El movimiento pensionista inunda Madrid para luchar por una "vida digna"

Que los salarios y pensiones "suban con el IPC real acumulado", denunciar "la brecha de género", defender "los servicios públicos" y proteger "los derechos sociales". Estas son las principales reivindicaciones que han reclamado más de 20.000 personas este sábado en la tercera movilización estatal de 2022, y que ha contado con gran participación aragonesa.

Representación aragonesa en la movilización en Madrid del movimiento pensionista celebrada este sábado, 15 de octubre. Foto: Movilización en Madrid del movimiento pensionista celebrada este sábado, 15 de octubre. Foto: @CoordinadoraZ

Madrid ha sido escenario este sábado de una nueva y masiva protesta del movimiento pensionista. Más de 20.000 personas se han manifestado por la mañana entre Atocha y Callao para reivindicar que los salarios y pensiones "suban con el IPC real acumulado", para denunciar "la brecha de género", defender "la sanidad pública y todos los servicios públicos", y proteger "todos los derechos sociales". Porque "gobierne quien gobierne las pensiones, los salarios y todo lo público se defienden", han dejado claro.

Este ha sido el tercer llamamiento anual del movimiento pensionista que agrupa a la mayoría de las plataformas, mareas y colectivos estatales -COESPE, ASJUBI40 o UNIDAD COESPE- así como el vasco EHPM, el MADPP andaluz o el galego MODEPEN. También ha acudido a Madrid una nutrida representación aragonesa, desde Zaragoza en autobús organizado, y desde Uesca, las comarcas altoaragonesas, Teruel y las comarcas del sur en vehículos particulares o en tren.

Como señala el manifiesto unitario, "en contra de lo que se publica por los medios de comunicación interesados, las pensiones no aumentan, sino que se reducen y pierden poder adquisitivo. En 2021, se ha producido una pérdida de poder adquisitivo en las pensiones del 3%, y en lo que va de años 2022 la subida media de salarios ha sido del 2,4 y de pensiones del 2,5, mientras que el IPC hasta agosto ha subido un 10,5%”.

En este sentido, la organización pone un ejemplo de ello: sólo en el primer trimestre de 2022 las empresas del IBEX 35, y dentro de ellas los oligopolios de la energía y financieros, baten todos los récords de obtención de beneficios alcanzando los 48.868 millones de euros. Ya en 2021 las empresas participadas en la Bolsa española obtuvieron más de 64.000 millones de beneficios. “Es decir que mientras las clases populares y las población trabajadoras se empobrece y pierde derechos, las élites se enriquecen de manera obscena", añaden.

A todo lo anterior hay que sumar la situación de las mujeres trabajadoras y pensionistas que siguen percibiendo las pensiones más bajas, algunas de ellas en el umbral de la pobreza. Las mujeres trabajadoras siguen sufriendo sueldos y cotizaciones más bajas que desembocan en pensiones mermadas.

Los contratos temporales, a tiempo parcial, las carreras laborales cortas e insuficientes, los empleos infravalorados, la invisibilidad de los trabajos de cuidados o la economía sumergida, tienen como protagonista a las mujeres. “Es urgente y vital erradicar la brecha de género en salarios y pensiones. Como insisten las compañeras, la pobreza tiene rostro de mujer”, puntualizan.

Pero también han llevado a Madrid otra propuesta muy nítida: la defensa de la sanidad pública y de todos los servicios públicos. "Durante la pandemia se ha demostrado que privatizar, recortar y subcontratar servicios públicos mermó la capacidad de respuesta al COVID. Las privatizaciones de servicios públicos: sanidad, educación, transporte, dependencia, residencias, SAD... con la falta escandalosa de plantillas, precarizan y empobrecen la vida de las clases trabajadoras", alertan.

Además sigue pendiente la auditoría de las cuentas de la Seguridad Social, aprobada el 28 de diciembre de 2021 y que no se ha hecho cumplidos los seis meses de plazo.

“Y podríamos seguir enumerando cuestiones como el salario mínimo -SMI- y la pensión mínima…”, lamenta José Antonio Pina de COESPE Aragón que añade: “En definitiva este otoño la batalla por la distribución justa de la riqueza y la equidad de género será crucial y lo será especialmente en la defensa de los salarios y pensiones y de los servicios públicos, bien dotados tanto de recurso humanos como materiales y bien gestionados”.

El movimiento de pensionistas había hecho un llamamiento en las semanas previas a todas las clases trabajadoras, activas o pensionistas. En estos días, han recibido multitud de apoyos de colectivos feministas, de secciones sindicales, del mundo de la cultura y de la ciencia, de organizaciones políticas, concejales y concejalas, sindicatos de estudiantes, diputados territoriales y estatales y también de organizaciones sindicales europeas y mundiales como la Federación Sindical Mundial, Force Ouvriére de la Región de París, Ver.di de Berlín, la CUT y el MST brasileñas.

poder

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies