¿Por qué apoyar la independencia?

El derecho de los pueblos a decidir sobre su autonomía es innegable, y no apoyarlo equivale a la imposibilidad de grandes lazos entre la gente de abajo de aquí y allá para parar los recortes y cambiar el estado de las cosas.

independenciaEs como si nos hicieran un regalo y no lo quisiéramos abrir. Cada día los medios de comunicación hacen seguimiento del estado de la consulta de Catalunya y parece que hubiera dos posiciones. Por un lado tenemos los argumentos e intereses de la burguesía catalana, personificados en CiU y todo su círculo. Estos argumentos, pese a apoyarse también en una cuestión identitaria y cultural, se basan principalmente en motivos económicos. Son más que conocidas las afirmaciones en la línea de que Catalunya es la comunidad que más aporta al resto o, en resumidas cuentas, que “Madrid nos roba”. Dentro de esto, podemos encontrar incluso vergonzosas declaraciones como la de Duran i Lleida sobre Andalucía.

Por otro lado, tenemos el mensaje de la unidad de España que inunda las tertulias y las declaraciones de la mayoría de representantes políticos, por no hablar de la derecha más rancia que alguna que otra vez ha insinuado sacar los tanques a la calle.

El único objetivo de esto es monopolizar el debate y crear sentimientos de rechazo entre pueblos. Pero en ninguna de estas argumentaciones estamos representada la gente de la calle, la gente de base y trabajadora tenemos que ser capaces de identificar cuáles son nuestros intereses comunes.

El tema de la consulta y la independencia no ha llegado a este punto por arte de magia, sino que ha sido una lucha histórica del pueblo catalán y en estos momentos ha puesto al gobierno catalán contra las cuerdas, obligándole a poner el tema de la consulta sobre la mesa. Es objetivo que las cifras se baten a sí mismas en cada diada y que las jornadas de lucha son más intensas y radicales.

Esto está suponiendo todo un desgaste para el gobierno central, y todo lo que debilite al PP nos beneficia. A su vez y ligado a esto, se nos ofrece una gran oportunidad de radicalizar los movimientos y las luchas; por ejemplo ¿qué hubiera pasado si este debate hubiera estado más maduro cuando ocurrió la huelga de Les Illes Balears? El hecho de que se incluyera en sus reivindicaciones la cuestión del TIC fue un obstáculo a la hora de mostrar apoyo en el resto del estado, cuando podría haber sido al revés, permitiendo conseguir mayores victorias tanto dentro como fuera de Les Illes.

Y finalmente, aunque no menos importante, el derecho de los pueblos a decidir sobre su autonomía es innegable, y no apoyarlo equivale a la imposibilidad de grandes lazos entre la gente de abajo de aquí y allá para parar los recortes y cambiar el estado de las cosas.

Luna Rodríguez, activista LGTBI en Córdoba y militante de En lucha | Publicado en Periódico En lucha

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies