Política

PP, PSOE y C’s declinan informes técnicos y exigen la reparación del azud del Ebro en Zaragoza

La derecha y el PSOE volvieron a aliarse en el Pleno de Zaragoza para votar una moción del PP que reclama la reparación inmediata del azud, una de cuyas compuertas lleva averiada 20 días. Mientras ZeC y CHA apuestan por escuchar primero a los técnicos y valorar los efectos en el río del azud, antes de tomar una decisión, PP, PSOE y C’s consideran que hay que repararlo ya sin atender a valoraciones técnicas.
| 1 julio, 2017 13.07
PP, PSOE y C’s declinan informes técnicos y exigen la reparación del azud del Ebro en Zaragoza
El azud. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

La derecha municipal y el PSOE han vuelto aliarse para votar juntos en el pleno de este viernes una moción del PP que reclama la reparación inmediata del azud del Ebro en Zaragoza, una de cuyas compuertas lleva averiada 20 días. Mientras la izquierda representada por ZeC y CHA apuesta por escuchar primero a los técnicos y valorar los efectos en el río en estos nueve años de presencia del azud, antes de tomar una decisión sobre su mantenimiento o supresión, PP, PSOE y C’s consideran que hay que repararlo ya sin atender a valoraciones técnicas.

Unas valoraciones técnicas y sociales que son muy diversas, como ha quedado de manifiesto en las ocho intervenciones de especialistas y representantes de asociaciones que han precedido en el pleno al debate de los grupos políticos, en una sesión que había levantado gran expectación ciudadana.

Así, mientras el representante vecinal de Vadorrey y otras asociaciones ciudadanas de la Margen Izquierda, Pablo Polo, alertaba de la pérdida de agua, especies piscícolas y avícolas, de una barrera contra los mosquitos, de la abundancia de macrofitos y de vertidos fecales en la zona con las últimas lluvias debido a la avería del azud, otro representante vecinal, que también hablaba en nombre de asociaciones de la Margen Izquierda, apostaba por un río sin trabas, “un río vivo”, lo que refrendaba otro representante vecinal de Torrero, que habló también en nombre de Coagret (Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases), y subrayó que al efecto negativo del bajo caudal del Ebro en verano se había sumado el azud, empeorando la calidad del río.

Discrepancias técnicas

En el lado técnico, mientras el geógrafo y responsable de Expo 2008 Francisco Pellicer aseguraba que el azud estaba refrendado por no menos de diez estudios técnicos, que su tecnología garantiza el respeto a la dinámica del río y que no causa retención de sedimentos, el representante de un grupo de organizaciones ecologistas José Ángel Moncayola aseguraba que informes de la CHE ya habían alertado de que el azud alteraba el río y empeoraba su calidad, que el azud es contrario a los postulados de la directiva europea del agua y que perjudica la salud del Ebro, la de los habitantes de Zaragoza y merma la calidad de las riberas.

Frente a este último argumento, Pellicer y otras voces partidarias de la represa alertaron de que el nivel del agua que genera el azud es la referencia para todo el plan de recuperación de riberas, por lo que su eliminación ponía en peligro la sostenibilidad de los márgenes del Ebro a su paso por Zaragoza.

Su postura chocaba con la de ecologistas y grupos de la izquierda municipal, quienes defienden la existencia de graves afecciones ambientales en el río y sus riberas por efecto del azud, propiciando las sedimentaciones, los macrofitos o la proliferación de especies tan molestas como la mosca negra.

El representante vecinal Pablo Polo y los portavoces de PP, PSOE y C’s coincidían en argumentar que la voluntad de ZeC era eliminar el azud incluso antes de la avería de la compuerta. A este respecto, Polo y la concejal socialista Marta Aparicio reducían el coste de la reparación a entre 3.000 y 8.000 euros, y no los 65.0000 valorados por el gobierno de ZeC. Además, el representante vecinal ha asegurado que cuatro días antes de que se hiciera pública la avería, en el Ayuntamiento ya se conocía el fallo de la instalación.

Reparación vs. reflexión

En el terreno político, el concejal del PP Pedro Navarro ha tachado a ZeC de ir en contra de la opinión ciudadana, que a su juicio reclama la reparación del azud. Tanto él, como Aparicio (PSOE) como Casañal (C’s) han argumentado que “cuando una infraestructura se avería, lo primero que hay que hacer es repararla”.

A ese respecto, el concejal de CHA Carmelo Asensio ha puntualizado que “no se trata de reparar porque sí; se trata de reparar lo que sea útil para la ciudad”. Para determinar esa utilidad o los perjuicios del azud, Asensio ha insistido en que unos informes técnicos deberían determinar las afecciones de la instalación en la dinámica del río.

El aspecto medioambiental es también prioritario para Zec. La concejala de Movilidad y Medio Ambiente, Teresa Artigas, lo ha dejado bien claro: “el gobierno municipal tomará una decisión sobre el azud primando el buen estado ecológico del río y apostando por un río vivo”. En este sentido, la edil defiende, en coincidencia con CHA, que “hay que reflexionar sobre lo que ha supuesto el azud para la ciudad en estos nueve años”.

Esa reflexión que precederá a la toma de decisiones se desarrollará en la mesa técnica convocada para el viernes 7 de julio por los responsables municipales zaragozanos.

Noticia publicada también en Ten! Zaragoza.

1 julio, 2017

Autor/Autora

Periodista en Ten! Zaragoza. @jjberdun


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR