Por fin, la cita con las urnas

Poco más de un millón de personas están llamadas a votar en Aragón para unas elecciones estatales que aparentemente acabarán con un largo periodo de bipartidismo

Foto: Pablo Ibañez (AraInfo).

La campaña electoral llega a su fin, sin duda para alivio, tanto de partes interesadas como completamente ajenas. Una campaña en que se ha capeado como buenamente han podido, desde los grandes medios, y desde los grandes partidos, la irrupción de dos nuevas fuerzas políticas que dividirán ambas cámaras en una amalgama de colores que ahora incluirá el morado y el naranja.

Para aquellas que respiren aliviadas, pensando que el 21D todo se acaba, hay una mala noticia. ¿Recuerdan las elecciones en Catalunya? Fueron hace un par de meses y todavía no hay persona, ni partido, que se haya hecho con la presidencia. Ese es el futuro que le espera al Estado español. Eternas discusiones por alcanzar un pacto de gobierno, que beneficiar, lo que se dice beneficiar, no lo hace con ningún partido.

En el hipotético caso que la suma de escaños del Partido Popular y Ciudadanos no alcance la mayoría, estaremos ante una difícil coyuntura, que podría obligar a un pacto de, llamémosle “izquierda”, entre PSOE y Podemos, con la consabida distancia entre ambos. Un pacto aparentemente antinatura, que, sin embargo, podría dar la alternancia a un gobierno de derechas que ha recortado hasta la saciedad, y que volvería a hacerlo con el apoyo del neoliberalismo naranja.

A nivel estatal, más a la izquierda aparecen fuerzas como Izquierda Unida -Unidad Popular, a la que el CIS le augura un mal resultado, probablemente en el momento en el que presenta uno de los mejores candidatos a la presidencia.

Aragón como un reflejo

Aragón parece seguir la tendencia del resto del estado. Sin embargo, pese al poderoso sprint final de Podemos, parece difícil que la formación morada se acerque a la segunda plaza, como si puede suceder en el resto del estado.

En Aragón, Podemos llenó en su acto central el Pabellón José Luis Abós, algo que ninguna formación ha logrado hacer. Sin embargo, las encuestas auguran una victoria holgada del PP y algo parecido a un triple empate entre PSOE, Ciudadanos y Podemos, con la propuesta de Susana Sumelzo a la cabeza ligeramente.

Aragón perdería la representación propia en las Cortes españolas, tras la alternancia en el escaño de CHA e IU, unidos en la Izquierda Plural. Un escaño que, según aseguran las encuestas, no conseguirá la marca Unidad Popular. Así, tan solo partidos de implantación estatal representarán a los y las electoras de un país habitualmente olvidado por los gobiernos del estado español.

Miles de aragoneses exiliados económicos

Como ocurre en el resto del Estado español, Aragón ha perdido durante la crisis financiera, y los posteriores años de austeridad económica aplicados por el gobierno del Partido Popular, una gran cantidad de jóvenes que han terminado por huir de la escasez y en busca de un empleo al que en sus lugares habituales de residencia les era imposible acceder.

Un gran número de personas que vota tan sólo si es capaz de sortear no pocos obstáculos. Según un informe publicado por Marea Granate, el colectivo que aglutina a inmigrantes económicos con pasaporte español,  el 50 % de las personas que consigue pasar todos los obstáculos y rogar el voto, se queda sin ejercer su derecho fundamental porque las papeletas no llegan. Algo que confirma el propio Ministerio del Interior.

Desde este colectivo se ha lanzado la campaña #RescataMiVoto para esta cita electoral. El sistema pone en contacto a un emigrante que quiere votar y no puede, con otra persona que sí puede votar pero no quiere. Ambos, del mismo territorio, reciben un email, y a partir de ahí el proceso se hace de forma privada entre las dos personas y el emigrante le dice al donante por quién votar. De esta forma, un abstencionista voluntario en el Estado español ha podido donar su voto para que un abstencionista forzoso, el emigrante económico, ejerza su derecho fundamental y su voto cuente.

Resultados inciertos

Las encuestas, y las cocinas de las mismas, han terminado por dejar en duda prácticamente todo hasta el último día. El PP perdería más de 60 escaños. Un número que todavía no se sabe si podrá alcanzar Ciudadanos, para lograr el pacto previsible más natural.

Podemos comenzaba la campaña situado como cuarto en todos los sondeos. Sin embargo, un acelerón final de la marca morada, parece que está haciendo decantar el voto indeciso, a favor de la candidatura que encabeza Pablo Iglesias.

El PSOE, ha ido perdiendo fuelle durante la campaña, lo que podría colocarle en un tercer lugar en número de votos, pero con más escaños que Podemos. Unidad Popular ha sido la gran perjudicada de la campaña y por lo que parece, podría conseguir menos escaños que su impulsora Izquierda Unida.

Aún así, y gracias sobre todo a los últimos días sin sondeos, todo está por decidir. Y cualquier resultado fuera de la victoria por la mínima del Partido Popular, puede suponer una sorpresa. Lo único claro de estas elecciones será la pérdida de poder del binomio PP-PSOE, y la entrada con fuerza de Ciudadanos y Podemos en las Cortes españolas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies