#8MHuelgaFeminista  Altavoz

Por un feminismo de chirmanas de tierra

A primavera ya se barrunta, y bi ha una simient que chermina y que luita por creixer. Sola, prencipia a fer tranya, crebando a tierra, cinga-lanzanga, a o ritmo d’o sol, irá creixendo. Pero pa naixer y creixer tamién le fa falta l’augua. Y si no i plega, luitará por trobar-la.
| 8 marzo, 2019 11.03
Por un feminismo de chirmanas de tierra

Cartel8M-e1551974579225

Chirmana, nusatras, tamién somos asinas. Femos tranya como as simients. A primera vista pareixen invisibles, pero que creixen con a fuerza d’as nuestras voces en un territorio pleno de vida que no deixa de teixer comunidat gracias a las nuestras mans y as nuestras parolas.

Tamién somos parte d’a vida d’os nuestros lugars: nana, radiz, traquiu. Y como os cospins que s’encospinan en a lana d’as transuants pa cherminar a mils de kilometros d’o suyo puesto d’orichen, resistimos y luitamos. Y nos miramos a las que nos precedioron y sabemos porqué no podemos callar mas.

Dicen que o 8 de marzo ye de todas.

Pero o que se refleixa en os medios y en os retz no gosa estar asinas. Porque a ormino nos quedamos en a superficie y no imos dillá d’as ciudatz, y de nombrar y celebrar a mullers d’os cerclos estrictament culturals.

Án quedamos as mullers rurals? Cómo reivindicar-nos? Cómo quitar d’o solombrío  que no se conoixe? Cómo valorar unas mans que treballan pero que, a vista de muitos, siguen estando invisibles?

As mullers rurals, en iste sistema capitalista, tecnocratico y urbanocentrico, hemos estau siempre doblement marguinadas, doblement ixuplidadas: por estar mullers y por estar rurals.

Mullers rurals, chirmanas d’un fillo solo, mullers de, fillas de, chirmanas de, nietas de, sobrinas de… Siempre en a uembra, pero levando tot o peso. Duenyas de brenca, pero encargadas de tot.

Ya va estando hora de rendir homenache a o treballo y a la sudor de mullers como as nuestras mayes y as nuestras mais, que tanto treballoron a tierra y que cargoron de vez con a mochila d’os cudiaus domesticos fendo-lo cutio-cutio,  en o mas absoluto silencio.

Cal nombrar-las una a una.

Servir d’altavoz pa que as suyas voces retumben.

Contar que tamién fuoron:  que son  y serán mullers fuertes de tierra que a mayor parte d’as vegadas no podioron trigar ni decidir. Que a pur de renuncias, creixendo en una casa feita sobre alazetz de desigualdat y masclismo, nos ubrioron carrerons a las de demás.

Y no: no nos ixuplidamos tampoco d’aquellas que hue, encara que queresen, no pueden fer vaga ni venir ta la manifestación.

Porque seguimos estando nusatras as que cudiamos: d’as personas, d’os rabanyos, d’os cautivos, d’os campos y as selvas. Y -cómo no- no podemos ixuplidar a todas ixas companyeras migrants que treballan en situacions precarias plenas d’abusos y masclismo en o nuestro territorio. Ellas, mullers, rurals y migrants, triplement marguinadas.

Insistimos.

Ya ye hora de cambiar a forma de mirar.

Siempre estiemos aquí. Treballando a tierra, cudiando, estando a radiz invisible pero esencial que feba que a casa seguise en piet. Manimenos lo dificil que lo tenioron as que nos precedioron y de lo dificil que sigue estando agora.

No, no nos fa falta que dengún no nos salve.

Queremos espacios y altavoces: Somos aquí, estiemos: queremos seguir estando.

Queremos que l’Administración no piense nomás en satisfer as demandas d’as ciudatz, porque nusatras tamién amenistamos servicios basicos. Queremos poder decidir si ir-nos-ne u quedar-nos-ie. Queremos deixar d’estar ciudadanas de segunda. Queremos soberanía alimentaria, ganadería extensiva y agroecolochía. Queremos fer comunidatz, mantener-las, aduyar-nos siempre las unas a las atras. Sentir-nos reconoixidas y refirmadas.

Y queremos estar un eixemplo pa las ninas d’o futuro, sían u no as nuestras fillas u as nuestras nietas. Queremos decir-les que ista tamién ye a suya tierra. Que ista cultura plena d’animals, arbols, territorios y personas tamién ye d’ellas. Que d’aquí venimos y ye enta án imos. Porque no queremos marchar. Porque creyemos que atras formas de vida, de relación y de producción son posibles, dillá d’iste sistema explotador, y que as nuestras marguins tienen muito que fer veyer y que nutrir.

auzolan en euskera,

a vecinal en aragonés,

facendera en lionés,

sestaferia en asturiano,

roga en gallego,

a tornallom en valenciano,

a cumuña en cantabro,

treball a jova en catalán,

a vediau en aranés…

Treballos a vecinal, mans que cudian y aduyan. Una forma natural de treballo pa fer muitas labors d’o campo u de l’entorno rural, en cheneral, que alimentaban y daban vida a os nuestros lugars. Agora, mas que no nunca, hemos de recuperar istas parolas, y –mas que mas- dar vida de verdat a tot o que istas parolas d’o nuestro territorio contienen. Hemos de seguir teixendo retz en o medio rural, contar, charrar, fer puyar a voz, aduyar-nos as unas a las atras. Formar parte d’a radiz y d’as tallas.

Porque o nuestro territorio no ye vuedo, por mas que tos haigatz encerrinau en vaciar-lo.

Porque seguimos aquí, porque somos vivas aquí.

Por un feminismo de todas,

por un feminismo de chirmanas de tierra.

Puedes adhibir-te a o nuestro manifiesto aquí. Chuntas, millor.

A ilustración ye de Cristina Jiménez. Podetz descarga-la pa imprimir-la aquí.

(Iste Manifiesto estió escrito por Lucía López Marco María Sánchez. Gracias a los consellos y anotacions de Patricia Dopazo, Anna Gomar, Blanca Ruibal y Elena Medel. Y a tantas que hetz feito plegar as vuestras aportacions.)

8 marzo, 2019

Autor/Autora


Flickr
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR