Podemos Zaragoza critica la modificación del PGOU que limita a solo 300m la distancia entre locales de juego y centros educativos

El grupo municipal de Podemos en Zaragoza insiste en que “con esta distancia no se va a lograr alejar la plaga de la ludopatía de la juventud de nuestra ciudad”, que el gobierno PP-Cs y Vox “ha decidido fijar en 300 metros, a pesar de que el Pleno aprobó por mayoría establecer una distancia mínima de 1000 metros lineales”.

Podemos
Fernando Rivarés. Foto: Podemos Zaragoza.

El grupo municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Zaragoza se ha abstenido este pasado lunes en la votación de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana -PGOU- necesaria para limitar la distancia a la que podrán abrir nuevas casas de apuestas en Zaragoza respecto de centros educativos o zonas de juego infantil, entre otros.

“Una distancia que el gobierno local de la ciudad ha decidido fijar en 300 metros, cuando en la última vez que el Pleno tuvo oportunidad de abordar este asunto, durante el mes de diciembre, quedó aprobado por mayoría, con el voto a favor de Ciudadanos, establecer una distancia mínima de 1000 metros lineales entre los nuevos locales de juego y centros educativos de enseñanza obligatoria, formación profesional, universitaria, centros deportivos, de rehabilitación y hospitales, así como zonas de afluencia infantil, adolescente o juvenil”, recuerdan desde Podemos.

Podemos defiende que la distancia que se debería fijar es de 1000 metros “ya que el objetivo que tiene esta limitación es evitar la sobreexposición de adolescentes y jóvenes a este negocio adictivo, desterrando a su vez que se normalice la existencia de los locales en el día a día”.

Así lo ha manifestado el portavoz del grupo durante la comisión de Urbanismo, Fernando Rivarés, que insistía “en que con esa distancia de 300 metros no se va a evitar lo que exactamente pretendía esta modificación, que es alejar la plaga de la ludopatía de la juventud de nuestra ciudad. El concejal también ha reprochado al consejero de Urbanismo, Víctor Serrano -Cs-, que haya traído a comisión la modificación del PGOU con esa distancia de 300 metros, “sin consulta previa ni negociación con los grupos”.

“Si Podemos Zaragoza insiste en la necesidad de ampliar la distancia entre los locales de juego y aquellos espacios o instalaciones que frecuentan las y los jóvenes es precisamente porque, desde el ámbito de la psicología, se concluye que dos de las principales variables ambientales que influyen a nivel psicológico en la aparición de la adicción son la disponibilidad y accesibilidad”, explican.

La ciudad de Zaragoza ya cuenta con más de 30 locales de apuestas que están a menos de 500 metros de centros de Secundaria y de FP. “Si estos se ponen en un mapa los más de 80 locales en los que se puede apostar en la capital aragonesa entre salones de juego, bingos, locales de apuestas y un casino, y se cruzan con los institutos y centros de FP, se puede observar cómo al menos 31 de estos locales quedan a menos de 500 metros de un centro educativo. Si se amplía el radio a un kilómetro de distancia, la cifra se eleva a al menos 37 negocios de juego”.

Desde Podemos recuerdan que el trabajo realizado por su grupo municipal en el Ayuntamiento de Zaragoza para frenar la expansión de las casas de apuesta viene siendo constante en los últimos meses. En diciembre pasado se aprobó por mayoría una moción sobre apuestas y juegos de azar -presentada de manera conjunta con Zaragoza en Común a iniciativa de las organizaciones juveniles de Rebeldía y Jóvenes IU-, que, además de establecer una distancia mínima de 1000 metros entre los locales de juego presencial y centros educativos, deportivos u otras zonas de afluencia infantil y adolescente, instaba al gobierno de la ciudad a regular la eliminación, a través de las ordenanzas de publicidad, de cualquier cartelería que incluya la promoción del juego y apuestas, a solicitar a los equipos locales de diferentes disciplinas deportivas y a sus jugadores y jugadoras a colaborar para que no se identifique el deporte con las apuestas, a garantizar el derecho a un ocio saludable y a elaborar planes de inspección regular de los locales de juego por la Policía Local, entre otras numerosas medidas, algunas de ellas también dirigidas al Gobierno de Aragón, en donde una nueva Ley aragonesa del Juego se encuentra en trámite parlamentario.

“Un año antes, en noviembre de 2019, en los inicios de la actividad del grupo municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Zaragoza, este presentaba una moción para, entre otras medidas, declarar la ciudad de Zaragoza, Zona saturada de Casas de Apuestas. También se pedía que se considerase el juego patológico y la proliferación de estos establecimientos un problema de salud pública y de inseguridad ciudadana”, concluyen.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies