Puigdemont se someterá a una moción de confianza

Carles Puigdemont había dado por roto el acuerdo de estabilidad firmado por la CUP después de que la formación anticapitalista decidiese mantener una enmienda a la totalidad de los presupuestos catalanes

Artur Mas impone la medalla de President a Carles Puigdemont.

El presidente del gobierno catalán anunciaba este miércoles que en septiembre se someterá a una moción de confianza después de que la CUP mantuviera a enmienda a la totalidad del presupuesto, que supone un veto a las políticas económicas y han forzado el anuncio.

"No puedo seguir gobernando como si tuviera mayoría (...) Pasado el mes de agosto me someteré a una cuestión de confianza", dijo el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont en el Parlament. "No tenemos presupuesto ni mayoría parlamentaria", reconoció después de que la Cámara tumbase su proyecto presupuestario.

"En estas condiciones no se puede continuar, con unas bases tan volátiles. Estos gobierno queda en manos de cambiar la hoja de ruta a la independencia, y no estoy dispuesto. Pero no tenemos la mayoría necesaria para cumplir el plan de gobierno aprobado el mismo día que mi investidura". Y remachó: "Ya no puedo continuar administrando las zarandajas de un presupuesto prorrogado".

El anuncio abre las puertas a unas nuevas elecciones catalanas que podrían truncar el proceso soberanista bajo el que se habían unido Convergencia y Esquerra Republicana, con el acuerdo condicionado de las CUP, a los avances en el proceso soberanista.

Puigdemont había dado por roto el acuerdo de estabilidad firmado por la CUP después de que la formación anticapitalista decidiese mantener una enmienda a la totalidad de los presupuestos catalanes.

"No aprobar los presupuestos tendrá consecuencias severas y graves para garantizar los servicios sociales", amenazaba el vicepresidente del gobierno catalán, Oriol Junqueras, durante la sesión del debate presupuestario.

De esta forma, el Govern se verá obligado a mantener la prórroga presupuestaria ya que, para aprobar unas cuentas que defendió como "las más soberanas y sociales", solo contó con los 62 diputados de la coalición que acudió a las elecciones en Junts Pel Sí (JxSí), a seis asientos de la mayoría absoluta.

Los 10 escaños de la CUP que permitieron in extremis a principios de año la formación de un gobierno a cambio de sacrificar a su anterior líder, Artur Mas, coincidieron en poner en marcha la "hoja de ruta" soberanista pese a que les separan grandes diferencias en materia económica que ahora se han puesto de manifiesto.

Ya en febrero, cuando se acordó la prórroga técnica de los presupuestos de 2015 durante la primera parte de 2016, solo parte de la CUP apoyó la prórroga y la formación, muy dividida en su apoyo al gobierno, advertía que no necesariamente aprobaría posteriormente los presupuestos, como finalmente ha sucedido.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies