¿Saben lo que es la madurez?

Tiene varias acepciones pero, en política, la madurez se demuestra, al menos así debería ser, cuando se adquiere, cuando se actúa con criterio, con buen juicio, con la prudencia necesaria y con sensatez. El último de los asuntos que ha llenado tertulias, que ha dado titulares, que ha inundado las redes sociales; el de las declaraciones de Alberto Garzón sobre las macrogranjas, ha demostrado algo que lamentablemente ya sabemos. Ha puesto de relieve la poca seriedad, la inexistente rigurosidad y la ausencia de sensatez que invade la vida pública. En este páramo inmaduro en el que han convertido la política …

Ebro holocausto leonor trigo

Tiene varias acepciones pero, en política, la madurez se demuestra, al menos así debería ser, cuando se adquiere, cuando se actúa con criterio, con buen juicio, con la prudencia necesaria y con sensatez.

El último de los asuntos que ha llenado tertulias, que ha dado titulares, que ha inundado las redes sociales; el de las declaraciones de Alberto Garzón sobre las macrogranjas, ha demostrado algo que lamentablemente ya sabemos. Ha puesto de relieve la poca seriedad, la inexistente rigurosidad y la ausencia de sensatez que invade la vida pública.

En este páramo inmaduro en el que han convertido la política de este país, hay personas que demuestran su madurez sensata y que lo hacen y mantienen a pesar de los ataques, de los acosos, del populismo barato y chabacano, del oportunismo electorero y del inmisericorde partidismo que antepone el interés propio al general.

Dos años hace que, por primera vez en nuestra democracia, hay un Gobierno de coalición. Un Gobierno que forman dos partidos diferentes, con programas diferentes y que eran, y son, perfectamente conscientes de las diferencias que separan a PSOE y a Unidas Podemos. Quienes, probablemente sin la madurez debida, pensaron que la cosa iba a ser fácil, se equivocaron. Ya saben, los medios, las tertulias y las redes se han encargado de difundirlas, las diferencias que, en el seno del Gobierno, se han vivido con temas vitales para la ciudadanía como el ingreso mínimo vital, el SMI, la reforma laboral, los Presupuestos o la ley de Vivienda. Saben, igualmente, las diferencias que se han producido en relación con la Corona y los trapicheos del “campechano”. Todos estos temas han sido tratados como “profundas batallas”, como “desencuentros” imposibles en un Gobierno.

Tampoco demostraron mucha madurez quienes pronosticaron la ruptura de la coalición y el nuevo anticipo electoral. Se dejaron llevar por sus intereses y por su sentimiento de fracaso al no haber podido gobernar.

Hoy, dos años después, la coalición no se ha roto, ha superado todos los conflictos y tenemos un Gobierno progresista, observen que no digo de izquierdas. Pero nadie me puede negar que, con este Gobierno, se han dado pasos adelante.

Que hay que dar más, no lo niego. Pero, aplicando el sentido común y la madurez, podemos afirmar que estamos mejor que hace dos años cuando empezaron, y eso a pesar de la pandemia.

El Gobierno resiste a pesar del ensañamiento con el que, desde el primer día, la oposición insensata, y por lo tanto inmadura, trató de hacer caer el Gobierno.

Esa falta de madurez democrática y política llevó a la oposición; a la caverna mediática, a las redes sociales llenas de trolls, de miles de bots y de bulos, y a la fauna tertuliana más reaccionaria, a intentar dar una imagen de desgobierno, de ruptura y de acoso a las esencias patrias. La inmadurez, y la falta de lealtad con este país, les ha llevado a ir de acusicas por medio mundo sembrando dudas sobre la legitimidad y gestión del Gobierno.

Lo que han demostrado las “defensas de la ganadería” a la que se han dedicado en estos días quienes se hacen fotos con vacas y ovejas, es el infantilismo atroz que sufren quienes, incapaces de leer bien unas declaraciones, se lanzan insensatamente a por la cabeza de un Ministro que no ha hecho otra cosa que declarar lo que se sabe y está demostrado.

A esa campaña burda, infantiloide y poco seria, están reaccionando la gente, y las organizaciones sociales y ciudadanas, demostrando esa madurez y conocimiento que a ellos y ellas les falta.

Izquierda Unida está respondiendo con la madurez política que siempre, en todo momento, demuestra.

Seguiremos con nuestro trabajo a favor de la mayoría social, seguiremos defendiendo una alternativa a la derecha casposa y reaccionaria.

Nos queda por delante seguir impulsando al PSOE para que cumpla los acuerdos del pacto de Gobierno. Sabemos que ese acuerdo no es nuestro programa electoral. Pero con la madurez que nos caracteriza trabajamos para cumplir nuestros compromisos. El adquirido para evitar un Gobierno de la derecha, es el documento firmado con el PSOE que nuestras bases y simpatizantes respaldaron.

Sabemos, también, que hay una parte del PSOE (Lambán es un buen ejemplo de ello) que, por intereses específicos de sus baronías, prefieren que la coalición se rompa porque están más cómodos, y se entienden mejor, con otros socios/as. Por eso, anteponiendo su interés al sentido común, ayudan a la campaña de acoso al Gobierno y participan de la campaña de la derecha reclamando el cese de Alberto Garzón. Demostrando su inmadurez política nos acosan y provocan.

Les sigue saliendo mal la jugada. Con responsabilidad y madurez ahí seguimos, ahí sigue ese Gobierno de coalición, ahí sigue Garzón de Ministro y ahí, y aquí, seguimos aportando sensatez, y madurez, a la política, a la vida pública y al interés de la ciudadanía.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies