Política

Podemos exige una moratoria en licencias para casas de apuestas y restringirlas mediante la normativa urbanística

En opinión de la formación política, la expansión de la ludopatía entre los y las jóvenes zaragozanas es ya un "drama social" y el Ayuntamiento de Zaragoza "debe tomar cartas en el asunto para tratar de frenarla"
| 2 noviembre, 2019 10.11
Podemos exige una moratoria en licencias para casas de apuestas y restringirlas mediante la normativa urbanística

El grupo municipal de Podemos va a exigir una moratoria de seis meses en la concesión de licencias para el establecimiento de casas de apuestas deportivas en Zaragoza, además de una modificación de la normativa urbanística local para que se establezcan «de inmediato» limitaciones a la instalación de de estos salones en los barrios zaragozanos.

En opinión del grupo municipal, las medidas deberían preceder a «actuaciones más drásticas» por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, «entre las que se contemplen el desmantelamiento de al menos una parte de centros que están conduciendo a la ludopatía a cientos de jóvenes». El próximo lunes se pretende otorgar una nueva licencia municipal a una casa de juego en el barrio de Delicias, medida a la que Podemos se va a oponer.

El representante de Podemos en la gerencia municipal de Urbanismo, Fernando Rivarés, votará en contra de la concesión de licencia urbanística y ambiental de actividad a la empresa Lacry para instalar un salón de juego en la calle Juan Carlos I, 39, del barrio de Delicias. Se da la circunstancia de que la mayor proliferación de casas de apuestas en los últimos años se ha producido en el barrio de Delicias. En concreto, en el pasado ejercicio se abrieron once locales en la ciudad, de los que siete levantaron la persiana en el citado barrio.

Para Podemos, la concesión de una nueva licencia en este populoso distrito «incide en un problema social que está convirtiendo en un infierno la vida de centenares de familias zaragozanas, la mayoría de ellas ubicadas en distritos populares».

Según datos aportados por la Asociación Zaragozana de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Azajer), en 2012 un 6% de los jugadores eran menores de 25 años; en 2018, el porcentaje se ha incrementado hasta el 25%. Además, en la actualidad el 70% de los jugadores en tratamiento tienen entre 14 y 20 años.

En opinión de la formación política, la expansión de la ludopatía entre los y las jóvenes zaragozanas es ya un «drama social» y el Ayuntamiento de Zaragoza «debe tomar cartas en el asunto para tratar de frenarla». «La situación actual requiere de medidas drásticas. La primera de ellas debe ser el establecimiento de una moratoria de seis meses en la concesión de licencias a salones de juego», señalan.

Zaragoza cuenta en la actualidad con 80 instalaciones de este tipo, ubicadas en su práctica totalidad en barrios populares. «La saturación es evidente y el Consistorio debe ponerle freno inmediato, mientras se debate sobre el establecimiento de otras medidas que garanticen en el futuro una determinación política y ética contra la proliferación de locales que propician la ludopatía, sobre todo, en el segmento social más joven y desprotegido», añaden.

En ese sentido, el grupo municipal de Podemos va a presentar de inmediato una propuesta para que la normativa urbanística municipal se modifique y restrinja la instalación de casas de juego en barrios zaragozanos. De la misma forma que se establecieron zonas saturadas para la apertura de bares en determinadas áreas de la ciudad, Podemos reclama el establecimiento de obstáculos a unas instalaciones que propician la «ruina material y mental» de muchos jóvenes. En la actualidad, el único límite establecido por la Ley de Espectáculos de Aragón es que estos locales deben estar al menos a 300 metros de distancia entre sí.

Seguidamente al establecimiento de restricciones de instalación, éstas se deberían aplicar con efectos retroactivos para facilitar el cierre de salas de juego, con el fin de invertir la «brutal» tendencia de apertura de salones en los últimos años.

Una tendencia que se traduce en el incremento de los beneficios de las empresas de juego en Aragón hasta un 34% desde 2015, alcanzando los 429 millones de ganancias «a costa de la ruina de centenares de jóvenes y de sus familias», según datos aportados por Azajer.

Aseguran desde Podemos que la limitación de los salones de juego «está siendo obviada desde las distintas administraciones implicadas porque todas ellas obtienen réditos tributarios con la expansión de estos perniciosos locales». «Pero por encima de ese cicatero ‘beneficio’ debe colocarse la voluntad política y la obligación moral de las instituciones por acabar con la expansión de la ludopatía hasta dimensiones de lacra social, sobre todo entre los más jóvenes», concluyen.

2 noviembre, 2019

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR