el veterinario de La Alfranca, Chabier González, tras examinarse los restos de comida en el buche de las tórtolas se puedo determinar que fueron envenenadas. “Se empleó un veneno de efecto rápido que estaba en el maíz que las tórtolas ingirieron”, afirma González. “Los cadáveres más antiguos son de alrededor del puente de diciembre”, señala el veterinario.

Actualmente se ha enviado pruebas del maíz con veneno a un centro de Ciudad Real para que pueda examinarse de qué clase de contaminante estamos hablando. Las pruebas, según González, pueden tardar “una semana o meses”. Por otro lado, pese a que determinar qué tipo de veneno se empleó para matar a las tórtolas puede aportar pistas sobre quién está detrás de esas muertes, lo cierto es que resulta poco probable que se determine la autoría.

Foto: Tórtolas turcas muertas
Foto: Tórtolas turcas muertas

Para Chabier González “el asesinato de animales en grandes ciudades y en zonas rurales es algo normal, que tristemente vemos con frecuencia cada año”. Según la legislación del Estado español relativa a la protección de los animales, causar la muerte de seres vivo -no domésticos o como en el caso de la tórtola turca que no sean especies protegidas-  puede acarrear, además de multas, entre 6 y 18 meses de cárcel y entre 1 y 3 años de inhabilitación en todos aquellos trabajos relacionados con animales.

En resumidas, cuentas alguien envenenó a los pájaros, pero saber los motivos por los que lo hizo es algo muy difícil de determinar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies