Por la paralización del pantano de Mularroya

Hace unos días los Sres. Biel, Lobón y De Pedro visitaban las obras del pantano de Mularroya jactándose de que ya se había ejecutado el 45% del proyecto, aunque luego otras informaciones rebajaban la ejecución al 25% del presupuesto. ¿Una casualidad esa visita, un día antes de que se celebrara en la zona una jornada de actividades en torno al río Jalón, para denunciar el estado en que quedará el río, una vez se ponga en marcha el trasvase de caudales al río Grío? Me permito dudar de semejante casualidad. El pantano de Mularroya, como el recrecimiento de Yesa o …

Hace unos días los Sres. Biel, Lobón y De Pedro visitaban las obras del pantano de Mularroya jactándose de que ya se había ejecutado el 45% del proyecto, aunque luego otras informaciones rebajaban la ejecución al 25% del presupuesto. ¿Una casualidad esa visita, un día antes de que se celebrara en la zona una jornada de actividades en torno al río Jalón, para denunciar el estado en que quedará el río, una vez se ponga en marcha el trasvase de caudales al río Grío? Me permito dudar de semejante casualidad.

El pantano de Mularroya, como el recrecimiento de Yesa o el de Biscarrués, se ha convertido ya en algo más que una obra hidráulica destinada a satisfacer unas supuestas necesidades. Son estos pantanos, como en su día lo fueron Lechago y El Val,  elementos discursivos de una retórica demagógica que sitúa la construcción de pantanos como elemento sine qua non para "el progreso de nuestros pueblos". Ante este pensamiento único en materia hidráulica, para los que ejecutan esta vieja política del agua desde los distintos niveles de la administración no cabe hablar de alternativas espectacularmente más baratas, o con menores impactos medioambientales, sociales o económicos. Al fin y al cabo, quienes las planteamos somos colectivos de afectados, ecologistas, con el respaldo técnico de economistas y de otros campos científicos, pero claro, no somos lobbys ni pretendemos serlo.

Para los Sres. Biel, Lobón y De Pedro, una pregunta concreta. Cuando, aplicando el principio de recuperación de costes, los "beneficiarios" del pantano de Mularroya tengan que pagar cantidades superiores a 300 euros por hectárea y año, según cálculos de reconocidos economistas, ¿Irán ellos también a explicarle a los agricultores que para utilizar el agua del pantano tendrán que pagar estas cantidades porque se han empeñado en realizar una obra de la máxima complejidad técnica? ¿En el caso de que los regantes no puedan utilizar el agua de Mularroya por su coste, como ya ha ocurrido con otras obras recientes como Lechago, habrá algún tipo de asunción de responsabilidades políticas por ello? No soy ningún ingenuo, tengo claro que la respuesta en ambos casos será negativa.

Pero es que además, los colectivos de afectados y las organizaciones que venimos realizando alegaciones y formulando contenciosos contra Mularroya desde hace años, no estamos teniendo la posibilidad de acceder a un periodo de información pública para alegar a las modificaciones del proyecto que están anunciando, con las que el Ministerio pretende salvar una posible sentencia del Tribunal Supremo que ratifique la anulación del proyecto y de la evaluación de impacto ambiental. Modificaciones, de las que por cierto, nos hemos enterado a través de los medios de comunicación. El Ministerio en su momento, tras la sentencia de la Audiencia Nacional, debería de haber paralizado las obras del pantano, al menos hasta que no resolviera el Supremo, a la vez que debería haber aprovechado la oportunidad para valorar las alternativas presentadas por los afectados, mucho más económicas y eficientes, máxime cuando en la actualidad vemos como se cierran aulas, y se recortan todo tipo de derechos sociales para seguir construyendo pantanos innecesarios, que supondrán una ruina tanto para el estado como para los beneficiarios de esos caudales.

Valentín Cazaña Maella (Presidente de COAGRET) | Para AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies