Pikara Magazine: El sexismo normalizado también es noticia

Cuando pusimos en marcha Pikara Magazine, hace ya cuatro años, teníamos claro que uno de los objetivos era el de abordar temas que los medios de comunicación obvian. Este propósito se podía desgranar en varios: convertir en protagonistas de nuestra revista a personas que rara vez salen en los medios de comunicación (en resumen, aquellas que no entran en el reducido grupo de los hombres blancos heterosexuales con poder económico); romper con tabúes sociales y romper con la normalización de expresiones de sexismo y discriminación. Así, el reportaje con el que arrancamos, '¿Será niño o niña?', era toda una declaración …

pikaraCuando pusimos en marcha Pikara Magazine, hace ya cuatro años, teníamos claro que uno de los objetivos era el de abordar temas que los medios de comunicación obvian. Este propósito se podía desgranar en varios: convertir en protagonistas de nuestra revista a personas que rara vez salen en los medios de comunicación (en resumen, aquellas que no entran en el reducido grupo de los hombres blancos heterosexuales con poder económico); romper con tabúes sociales y romper con la normalización de expresiones de sexismo y discriminación.

Así, el reportaje con el que arrancamos, '¿Será niño o niña?', era toda una declaración de intenciones. En él abríamos el debate sobre la respuesta que el sistema médico da a los bebés que nacen con algún tipo de intersexualidad, y que a menudo incluye hormonación y cirugía a fin de que encajen en uno de los dos sexos en los que esta sociedad se empeña en dividir a las personas. Es decir, convertíamos en protagonistas a personas que rara vez salen en los medios (las intersexuales), rompíamos el tabú sobre la intersexualidad, popularmente conocida como 'hermafroditismo' y que mucha gente sigue pensando que se trata de una leyenda urbana, y nos preguntábamos si intervenir médicamente en bebés que no encajan en la norma binaria guarda una relación directa con el sexismo.

El primer contenido de Pikara que tuvo un efecto viral y que incluso inspiró artículos en otros medios fue el texto de la sexóloga Mónica Quesada Juan sobre la eyaculación femenina; otra realidad que mucha gente sigue considerando una leyenda urbana. Entre los comentarios destacaban los de mujeres que habían sentido durante años vergüenza por eyacular y que habían sido rechazadas o juzgadas por parejas sexuales que confundían sus caudalosos orgasmos con orina. El éxito de 'Afinando el órgano', el consultorio sexual de Quesada Juan en Pikara, demuestra que, en una sociedad que presume de liberal, aún hacen falta espacios en los que compartir dudas y desterrar mitos sobre la sexualidad. Contextualizamos esos mitos y tabúes como productos de una sociedad marcada por la doble moral sexual, que impone la domesticación del deseo en las mujeres y un exigente modelo en los hombres, de los que se espera una predisposición constante para el sexo, limitado por el coitocentrismo y la homofobia internalizada (véase el tabú de que los hombres heterosexuales disfruten siendo penetrados analmente).

Resumiría en tres los contenidos con los que Pikara Magazine viene rompiendo el silencio sobre formas normalizadas de sexismo:

Violencia machista no es solo asesinato

Es en el siglo XXI cuando los asesinatos de mujeres en el contexto de la pareja dejan de ser considerados crímenes pasionales para ser abordados como reflejo de un problema social. Si bien es una buena noticia que los asesinatos machistas se hayan convertido en noticia y que los medios de comunicación vayan mostrando mayor sensibilidad, preocupa que se informe solo sobre la forma más extrema de violencia hacia las mujeres, el feminicidio. De esa forma, se confunde la parte con el todo: parece que violencia machista es solo asesinato (o, como mucho, malos tratos físicos en el contexto de la pareja). Visibilizar la punta del iceberg obviando su base impide que la ciudadanía entienda cuál es la causa del feminicidio. Así, uno de los objetivos en Pikara Magazine es visibilizar e relacionar las múltiples caras de la violencia machista. Por ejemplo:

- En el artículo 'Tetas y toros' mostramos que las escenas normalizadas de acoso machista son una expresión de la dominación masculina, basada en la concepción del cuerpo de las mujeres como objeto.

- En el reportaje 'Yo quería sexo pero no así' hablamos de una forma de violencia sexual mucho más extendida, pero silenciada, que la violación por parte de un desconocido en la calle: aquellos encuentros inicialmente consentidos que terminan en violación. Este reportaje, a su vez, inspiró el artículo 'Mi -nuestra- genealogía de la agresión sexual', en el que Lucía Egaña Rojas repasó incidentes con los que la mayoría de mujeres nos identificaremos, como que un amante imponga una relación sexual sin preservativo o que un desconocido nos toque el culo en la calle.

- Mediante el apoyo al proyecto audiovisual de Alicia Murillo, 'El cazador cazado', contribuimos a cuestionar que el acoso machista en la calle sea minimizado como una costumbre popular a la que las mujeres nos tenemos que resignar.

Otro elemento importante es que, mientras que en los medios de comunicación la mayoría de las veces las mujeres quedan confinadas a la condición de víctimas indefensas, el enfoque en Pikara Magazine se basa en promover el empoderamiento y la autodefensa. También hemos analizado cuestiones como la relación entre el modelo de amor romántico y la violencia machista en el contexto de la pareja.

Regla, pelos y celulitis

Una forma de violencia simbólica contra las mujeres es hacernos sentir incómodas en nuestros cuerpos. Mientras que lo relativo al cuerpo de las mujeres no suele ser objeto de informaciones periodísticas, en la publicidad se aborda siempre con el objetivo de crearnos necesidades para luchar contra complejos: compresas que “eliminan el olor”, sistemas de depilación para “ir siempre perfectas”, cremas y suplementos alimenticios para “declarar la guerra” al michelín, la celulitis, las estrías y las arrugas...

En Pikara hemos hablado de gordafobia, hemos publicado ilustraciones que celebran la posibilidad de no depilarse, hemos cuestionado el mito de que la vulva y la sangre menstrual huelen mal (el vídeo '¿A qué huelen los penes?' de Alicia Murillo lleva más de 100.000 visitas en Youtube), hemos hablado de la tiranía de la talla 38...

Además de tratar estos temas, en las fotografías e ilustraciones cuidamos que se representen cuerpos diversos, y en especial aquellos que rompen con los mandatos del modelo de feminidad hegemónico.

Heroínas, geeks y malas mujeres

En un panorama mediático androcéntrico, nos interesa especialmente visibilizar a mujeres que, tanto en la realidad como en la ficción, han transgredido los roles de género y que se dedican a ámbitos asignados tradicionalmente a los hombres. Las mujeres también hacemos ciencia, practicamos deporte y jugamos a videojuegos. Hemos hablado de heroínas en el cine y en el cómic, a fin de mostrar imaginarios alternativos a ese en el que las mujeres somos reducidas a víctimas indefensas que necesitan ser salvadas.

En ese ejercicio de cuestionar el modelo de la “buena mujer”, también nos hemos preguntado cuál es la relación entre las mujeres y la delincuencia, y hemos publicado un reportaje sobre el uso de los estereotipos sexistas que hacen las implicadas en tramas de corrupción (“eso lo lleva mi marido”, “yo no entiendo de números”, etc.).

De la misma manera, nos ha interesado hablar de los estereotipos que pesan sobre los hombres (por ejemplo, el caso de los afrodescendientes uruguayos), el reto de construir masculinidades transgénero que no reproduzcan el modelo hegemónico y hemos denunciado las actitudes de acoso que persisten en espacios supuestamente igualitarios.

¿Llegamos solo a las convencidas?

Algo que nos preocupaba cuando empezamos era llegar solo a las ya convencidas. Nuestras cifras de visitas (alrededor de 150.000 al mes) indican que nuestro alcance es amplio. Pero, además, lo interesante de internet y las redes sociales es que resulta más fácil que nunca influir en medios generalistas. Por una parte, hemos llamado la atención de periodistas que han contado con nosotras como fuentes para reportajes sobre igualdad y sexismo. Por otro lado, cuando un contenido nuestro ha pegado fuerte en las redes sociales, medios no especializados en igualdad se han animado a abordarlo. El ejemplo más claro es el debate sobre las escenas de acoso en Sanfermines, que finalmente fue tratado en los medios, tanto el año pasado como este. Pero los medios como Pikara también hemos invitado a los generalistas a abordar temas como el mandato de la depilación o el estigma en torno a la menstruación.

Despiece:

Periodismo feminista y disfrutón

Pikara Magazine es una revista digital (y ahora también con una edición anual en papel) que ofrece periodismo de calidad y artículos de opinión con un enfoque feminista, crítico, transgresor y disfrutón. Insistimos en lo de disfrutón, porque reivindicamos el placer, la alegría y el humor, y creemos que esa es una de las señas por las que conectamos con públicos amplios. Apostamos por un enfoque interseccional que relaciona las diferentes fuentes estructurales de desigualdad (el heterosexismo, el racismo, el capitalismo, y aquellas que reducimos al consabido etcétera).

La montamos cuatro periodistas convencidas de que trabajar con perspectiva de género nos hace mejores profesionales y que, frente al androcentrismo imperante en los medios de comunicación de masas, otro periodismo es posible: no sexista, inclusivo y atractivo. En la actualidad contamos con la participación de un equipo de unas 30 colaboradorxs estables, entre periodistas, articulistas e ilustradoras.

Más que un medio de comunicación al uso, nos hemos consolidado como un espacio de encuentro y de empoderamiento (también para las propias pikaras). Esto se refleja también en nuestra estructura, comunicación y dinámicas internas.

Como ocurre con la mayoría de proyectos de comunicación alternativos, nuestro principal reto es la sostenibilidad. Vamos explorando formas de autogestión que permitan ampliar nuestro exiguo presupuesto porque, si bien para la mayoría Pikara es un proyecto en el que creemos y un espacio de activismo, estamos a favor de dignificar nuestras profesiones, en tiempos de creciente precarización.

June Fernández (directora de Pikara Magazine) | Para el Especial ‘Medios libres. Quiénes son y cómo trabajan’

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies