Por Seguridad

El pasado 19 de junio se procedió a la coronación del nuevo Jefe del Estado. Todos los poderes públicos han efectuado su contribución para mayor gloria del rey. El ayuntamiento de Madrid, con su alcaldesa suplente a la cabeza (lo de suplente es porque ha salido desde el banquillo, no era la titular en la alineación), ha desplegado sus recursos para festejar el acontecimiento, banderas y banderolas, flores, mobiliario público,…etc.,  se ha engalanado la ciudad para mostrar el inmenso amor y sumisión que merecen los monarcas. El Ministerio del Interior, Delegación del Gobierno, Dirección General  de la Policía, y demás …

Foto: Javier Nadales
Foto: Javier Nadales
Familia retenida por la policía por llevar simbología republicana. Foto: Javier Nadales

El pasado 19 de junio se procedió a la coronación del nuevo Jefe del Estado. Todos los poderes públicos han efectuado su contribución para mayor gloria del rey. El ayuntamiento de Madrid, con su alcaldesa suplente a la cabeza (lo de suplente es porque ha salido desde el banquillo, no era la titular en la alineación), ha desplegado sus recursos para festejar el acontecimiento, banderas y banderolas, flores, mobiliario público,…etc.,  se ha engalanado la ciudad para mostrar el inmenso amor y sumisión que merecen los monarcas.

El Ministerio del Interior, Delegación del Gobierno, Dirección General  de la Policía, y demás organismos afines, encargados y responsables de la seguridad, han conseguido que el baño de masas de la monarquía no haya tenido ningún incidente, aun a costa de limitar o impedir derechos fundamentales de otros ciudadanos.

Las medidas adoptadas han tenido el refrendo de los tribunales, dirán los implicados sin que se les mueva un solo musculo de su cara. Como justificación del recorte del derecho a expresar públicamente su opinión se ha argumentado posibles problemas de seguridad y orden público. Muy manido. Han utilizado los responsables de la Seguridad Pública un ejemplo del que me voy a apropiar para no provocarles un corto circuito mental con el uso de otro diferente.

Diciendo que era el mismo caso que un acontecimiento deportivo; ¨Por seguridad no se puede permitir que se mezclen aficiones de equipos rivales¨. ¨La exhibición de simbología contraria a la monarquía puede herir los sentimientos de los afines y crear situaciones que desemboquen en disturbios graves¨ Intentan justificar la prohibición para exhibir la bandera tricolor y cualquier otro artilugio que pudiera ser asociado con  los sentimientos republicanos.

Según esta explicación en un Real Madrid – Barcelona, hay que prohibir las banderas y bufandas del Barcelona porque pueden ofender a los hinchas del Real Madrid. Los seguidores del Real Madrid no pueden cantar los goles de Ronaldo porque se ofenderán los fans de Mesi. Tan pueril como absurdo.

Los mandos policiales preparados, que los hay, saben muy bien cuál es el protocolo a aplicar en espectáculos de esta índole. El primer punto y de obligado cumplimiento es garantizar la libre participación, con seguridad, de todos los ciudadanos que deseen hacerlo, sean del equipo que sean, sin más limitaciones que las que pueda haber por el aforo del recinto y el cumplimiento de las leyes existentes, no las que para la ocasión inventen. Podrán ambas aficiones acceder al espectáculo con sus bufandas, sus camisetas, sus canticos y por supuesto sus banderas identificativas. Las fuerzas del Orden deben estar preparadas para garantizar estos derechos.

Ahora bien, si por el motivo que fuera, se vislumbra que las medidas que se pueden adoptar son claramente insuficientes para garantizar el correcto desarrollo del evento, no se puede discriminar una afición a favor de otra. Lo que dicta el sentido común y la ley, es suspender el acto. En este caso, el baño de multitudes post coronación. No sería el primer partido que se celebra a puerta cerrada por vandalismo de las aficiones. En la cuestión que nos ocupa, si los responsables de la seguridad estaban tan seguros de la reacción violenta de los enfervorecidos monárquicos ante la manifestación libre en contra de la coronación, su obligación es proteger los derechos de los discrepantes al igual que garantizaron  las prerrogativas de los afines, no eliminarlos y sesgarlos en pro de los gustos de los allegados. Democracia pura. Las mayorías no deben silenciar a las minorías. Decimos no deben porque poder hemos visto que sí pueden. Con el beneplácito de los poderes públicos, supuestamente al servicio de todos los ciudadanos. Claro que al servicio de uno más que de otros.

Escalofríos provoca oír a los portavoces sindicales de la policía justificar las medidas en aras de una supuesta seguridad. En los años 80, eran los mismos argumentos que se esgrimían desde el Ministerio del Interior (Martin Villa y compañía) para prohibir y limitar su derecho a la sindicación.  Sus compañeros de esa época deben estar alucinando. ¡Tanta lucha para este resultado! Su trabajo, por si no se han dado cuenta, consiste en garantizar los derechos, no en limitarlos. A lo mejor, y es una posibilidad, se podrían haber utilizado algunas de las numerosas unidades empleadas en proteger a un individuo, para garantizar el derecho a discrepar de otros muchos. Solo como apunte. O a lo mejor, solo a lo mejor, hay que identificar y separar de la sociedad a los intransigentes que no permiten que se disienta de su dogmatica postura y apalean, amenazan y quebrantan los derechos de aquellos que  asumen  posturas que no coinciden con las suyas. ¡Vamos que nos protejan de los que quieren imponer que tenemos  que ser todos como dios y el rey mandan!

Las declaraciones oficiales suenan a broma de mal gusto. Hubiera sido más sincero que nos hubieran dicho que la gloria Borbónica no podía tolerar visualizar la crítica. Sus reales ojos podrían quedar dañados ante la visión de los signos Republicanos. Según Felipe VI comienza una nueva era. Para los ciudadanos que aspiramos a un país mejor empieza con vicios muy antiguos.

[José Antonio Luque, es socio de MHUEL]

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies