Ecología

Salvar nuestras montañas con creatividad, inspiración y desde una perspectiva local

La iniciativa de Territorios Vivos generará acciones que permitan adaptar mejor estos territorios ante el cambio climático y potenciar estrategias de desarrollo sostenible que eviten el deterioro y la despoblación de zonas rurales de alto valor ecológico
| 29 mayo, 2019 18.05
Salvar nuestras montañas con creatividad, inspiración y desde una perspectiva local

El próximo viernes 31 de mayo y sábado 1 de junio, en el municipio de Murias de Paredes de la Reserva de la Biosfera de Valles de Omaña y Luna, y el lunes 3 de junio en el municipio de Biescas, en de la Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala, se celebrará la segunda fase de los talleres participativos sobre el efecto del cambio climático en ecosistemas y actividades socioeconómicas de nuestras montañas.

Tormenta de ideas e iniciativas

Esta será la segunda acción del proyecto “Mejora de la Resiliencia en Socioecosistemas de Montaña como herramienta de adaptación al Cambio Climático” que pretende identificar acciones realistas, sencillas y abordables encaminadas a mejorar la capacidad de respuesta de estas Reservas de la Biosfera desde una escala local. En esta fase se generarán y priorizarán ideas e iniciativas a través de un proceso creativo e inspirador que potencien la capacidad de respuesta de estas zonas ante el cambio climático, tras haber identificado debilidades y fortalezas e impulsado la visión de futuro común en los primeros talleres celebrados hace unas semanas.

Tras la celebración de estas jornadas se desarrollará un plan de acción piloto para cada uno de los territorios con el compromiso de ser implementado en el corto plazo. También  se celebrará una jornada de presentación de resultados e intercambio de experiencias para el conjunto de Reservas de la Biosfera y municipios de montaña con problemáticas similares, y todas aquellas entidades interesadas, el 27 de junio en Madrid.

Salvar las montañas del cambio climático

Con este proyecto se busca reducir la vulnerabilidad de los territorios de montaña ante el cambio climático a través de un proceso participativo, centrándose en los ecosistemas potencialmente afectados y las actividades socioeconómicas que dependen de ellos. La necesidad de frenar la despoblación, el cuidado de bosques y fuentes de agua o la revitalización de sistemas de gestión comunal son aspectos que, relacionados con esta problemática, también están siendo objeto de debate y propuesta.

Las áreas de montaña son lugares con un incalculable valor ecológico, paisajístico y antropológico. Sin embargo, son entornos muy frágiles a los que el cambio climático está afectando con especial intensidad. Ya se dejan notar sus efectos en un aumento de la temperatura, disminución de las precipitaciones, aumento de la intensidad de eventos extremos, pérdida de especies, disminución de espesor y duración de la nieve y mayor riesgo de incendios, entre otros. Todos ellos son desafíos a los que se enfrentan las comunidades de las zonas de montaña pero que afectan a la sociedad en su conjunto.

Las Reservas de la Biosfera de Ordesa-Viñamala y Valles de Omaña y Luna presentan algunos de los paisajes de montaña mejor conservados de Europa y guardan valores ambientales y culturales que les han hecho merecedoras de reconocimiento internacional por la UNESCO. Sin embargo, enfrentan un futuro difícil tanto por el éxodo poblacional como por los impactos que puede tener el cambio climático en sus ecosistemas y en sus medios de vida.

29 mayo, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR