#Elecciones28A  Mundo

Sánchez se reunirá el próximo 2 de julio con Batet para fijar una fecha de investidura que aún es incierta

Sánchez, que de momento no cuenta con los apoyos necesarios para sacar adelante la investidura, y Pablo Iglesias mantuvieron este martes un encuentro que no terminó como se esperaba. El candidato del PSOE continúa jugando a dos bandas y no tiene decide aún, o al menos no lo dice, si su opción preferida es Unidas Podemos o confiarlo todo a una abstención de las derechas (PP y Ciudadanos). No obstante, Iglesias ha asegurado que el acuerdo de gobierno de coalición "está más cerca de lo que puede parecer". Mientras tanto, el líder del Partido Popular, Pablo Casado ha ofrecido a Sánchez "estabilidad" durante la próxima legislatura.
| 26 junio, 2019 10.06
Sánchez se reunirá el próximo 2 de julio con Batet para fijar una fecha de investidura que aún es incierta
Sánchez en el Congreso. Foto: Congreso

El presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, se reunirá el próximo martes 2 de julio con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para fijar la fecha del debate de investidura, según fuentes del PSOE. Por el momento Sánchez no cuenta con los apoyos necesarios para sacar adelante la investidura, pero su intención es presentarse a ella en julio.

De hecho, Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, mantuvieron este martes un encuentro en Moncloa para desbloquear la investidura que no terminó como se esperaba. El candidato del PSOE continúa jugando a dos bandas y no tiene decide aún, o al menos no lo dice, si su opción preferida es Unidas Podemos o confiarlo todo a una abstención de las derechas (PP y Ciudadanos). Este último punto es el que le recrimina Iglesias. Sánchez sigue oponiéndose a las peticiones de Unidas Podemos: un Gobierno de coalición y que haya ministros de la formación morada.

Así, Iglesias le comunicó a Sánchez que en el caso de no lograr este objetivo no descarta votar en contra de su investidura, mientras que el presidente en funciones repitió su oferta de “gobierno de cooperación” y avisó al líder de Podemos de que está determinado a presentarse a un debate de investidura en el mes de julio tenga o no tenga amarrados antes los apoyos suficientes para sacarlo adelante.

El secretario general de Podemos había señalado este lunes que una negociación de gobierno es “algo serio” e instaba al PSOE a no usar los medios de comunicación para ofrecer propuestas y lanzar ultimátums, pues ya ha avisado de que la formación morada no entrará en esa “dinámica de partido de ping pong”.

“Hemos escuchado en los últimos días elementos contradictorios; hemos escuchado al Partido Socialista decir que un gobierno de cooperación era lo de la Comunidad Valenciana, lo cual nos parecía razonable, y después han dicho que el problema no eran los ministros que el problema era yo, después dicen que no, que el problema es si son los cargos intermedios. Cada día dicen cosas diferentes a través de los medios de comunicación”, ha criticado Iglesias.

Sin embargo, este miércoles, el propio Iglesias aseguraba que el acuerdo de gobierno de coalición “está más cerca de lo que puede parecer” para señalar que “la preocupación que tienen algunos” es un elemento “revelador” de lo cerca que está el acuerdo, aunque haya que esperar dos meses y medio.

Por su parte, el coordinador federal de Izquierda Unida aseguraba que lo importante no está en “cuántos puestos ni qué ministerios” pueden ser gestionados por personas de Unidas Podemos, sino en “qué tipo de acuerdos se quieren y cómo se pueden llevar a cabo”. Afirmaba también que es “absolutamente inverosímil” que se pueda dar un escenario de repetición de elecciones e instaba a Pedro Sánchez a llegar a un acuerdo porque “las circunstancias lo exigen”, por lo que el PSOE “debe dar una vuelta y aceptar de una vez que Ciudadanos no les va a apoyar”.

“Necesitamos los mecanismos para garantizar que se cumpla lo acordado y es legítimo pensar que estar en el gobierno es de los mejores mecanismos” para conseguir que se cumpla algo que para Izquierda Unida “siempre ha sido fundamental”, como es conseguir un entendimiento en base a contenidos y al “programa, programa, programa”, concluía Garzón.

Desde las filas moradas, Yolanda Díaz, diputada de Unidas Podemos – Catalunya en Comú – En Común Podemos, también ha criticado: “Me sorprende que el PSOE no quiera hablar de lo serio: de derogar la reforma laboral y de pensiones o de subir impuestos a los ricos y bajarlos a los pobres. Sólo quieren hablar de sillones”.

Casado ofrece estabilidad a Sánchez

Mientras tanto, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha lanzado un guiño, que podría estar envenenado, a Sánchez, ofreciéndole “estabilidad” durante la próxima legislatura pero ha recordado que es su “responsabilidad desbloquear” el proceso de investidura. Según Casado, el PP le ha ofrecido “una coalición de facto: un acuerdo para los Presupuestos Generales del Estado y otro para la unidad nacional. Él nos planteó cinco pactos de Estado: nosotros aceptamos los cinco”.

Por su parte, la portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha presentado un escrito en el que insta a la presidenta del Congreso a “cumplir con su obligación constitucional” y convocar el pleno de investidura. “Batet tiene la obligación de no paralizar la actividad parlamentaria por los deseos del señor Sánchez”, ha exigido, al tiempo que ha pedido que la presidenta del Congreso “deje de estar pendiente del tiempo que necesita regalar” al PSOE para sus negociaciones. En una comparecencia ante los medios de comunicación, Arrimadas ha resaltado la decisión de la Ejecutiva de Ciudadanos de no apoyar la investidura de Sánchez.

Pero Sánchez tiene más problemas. El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha advertido que los votos de su grupo “no están asegurados” para la investidura del secretario general del PSOE. Según informa Naiz, el dirigente jeltzale ha señalado que tras su primer encuentro con el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, sobre la investidura de Pedro Sánchez, no han mantenido “ni ninguna otra conversación ni ninguna otra reunión”.

Ábalos tampoco ha callado. Este lunes afirmó desde Ferraz que “obstruir la gobernabilidad” y “boicotear” los resultados de las elecciones supone “pervertir” el sentido de los comicios. En este sentido, subrayó que “los españoles y españolas repartieron los papeles con claridad y que encomendaron a los socialistas la formación de Gobierno”. “No hay alternativa”, señaló Ábalos, y el PSOE “asume con la máxima responsabilidad, espíritu constructiva y voluntad de entendimiento la obligación política y moral” de que haya un Ejecutivo “lo antes posible”.

26 junio, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR