Putin pide a los milicianos del este de Ucrania que abran un corredor a los militares ucranianos cercados

El presidente ruso, Vladímir Putin, en un gesto conciliador con Kiev tras ser acusado de invadir con sus tropas el este de Ucrania, pidió hoy a las milicias de Donbass que abran un corredor humanitario para los soldados ucranianos cercados en los últimos días. "Llamo a las milicias a abrir un corredor humanitario a los militares ucranianos cercados para evitar víctimas innecesarias y permitirles salir de la zona de combates para reunirse con sus familias, volver con sus madres, mujeres e hijos, prestar atención médica a los heridos", se dirigió Putin a los rebeldes a través de un comunicado publicado esta …

Fuerzas de autodefensa de Donetsk. (RIA Novosti / Maksim Blinov)
Fuerzas de autodefensa de Donetsk. (RIA Novosti / Maksim Blinov)
Fuerzas de autodefensa de Donetsk. (RIA Novosti / Maksim Blinov)

El presidente ruso, Vladímir Putin, en un gesto conciliador con Kiev tras ser acusado de invadir con sus tropas el este de Ucrania, pidió hoy a las milicias de Donbass que abran un corredor humanitario para los soldados ucranianos cercados en los últimos días.

"Llamo a las milicias a abrir un corredor humanitario a los militares ucranianos cercados para evitar víctimas innecesarias y permitirles salir de la zona de combates para reunirse con sus familias, volver con sus madres, mujeres e hijos, prestar atención médica a los heridos", se dirigió Putin a los rebeldes a través de un comunicado publicado esta madrugada por el Kremlin.

El líder ruso apuntó que "las milicias han logrado importantes éxitos al frenar la operación de fuerza de Kiev, que representa un peligro mortal para la población del Donbass (zona hullera que integra las rebeldes regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk) y que ya ha causado enormes pérdidas entre la población civil".

"Debido a las acciones de los milicianos, un gran número de militares ucranianos que participan en la operación militar no de forma voluntaria sino por cumplir órdenes, han quedado cercados", reconoció Putin.

Obama se verá con Poroshenko

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, responsabilizan a Rusia de la escalada de violencia en Ucrania y han apuntado a los movimientos de tropas rusas denunciados por Kiev y por la OTAN como la prueba de esa agresión.

Obama evitó hablar de "invasión" al reaccionar en una conferencia de prensa a la denuncia del presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, de que tropas regulares rusas con armamento pesado han entrado en territorio ucraniano, y lo definió en cambio como una "continuación" de las acciones de Rusia en ese país "en los últimos meses".

El mandatario, que también ha anunciado que ha anunciado que el próximo mes se reunirá en la Casa Blanca con el presidente ucraniano para analizar la crisis que vive ese país, habló con la canciller alemana sobre la situación en el Este de Ucrania, y ambos estuvieron "de acuerdo en que Rusia es responsable por la violencia en el este de Ucrania".

"Rusia ha violado deliberada y repetidamente la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, y las nuevas imágenes de las fuerzas rusas dentro de Ucrania han dejado eso claro para que todo el mundo lo vea", sentenció Obama desde la Casa Blanca.

"Esto llega justo cuando las fuerzas ucranianas están haciendo progresos contra los separatistas", añadió.

Más sanciones contra Moscú

Obama dijo que su "expectativa" es que Estados Unidos y sus aliados en la Unión Europea (UE) tomarán "más pasos" contra Moscú, "porque no hemos visto señales de que Rusia esté dispuesta a resolver esto de forma diplomática".

Aseguró que las sanciones impuestas hasta ahora a la economía rusa han sido "eficaces" y han dejado a Rusia "más aislada que en ningún momento desde el final de la Guerra Fría".

"Y la constante incursión rusa en Ucrania sólo traerá más costes y consecuencias para Rusia", sostuvo.

El Departamento de Estado ya adelantó hoy que baraja "nuevas sanciones" económicas contra Rusia por "su escalada de agresiones" en el este de Ucrania.

La particular visión de Barack Obama sobre las sanciones a Rusia contrasta con la opinión de muchos productores europeos, que verán reducido el consumo de sus productos en Rusia.

Las sanciones impuestas contra el Kremlin han supuesto la reacción del gobierno ruso, lo que puede perjudicar a diversos sectores de países con una balanza comercial desajustada con Rusia, como ya ha ocurrido con el sector hortofrutícola del estado español, que reclama a la UE ayudas para paliar las pérdidas ocasionadas por la decisión rusa de evitar la importación de productos alimenticios procedentes países pertenecientes a la unión.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies