Ecología

Purna contra la unión de estaciones de esquí en Aragón

Desde Purna, a chovenalla independentista y revolucionaria, vemos con preocupación el anuncio del Consejo del Gobierno de Aragón del inicio de la tramitación administrativa para la unión de las estaciones de esquí de los valles de Tena y del Aragón. Desde la organización nos oponemos a este proyecto porque no responde a los intereses del...
| 7 marzo, 2013 17.03

pirineoobrasDesde Purna, a chovenalla independentista y revolucionaria, vemos con preocupación el anuncio del Consejo del Gobierno de Aragón del inicio de la tramitación administrativa para la unión de las estaciones de esquí de los valles de Tena y del Aragón. Desde la organización nos oponemos a este proyecto porque no responde a los intereses del pueblo aragonés sino más bien a intereses capitalistas de Aramon para aumentar los beneficios obtenidos por la explotación de las montañas pirenaicas. Desde la organización expresamos nuestro firme compromiso con la defensa de la tierra y del territorio.

El futuro de la gente que habita estos valles no pasa por el fomento de este tipo de infraestructuras, sino por proyectos que sean acordes y respetuosos con el medio ambiente. En este caso, en  el del esquí como actividad deportiva, se encuentra en estos momentos sobreexplotado en el Pirineo aragonés con un gran coste social y medioambiental como son la pérdida de patrimonio natural por la adecuación de los valles a pistas de esquí o la precariedad laboral de los puestos de trabajo unidos a éste sector (estacionalidad, bajos salarios, malas condiciones).

La inversión pública destinada a éste sector en nuestro país es importante respondiendo a intereses del capital. El trasfondo que se esconde detrás de este proyecto de unión de los dos valles pirenaicos es el de los Juegos Olímpicos de Invierno, proyecto que ansia la burguesía aragonesa tanto o más que la Expo 2008 de Zaragoza cuyas nefastas consecuencias aún estamos pagando. Tal proyecto requiere de una amplía inversión pública que solo dejara beneficios (económicos, claro está) a los grupos empresariales que ejecuten tales inversiones a costa de un gran volumen de deuda pública. La historia es similar a la de la Expo de Zaragoza que además de dejar una gran deuda pública aumento los precios del suelo y las viviendas por la especulación. En el Pirineo ya se han dado casos de recalificaciones de terrenos unidos al sector de la explotación de la nieve pero tendera a agravarse si se sigue con este modelo de desarrollo.

Por otro lado, el entramado del Grupo Aramon, que cuenta con una participación pública del 50%,  es un agujero de dinero público desde su creación y las expectativas del futuro son similares. Según el último informe sobre el Sector Público aragonés de octubre de 2011 la situación del Grupo es delicada con una deuda viva superior al capital social, es decir, que las deudas superan las aportaciones realizadas por los socios, en concreto el capital social es de 100.058.000€ frente a una deuda de 102.916.716€ (46% de la deuda a corto plazo y el resto a largo). Resaltar en este tema la opacidad sobre las condiciones de los créditos y préstamos que, como cita el informe mencionado, “en cuanto a las condiciones de los créditos (tipo de interés, índices de referencia, etc.), no se dispone de información. Tampoco sobre los instrumentos financieros contratados para mitigar este riesgo” refiriéndose al riesgo de endeudamiento. A esto hay que sumar que los resultados de los dos últimos ejercicios (2009 y 2010) son negativos sumando 17,2 millones de euros de pérdidas que se suman a la de ejercicios anteriores suponiendo el total de pérdidas acumuladas a finales de 2010 el 23% del capital. En definitiva, el Grupo Aramon es una ruina que solo ha enriquecido al lobby inmobiliario que está detrás de la compra de los terrenos vendidos por el Grupo o recalificados.

En conclusión, detrás de la unión de las estaciones de los dos valles pirenaicos esta continuar con el enriquecimiento de este lobby, con un modelo que arruinará de forma irreversible el gran valor que estas montañas asientan y que condicionara más aún la subsistencia de la población de estos valles. Por tanto, Purna como organización ecologista y revolucionaria se opone a este proyecto y a cualquier otro que siga este modelo de desarrollo capitalista y agresivo con el medio y las gentes de estos lugares.

Purna, a chovenalla independentista y revolucionaria

7 marzo, 2013

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR