Proyecto de Ley de participación de la comunidad educativa, una oportunidad contra los discursos de odio

Desde Comisiones Obreras entienden esta Ley de participación de la comunidad educativa en los centros docentes en Aragón, como una oportunidad para regular e implantar una cultura de participación educativa

Andrés Mingueza de ccoo hablando sobre la ley
Andrés Mingueza, miembro del sindicato | Foto: CCOO

El sindicato ha comparecido el 21 de julio ante la Mesa de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte, para las audiencias legislativas del Proyecto de Ley de participación de la comunidad educativa en los centros docentes en Aragón.

Comisiones Obreras asegura que la norma nace ante la necesidad de regular la participación en las comunidades educativas con el objeto de impulsarla y establecer los principios y objetivos de esta participación. CCOO comparte el objetivo de que es imprescindible la corresponsabilidad de todos los miembros de la comunidad, así como la incorporación de la sociedad a través de alianzas y proyectos comunes.

El proyecto de Ley establece que las acciones que faciliten o promuevan la participación educativa en Aragón deberán responder a los principios de la mejora de la calidad, inclusión y equidad del sistema educativo aragonés y promover el fomento de la igualdad efectiva en toda acción participativa de la comunidad educativa. CCOO Enseñanza Aragón insiste en la importancia de colaborar en el logro de estos objetivos comunes fomentando la educación para la participación.

En Comisiones Obreras piensan que la inclusión en educación, es el elemento que da voz a todas las realidades y que supone avanzar hacia una educación más participativa y crítica que contribuya a una notable mejora del propio clima educativo.

La educación inclusiva exige un reconocimiento del derecho a conocer y reconocer, disfrutar y desarrollarse en el contexto cultural y lingüístico de las distintas realidades históricas y geográficas que conforman Aragón, así como entender positivamente la cultura de la diversidad como enriquecimiento personal y colectivo, generando un espacio de desarrollo y aprendizaje para el conjunto del alumnado, y para cada estudiante en particular.

Por ello desde CCOO Enseñanza insisten en que es necesario que a la publicación de esta Ley de participación de la comunidad educativa en los centros docentes en Aragón, le acompañe también la publicación de la Orden por la que se establecen los modelos de actuación para la atención educativa inclusiva, la cual está todavía pendiente de publicación desde hace muchos meses y es esencial para la dotación de recursos necesarios para una educación inclusiva de calidad.

El sindicato añade que respecto a la equidad en nuestro sistema educativo, aunque algunas organizaciones políticas no acaben de entenderlo, equidad significa dar más a quien necesita más para ofrecer las mismas oportunidades de éxito educativo.

“Un sistema educativo equitativo requiere de una financiación equitativa, pero hay que ser conscientes de que el efecto potencialmente positivo de incrementar los recursos se puede ver neutralizado por otras características estructurales de los sistemas escolares, cuando los recursos no llegan al alumnado y a los centros que más lo necesitan”.

Basta mirar a nuestro alrededor para ver que no todas las políticas educativas son equitativas, bien porque son regresivas y benefician solo a quienes están en mejor posición, bien porque son ineficaces o incluso perjudiciales para aquellos a quienes intentan apoyar. Desde el sindicato añaden que “para quien necesita de la escuela para ascender socialmente, cada euro público cuenta, por lo que creemos que esta Ley de participación de la comunidad educativa puede tener un efecto positivo en nuestro sistema educativo si va acompañada de los recursos adecuados para llevar a cabo acciones concretas que surjan de los distintos procesos participativos”.

Respecto al principio de igualdad al que hace referencia esta Ley, la Federación de Enseñanza destaca que “por mucho que les pese a algunos, la igualdad de género constituye un derecho humano fundamental y es un elemento clave no solo para el desarrollo económico, social y cultural de todas las sociedades, sino también para construir un mundo más justo, pacífico, equitativo y sostenible”.

CCOO valora positivamente que este proyecto de Ley refleje la importancia de la igualdad como lo hace la LOMLOE en cuanto a la no discriminación por razón de género y al respeto por la orientación e identidad de género de las personas.

Para CCOO Enseñanza Aragón es imprescindible que el desarrollo normativo posterior recoja aspectos como qué recursos y medios van a disponer el profesorado, los equipos directivos y los centros educativos en general para fomentar la cultura participativa y desarrollar la evaluación de todos estos procesos.

Si la Administración quiere impulsar la participación y el acompañamiento de la comunidad educativa en este proceso, desde CCOO proponen que no hay mejor incentivo que dotar de los recursos humanos y materiales necesarios.

Los miembros de la comunidad educativa necesitarán tiempo y medios para poder desarrollar con calidad y de manera eficaz los distintos procesos fijados por esta Ley. Además, recuerdan que entre los miembros de la comunidad educativa se encuentra el profesorado aragonés que en concreto actualmente tiene la carga lectiva más elevada del Estado junto con Madrid, Murcia y Castilla la Mancha.

En cuanto a la dotación de medios e inversión, un estudio presentado recientemente por la Federación de Enseñanzas de Comisiones Obreras (CCOO) refleja una caída de la inversión en educación en Aragón al pasar del 3,7% del PIB regional en 2009 al 3,3 en 2018.

Este dato unido a la dispersión geográfica pone de manifiesto que los esfuerzos de los sucesivos gobiernos no han sido suficientes en esta materia. Y esta situación no ha mejorado sustancialmente entre 2018 y 2020. Si analizamos los datos provisionales de 2020 facilitados por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, entre 2018 y 2020 el gasto del Dpto. de Educación del Gobierno de Aragón aumentó un 6,58%, mientras que el gasto de todos los territorios aumentó un 10,06%. Es decir, en Aragón creció un 35,5% menos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies