Salud por Derecho, Medicos Sin Fronteras y otras organizaciones piden al Estado español que vuelva a la lucha contra las pandemias de sida, tuberculosis y malaria

Diferentes organizaciones recuerdan al Gobierno que, desde 2016, existe un consenso parlamentario para que el Estado español vuelva a ser donante del Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria. Hay una nueva oportunidad para adquirir un compromiso económico al respecto durante durante la Conferencia de Donantes del Fondo Mundial en Lyon, el próximo 10 de octubre.

pandemias
Foto de archivo: Médicos Sin Fronteras

En la década pasada, el Estado español llegó a ser el quinto mayor donante del Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, la hucha internacional para combatir estas pandemias, y un actor referente en la salud global. Sin embargo, desde el año 2011, el Estado español no ha realizado ninguna aportación al Fondo Mundial y ha tenido escasa presencia en los espacios de gobernanza internacionales de salud.

En este contexto, y bajo el lema ‘España, súmate a la lucha’, las organizaciones Salud por Derecho, el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), Médicos sin Fronteras y Oxfam Intermón han lanzado una campaña para pedirle al Gobierno que retome el compromiso histórico con la lucha contra estas pandemias -las más mortales que existen hoy en día- y con la financiación del Fondo Mundial.

“La vuelta al Fondo Mundial es una responsabilidad moral y un compromiso internacional, por lo que la situación política en España no puede servir de excusa”, advierte Vanessa López, directora de Salud por Derecho. “Las inversiones al Fondo Mundial han contado siempre con el consenso parlamentario. De hecho, en noviembre de 2016, todos los grupos de la Cámara aprobaron por unanimidad una Proposición No de Ley en la que se pedía que España volviera a ser donante con una aportación de 100 millones para tres años”.

El momento es ahora

Pese a que los progresos de las últimas décadas en la lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria no tienen precedentes, la realidad es que, en los últimos años, el estancamiento de la financiación y la falta de políticas destinadas a las personas más vulnerables ha supuesto un rebrote de las pandemias en muchos países, perdiendo el terreno ganado y poniendo en peligro los avances realizados y el compromiso de Naciones Unidas reflejado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de alcanzar el fin de estas pandemias en 2030.

Para aumentar la lucha, el Fondo Mundial espera recaudar, al menos, 14.000 millones de euros durante su próxima Conferencia de Donantes -que tendrá lugar en Lyon el próximo 10 de octubre y que estará auspiciada por Emmanuel Macron-, en la que los gobiernos de los países anunciarán sus compromisos con el organismo. Una cifra que, según el propio Fondo Mundial, podría ayudar a salvar 16 millones de vidas, evitar 234 millones de infecciones, reducir a la mitad la tasa de mortalidad por estas enfermedades, construir sistemas de salud más fuertes en los países más afectados y acelerar de una vez por todas el fin de estas pandemias.

Las organizaciones señalan que son muchos los países que, con antelación, están anunciando un incremento en sus aportaciones al Fondo Mundial de cara al próximo trienio. En las últimas semanas, países de nuestro entorno como Alemania, Reino Unido o Italia han anunciado donaciones de 1.000, 1.600 y 160 millones de euros, respectivamente.

Un gran número de razones

“El VIH, la tuberculosis y la malaria están entre las principales causas de morbilidad y mortalidad en países en situación de crisis humanitaria con precarios sistemas de salud, como República Centroafricana o Sudán del Sur, provocando un sufrimiento innecesario. El Fondo Mundial resulta esencial para facilitar que millones de pacientes puedan acceder a parte de los servicios sanitarios de manera gratuita, dado que el pago de estos servicios es a menudo la principal barrera para el acceso a los mismos. La contribución del Gobierno de España reforzaría el compromiso que tantas veces ha demostrado nuestro país con las poblaciones más vulnerables, a través de la mejora de la salud global de sus comunidades”, afirma Estrella Lasry, referente de Enfermedades tropicales de Médicos Sin Fronteras.

Según las organizaciones, el trabajo contra las pandemias implica, además, la lucha contra la desigualdad, por la equidad de género, por el respeto a las identidades sexuales o por la defensa de los sistemas públicos de salud, valores en los que el Estado español se debe sentir reconocida y que podría promover de forma efectiva en espacios de gobernanza como el del Fondo Mundial.

“La Conferencia de Donantes de Lyon supone una nueva oportunidad para España de volver a tener un papel a la altura de las responsabilidades que tiene un país de nuestra envergadura. España, además, ha estado siempre al frente de la lucha contra las enfermedades relacionadas con la pobreza, como la malaria, tanto desde la investigación como en su impacto en el terreno”, añade Rafael Vilasanjuan, director de Análisis y Desarrollo Global en ISGlobal.

“Una contribución importante de España a la próxima reposición del Fondo Global para la lucha contra el VIH, la malaria y la tuberculosis ayudaría a salvar miles de vidas en un ámbito en el que la contribución de científicos y centros españoles ha sido sobresaliente”, recuerda Jose María Vera, director general de Oxfam Intermón.

Por eso, Salud por Derecho, ISGlobal, Médicos sin Fronteras y Oxfam Intermón han pedido al Gobierno del Estado español la presencia de Pedro Sánchez en la Conferencia de Donantes del Fondo Mundial de Lyon y el anuncio de una contribución de 100 millones para los próximos tres años que sitúe al Estado español de nuevo al frente de la lucha contra las pandemias de sida, tuberculosis y malaria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies