Altavoz

Resumen del año, desde Aragón

Como cada año (y ya van 11) en La enredadera de Radio Topo acabamos el año recordando. Volvemos a pasar por el corazón los acontecimientos que más nos han tocado en este 2011. Y lo hacemos con los colectivos y personas que más nos han impactado en estos 360 y pico días. Desde Zaragoza, Aragón,...
| 28 diciembre, 2011 10.12

Como cada año (y ya van 11) en La enredadera de Radio Topo acabamos el año recordando. Volvemos a pasar por el corazón los acontecimientos que más nos han tocado en este 2011. Y lo hacemos con los colectivos y personas que más nos han impactado en estos 360 y pico días. Desde Zaragoza, Aragón, vemos el mundo con preocupación, pero también con esperanza.

En esta enredadera especial, de unas dos horas, contamos con músicas de grupos aragoneses que han publicado canciones en 2011, así como sonidos grabados en conciertos, entrevistas, manifestaciones, acciones,… y las palabras de Irene, secretaria de CGT en Aragón y La Rioja; Iker, trabajador cooperativista en la economía solidaria y activista en colectivos sociales; Paco, parado de larga duración e instigador de Democracia Real Ya en Zaragoza; y Cintia, joven okupa en el Centro Social Okupado Kike Mur, la cárcel recuperada de Zaragoza. También escucharemos grabaciones de Carlos Taibo, Willy Toledo y muchas otras luchadoras aragonesas.

Escucha esta enredadera especial, dinamizada en directo el 25 de diciembre de 2011:

http://laenredadera.noblezabaturra.org/2011/12/26/escucha-la-enredadera-especial-2011-charradas-sonidos-musicas%E2%80%A6-%C2%A1y-radionovelainteractiva/

Agradecimientos

Esta enredadera especial no sería posible sin el gran trabajo durante todo el año de Social Art Producciones, AraInfo, Nobleza Baturra y El Ventano. Gracias a estos colectivos hemos tenido más fácil hacer esta recopilación de lo acontecido en el 2011 en las luchas populares aragonesas. Gracias a todas las personas y colectivos que habéis estado ahí en la brecha,… ¡y lo que nos queda!

Editorial:

Hoy echamos la vista atrás. Recordamos los últimos 360 y pico días. El año 2011. Es evidente que seguimos acelerados. El capitalismo, en ese sentido, nos ha moldeado para vivir a un ritmo vertiginoso. Alejados de la naturaleza, continuamos sin conocer nuestros ciclos vitales y sin respetar los tiempos que son propios a la vida misma.

El escenario que se abre en este nuevo año es incierto y amenazador. Ya somos 7.000 millones de seres humanos en el planeta y no son pocos los riesgos a que nos enfrentamos. Pero también las posibilidades de cambio son enormes. Aquí, en La enredadera, nos adentramos en el 2012 con la esperanza de un cambio de ciclo. Deseamos que el Antropoceno, esta era en la que el ser humano ha definido y moldeado el mundo a su antojo, no sea la última época de la vida en el planeta.

Si comparamos el resumen del año 2011 con los anteriores, 2010, 2009, 2008,… destacamos que la irrupción del 15M y la reilusión de algunos colectivos sociales han supuesto un soplo de aire fresco. Los movimientos sociales hoy están más vivos que hace un año. Son más las sensaciones de que algo podemos hacer para cambiar el curso de la historia, que ese sentimiento generalizado de derrota, de “todo está perdido”, que nos sumía en un letargo poco proactivo.

La mal llamada “Spanish Revolution” nos ha traído a un montón de jóvenes levantando la cabeza por primera vez, a un montón de gente de todas las edades saliendo a la calle y un sentimiento generalizado de que hay que favorecer un cambio global. Desde el 15 de mayo, las manifestaciones, acampadas, turbas, ocupaciones, solidaridad frente a la represión y los desalojos, marchas a Bruselas, concentraciones contra desahucios, asambleas de barrios, coordinadoras interacampadas,… han demostrado que es posible pensar local y global, y actuar local,… y también global. El 15 de octubre supuso, por primera vez, una movilización convocada por todo el planeta, sin que la agenda la determinaran los de arriba. Se decidió la fecha en los movimientos, y millones de personas en Asia, África, Europa, América y Oceanía, en todo el globo, salimos a la calle por un cambio global.

Al movimiento 15M sumamos la evolución y apertura de nuevos espacios para el cambio: la economía solidaria y alternativa sigue proponiendo otros modos de organizar nuestro trabajo, nuestras relaciones y nuestro dinero; Coop57 y Fiare avanzan; se montan mercadillos, trueques, mercados libres y agroecológicos; nacen más grupos de consumo crítico, articulados en la EcoRedAragón; cada día más personas se plantean cambios en sus vidas, cultivar en huertos, desescolarizar a los niños, fomentar la salud comunitaria,… para recuperar lo que nos pertenece y poner la vida en el centro de nuestra existencia; el Centro Social Okupado Kike Mur sigue vivo, como La Pantera Rossa, Treziclo, La Vía Láctea, el nuevo local de Ecologistas en Acción y COAGRET, el local de la ASAPA, A Flama, Birosta, La Botica con nuevos aires, las radios libres y una nueva, Radio Chabolo; la Revuelta; el Zentro Sozial Autochestionau A Enrestida; ha reabierto Arrebato,… y tantos otros espacios necesarios para articular esos movimientos sociales que promueven ese cambio que queremos.

Sin embargo, algunos intentos de aglutinar y coordinar las luchas concretas o locales, no han fructificado. En este año se ha autodisuelto la Coordinadora de colectivos y movimientos sociales de Zaragoza. Y la Red de Colectivos de Aragón no ha logrado avanzar más allá de una convocatoria concreta. En el plano sindical, al menos, este año la CGT, la CNT y sindicatos como el SOA, el CATA o la Intersindical, junto a otras organizaciones, han sabido limar asperezas y movilizar a los trabajadores y desempleadas hacia una lucha común que haga frente en la calle a las políticas neoliberales que se han adueñado de parlamentos y hemiciclos. No podemos olvidar la digna victoria de los jardineros de Zaragoza y las movilizaciones obreras en Tuzsa, TelePizza, HP, Schindler, Consejo de la Juventud, Federación Aragonesa de Solidaridad, Árbol, Sodemasa, Ozanam, Eulen,…. la consigna es evidente: tragar o luchar.

Este año celebramos la X Marcha a la Macrocárcel de Zuera, pero sin Rodri, que lleva ya 4 años de cárcel por unos hechos que no cometió. Y es que la represión a las que luchan ha sido la tónica habitual: palos y detenciones en desalojos y movilizaciones sociales, multas a vecinos de Torrero o la Galliguera, incluso la muerte el 25 julio de Tohuami Hamdaoui, preso común en huelga de hambre en Teruel. Estos son tan solo algunos tristes ejemplos de que los de arriba siguen golpeando fuerte para que no les bajemos de sus poltronas.

2011, en los distintos países y territorios del estado español, ha sido un año marcado por las elecciones. Las municipales y autonómicas de mayo, y las generales el 20N. En Zaragoza, Cha e IU han mantenido a Belloch y el PSOE como mandamases de la ciudad, para evitar la llegada del PP, que fue quien recibió más votos. Así, han continuado los afanes faraónicos de Belloch, Blasco y compañía: Arcosur, los barquitos, el azud, los dragados,… eso sí, la Capitalidad Europea de la Cultura voló, lo que les hizo derramar alguna lagrimilla. Qué pena.

Aunque para los garrulos que gobiernan el aragonés “es un invento” (según palabras textuales del director general de cultura de la DGA), la lengua aragonesa ha seguido viva, en La enredadera, en Radio Topo, en las escuelas, en las carreras y en los pueblos de Aragón. Celebramos desde aquí el nacimiento de Arredol, diario en Internet de raso en aragonés.

En el estado, como cabía esperar, el PP ha celebrado una mayoría absoluta con poco más de 10 millones de votos, que les permite 4 años de rodillo capitalista y conservador. Con el PP, llegan los crucifijos, el trasvase, las guerras, las privatizaciones, el copago en sanidad, los recortes sociales, el Opus, más reformas laborales orquestadas por la patronal y firmadas por las corporaciones sindicales, leyes racistas y más vuelos de la vergüenza que deportan a inmigrantes sinpapeles africanos,… Las Mareas Verdes y las Plataformas contra las privatizaciones han tenido mucho trabajo durante este año. Y lo que queda.

Una vez más, las altísimas cifras de abstenciones, votos nulos, en blanco y papeletas hacia partidos minoritarios y de izquierdas, deslegitiman un sistema electoral que no satisface a la gente. En Euskal Herria, la coalición de Amaiur ha plantado en Madrid, de nuevo, a la izquierda independentista vasca. En Aragón, dato histórico, los vecinos de Artieda votaron al primer concejal independentista aragonés. Seguro que no es el último.

El alto al fuego de ETA ha sido, sin duda, otra de las noticias más importantes de este año. Fruto de un proceso intenso de debate en el seno de la izquierda abertzale, la organización armada que tantas muertes ha dejado, ha dado paso a un escenario distinto. Hasta ahora, los estados español y francés no han abandonado su llamada “lucha antiterrorista”. Y han seguido practicando el terrorismo de estado con políticas de dispersión de presos, represión y torturas. La luz al final del túnel se atisba, vemos más cercano el fin de las violencias, al menos de los asesinatos y del sufrimiento irracional de ambas partes.

En el plano ecológico, ante este panorama de secuestro de la verdadera política, anodina y carente de debate real, es complicado defender el territorio y la naturaleza, tan atacada por todas partes. La excusa de la crisis, la presión de Europa y la ambición de los mismos ricos de siempre, facilitan que siga ese expolio ciego de todas las bellezas, paisajes y vidas que son imprescindibles para que sobrevivamos y que podamos vivir con dignidad.

En Aragón se han instalado en el Gobierno personas que se han caracterizado por su desprecio al medio natural, lo cual hace temer un mayor deterioro ambiental en el territorio aragonés: Motorlands, pantanos (Biscarrués, Yesa, Mularroya), autopistas eléctricas, vertederos ilegales, destrucción del patrimonio cultural y natural, transgénicos, contaminación del aire, vertidos, más carreteras,… así que habrá que defender la naturaleza con más rasmia.

El cambio climático ya está aquí. Ya nadie lo puede negar. El sol calienta más y la contaminación provoca que seamos mucho más vulnerables a los cambios imprevisibles que vienen. La naturaleza ya está reaccionando en forma de sequías, torrentes de agua, maremotos, terremotos,… y lo que nos quedará por ver. Este año, las tragedias se han acercado bastante. En Lorca (Murcia) se movió la tierra y en la isla canaria de El Hierro fue la erupción de un volcán lo que nos dejó bocabiertas.

Por todo el planeta, con preocupación, han acontecido desgracias que nos han puesto los pelos de punta: en Japón, la fuga radioactiva de una central nuclear enorme dio paso a un debate sobre la energía y el consumo, que lógicamente han cerrado pronto. La energía nuclear tiene que acabar, pero a los que quieren exprimir la vaca hasta la muerte no les interesa abandonar sus negocios que les otorgan pingües beneficios. En el estado español, habrá que pelear duro hacia el fin de las centrales nucleares que amenazan directamente nuestras vidas.

La Primavera Árabe se vivió en el Sáhara, en Túnez, en Egipto, en Palestina, en Libia, en Siria, en Marruecos… y en algunos casos ha supuesto el derrocamiento de dictadores. Bin Laden y Gadafi fueron los asesinatos más mediáticos en este año. En otros, los tiranos se resisten, dejando regueros de sangre y dolor. La muerte es la tónica diaria en Iraq, Afganistán, Pakistán, el Congo,… y tantos otros lugares donde la hipocresía de nuestra sociedad del hiperconsumo se apoya en verdaderos genocidios. El Cuerno de África sigue muriendo de hambre, ahogado por el codicioso expolio de sus recursos naturales y la falta de soberanía alimentaria.

Y es que ya no se cortan un pelo. Se han quitado la máscara. Tras el rescate de los bancos a costa de las personas, los estados de la Unión Europea, la OTAN y, como siempre, los Estados Unidos de América, no cejan en sus políticas militaristas, colonialistas y patriarcales. El Tea Party, el movimiento más rancio, conservador y que ve fantasmas por todas partes, parece instalado en los medios comerciales, en las multinacionales y en los parlamentos de los estados capitalistas. Gracias a esta ola de xenofobia, las grandes fortunas perviven a costa de unos índices de injusticia y desigualdades sociales nunca vistas.

Aquí, sin ir muy lejos, la monarquía borbónica sigue blindada, aunque se destapen escándalos como los robos a manos llenas del duque Urdangarín. En esta península de Duquesas de Albas, Botines, Amancios Ortegas, Alonsos, Fabras y Camps, entre otros muchos que ni conocemos, quedan por rodar muchas cabezas.

Antes de acabar este resumen del año, recordamos a algunas personas que se nos han ido en 2011. No queremos olvidar a esas mujeres que han caído a golpes o cuchilladas, víctimas del machismo más rancio. A Ramón Fernández Durán, referente del ecologismo social y las luchas anticapitalistas; Al cantante Facundo Cabral, asesinado; y a Concha, fija del cabaret de la Madalena. Nunca las olvidaremos. Como recordamos, 10 años después de su muerte, a nuestro amigo Edu Langarita. Presente, ahora y siempre.

En nuestra mano queda, por tanto, saber crear redes, alianzas y sumar esfuerzos para continuar aglutinando mayorías sociales. Nos toca resistir y transformar. Desde luego, estamos mucho mejor que antes del 15 de mayo de 2011. Desde La enredadera de Radio Topo seguiremos aportando nuestro granito de arena para facilitar la confluencia de gentes y colectivos hacia una estrategia anticapitalista, de cambio, transformadora y amplia, que nos permita colaborar y apoyarnos mutuamente, para que los de arriba, los ricos, los de siempre, no destruyan este precioso planeta. Y podamos ser felices, que es de lo que se trata.

La enredadera de Radio Topo: http://laenredadera.noblezabaturra.org

Contacto en: laenredadera@nodo50.org 

28 diciembre, 2011

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR