Qué celebro en navidad

Incluso la noche más oscura terminará y el sol saldrá, decía Víctor Hugo. Y decía bien.

Hay tantos motivos por los que estar enfadada, tanto que temer, tantas por quienes llorar, que he decidido sobrevivir a las tristezas y dar las gracias a quienes siguen rescatando animales, a quienes siguen cuidando de los árboles, a quienes acogen a quien tiene hambre, que parece algo muy navideño pero es, de hecho, algo muy necesario e intemporal. Quiero dar las gracias a quienes crean y a quienes construyen. Hace falta algo más que grúas excavadoras y bolas de derribo para vivir en un mundo mejor.

Hay tantos motivos por los que sentirse asqueada, que decido ver luz y oler la esperanza en forma de sudor de quienes trabajan por ese mundo mejor. No sé si este es el mejor mundo posible, no me siento muy cercana a Leibniz, pero es nuestro mundo, y lo quiero sereno y calmado, acogedor y dialogante. Este mundo anhelado, aunque solamente sea por la presión social de las celebraciones de fin de año, recobra fuerza cuando queda poco para dar la bienvenida a un año nuevo.

Espero que seamos todas fuertes y amables a la vez para crear un mundo del que la increíble Edmonia Lewis se sintiera orgullosa.

Edmonia fue escultora mestiza de padre africano y madre india americana nacida en 1844. Fácil no lo tuvo, desde luego.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies