Puyalón apuesta por “un sistema social y económico nuevo que garantice el bienestar y estabilidad de las mayorías”

La organización política lleva años trabajando para crear “un sistema social y económico nuevo, en el que las personas sean lo primero, lo prioritario”, y en el que se defiendan “los derechos colectivos de Aragón y todos los pueblos del mundo”

Puyalón
Foto: Puyalón de Cuchas

Puyalón de Cuchas ha hecho pública una nota de prensa en la que recuerda que "el capitalismo mata, y en esta última fase neoliberal ha agudizado su guadaña para abrir la brecha entre los ricos (élites) y las clases populares". Ya con la crisis bursátil-financiera de 2008 expusieron y defendieron sus medidas coyunturales y estratégicas (documento Mete-le color a la foscor).

A su juicio, "la actual emergencia social no requiere de tantos colores como defendimos entonces, la pandemia del COVID-19 muestra un futuro aterrador para la clase trabajadora". "Tras esta emergencia sanitaria deberemos hacer frente a una crisis económica. Por eso, exponemos en este posicionamiento una serie de medidas socioeconómicas, políticas y de defensa de derechos sociales", agregan.

Afirman desde la organización política que "la izquierda transformadora debe dar respuesta ante esta descomposición del modelo neoliberal que viene imperando desde finales de los setenta del siglo pasado, y del que ya tuvimos un momento de shock con la crisis de 2008. "Las capas populares ya sufrimos las políticas de austeridad y arrastramos sus consecuencias afrontando este nuevo escenario absolutamente empobrecidas. La gente está cansada de los discursos del rey, de recortes, traiciones y promesas incumplidas", añaden.

Recuerdan que la Unión Europea "mira para otro lado en una especie de sálvese quien pueda". "Este tipo de organizaciones supraestatales sólo sirven para garantizar el bienestar de unas minorías privilegiadas. La situación requiere de un esfuerzo colectivo y que los poderes públicos estén a la altura de la magnitud del desafío".

Desde Puyalón lanzan una serie de medidas a diferentes niveles, "no como un mero 'escudo' ante la emergencia sanitaria que atravesamos, sino para impulsar propuestas que profundicen en la ruptura con las dinámicas actuales, todas ellas encaminadas a un nuevo sistema social y económico que tenga a las personas y los cuidados en el centro".

Medidas socioeconómicas

Reclaman la "suspensión inmediata" de facturación de agua, gas o electricidad, así como garantizar servicios de telecomunicaciones abiertos para toda la población, mientras dure el estado de alarma; establecer medidas de nacionalización de aquellos sectores estratégicos privatizados que exista el riesgo de que dejen de prestar servicio; suspensión de alquileres e hipotecas para aquellas familias afectadas por situaciones de desempleo y precarización a consecuencia de la pandemia.

Además, exigen la prohibición de despidos mientras dure la crisis sanitaria garantizando que ninguna empresa quiebra, con especial atención a autónomos y PYMES, especialmente en el medio rural. Y la creación de una renta mínima que garantice ingresos en todos los hogares. "Se trata de una medida más eficaz que el ofrecer paquetes de ayudas a la patronal, y constituye la base para una futura renta básica universal", matizan.

Medidas políticas

Más allá de valorar riesgos, éxitos o fracasos en la planificación, prevención y actuación durante la crisis socio-sanitaria, desde Puyalón denuncian "la recentralización de las competencias autonómicas". "La grave crisis social y sanitaria por la que atravesamos requería necesariamente coordinación, y ha sido utilizada por el Estado para ejecutar una intervención absoluta, que debemos blindarnos de su repetición en un futuro", recalcan.

Demandan, asimismo, "mando único para el Gobierno de Aragón en su marco de actuación y refuerzo a las Comarcas. Supresión de las administraciones provinciales para ganar eficacia en la gestión"; unificación y profesionalización de los servicios de emergencias que operan en el territorio, para que la coordinación e intervención adecuada esté garantizada bajo un único mando.; y la creación de un cuerpo aragonés de bomberos.

Solicitan aumentar la eficacia del Servicio Aragonés de Salud, dotándolo de los elementos necesarios para poder hacer frente a eventualidades futuras, así como convertir en públicos todos sus departamentos externalizados; la creación de un cuerpo policial propio; y disponer de "una Hacienda propia y capacidad soberana en presupuestos, para no depender del gobierno central".

Preservar derechos sociales y políticos

Desde la organización política piden garantizar los derechos de todas las personas, también durante la crisis sanitaria, incluso a aquellas personas privadas de libertad; "derogación inmediata" de la Ley Mordaza y garantía de derechos civiles ante cualquier escenario; y cuidar a los sectores que atienden a las personas mayores y dependientes, mediante un plan que garantice su seguridad en los puestos de trabajo, al mismo tiempo que se sostiene el funcionamiento de estos servicios asistenciales mientras dura la crisis sanitaria.

Para Puyalón, el Gobierno de Aragón ha quedado "en evidencia". "La improvisación constante y contradicción en las instrucciones a diferentes organismos e instituciones dependientes ha dejado en la ciudadanía una imagen de debilidad extrema, mostrándose como un mero gestor, sin iniciativa política y desbordado por la crisis sanitaria", subrayan.

"La propia declaración del Estado de Alarma pone de manifiesto la necesidad de disponer de un Estado propio para poder hacer frente de manera efectiva a eventualidades como la crisis sanitaria que atravesamos. Sin recursos o herramientas suficientes no se puede garantizar el bienestar de la ciudadanía. Llevamos tiempo argumentando que sin soberanía no hay capacidad de vertebrar un territorio y liberarlo de los vaivenes del mercado".

Reconocen que "la autonomía queda vacía y el engaño sigue a todos los niveles". Para Puyalón, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, ha anunciado que los Presupuestos de 2021 serán para hacer frente a una verdadera reconstrucción social y económica, "pero ya sabemos que esto no será posible sin el empuje y movilización de las mayorías sociales".

"Siempre hemos defendido la necesidad de potenciar la economía productiva, la real y que garantiza bienes y recursos, para poner en el centro a las personas y sus cuidados", reconocen. "Sólo desde una perspectiva decidida de Estado social (socialista) se pueden garantizar estas cuestiones. La ayuda de China puede abrir un nuevo marco geopolítico en las periferias septentrionales de la Unión Europea. El alejamiento del eje del norte, el cordón británico-estadounidense y la actitud xenófoba de la ultraderecha muestran un escenario líquido en el que debemos mostrar nuestra hoja de ruta. Sin repetir errores", sentencian.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies