Los PGE pasan de 2019 a 2024 el límite para que el trabajo del hogar se adapte al Régimen General

Al no poder cotizar sus salarios reales, las trabajadoras del hogar y de los cuidados tampoco podrán acceder a la prestación por desempleo o a las pensiones de jubilación. Asimismo, se perpetúan fórmulas discriminatorias como las “horas de presencia”, el régimen interno o la figura de desistimiento.

La legalidad del sistema establecido para calcular las bases de cotización de las empleadas y empleados de hogar resulta dudosa.

Desde el Colectivo de Trabajadrxs de Hogar y de Cuidados de Zaragoza y el 8M Aragón #HuelgaFeminista denuncian el nuevo ataque contra los derechos de las trabajadoras de hogar en la aprobación de los presupuestos generales del año 2018. El año 2019 era el límite legal para que las bases de cotización de las trabajadoras de hogar se adaptaran al sistema del Régimen General, es decir, que cotizaran por sus salarios reales y sus pensiones se calculasen como las del resto de trabajadoras y trabajadores.

Con la aprobación de los Presupuestos Generales de 2018 esta adaptación se retrasa hasta el año 2024, una espera que desde estos colectivos se considera inaceptable y que se suma al resto de discriminaciones que sufre este colectivo profesional formado en su inmensa mayoría por mujeres y especialmente por mujeres migrantes.

La adaptación de las bases de cotización al Régimen General era un paso adelante en la consecución de derechos laborales de un colectivo que sufre discriminaciones laborales legales tales como no tener derecho a prestación por desempleo, existencia de horas de “presencia” que, en la práctica supone aumentar en 20 horas semanales la jornada laboral máxima ordinaria, la existencia del régimen interno (que supone la obligación de tener que pernoctar en el lugar de trabajo), el despido más barato incluyendo la figura del desistimiento, la limitación de las inspecciones de trabajo hasta el punto de su imposibilidad, la no protección de los derechos fundamentales como el derecho a huelga o la garantía de indemnidad.

A estas discriminaciones que, repetimos, son legales en el actual ordenamiento jurídico, debemos sumar toda clase de atropellos y vulneraciones de los derechos humanos como consecuencia de la situación de extrema vulnerabilidad en la que la Ley de Extranjería coloca a estas trabajadoras, forzándolas a trabajar en situaciones que rayan en la esclavitud y sin ningún tipo de defensa ante situaciones de abuso laboral y sexual”, advierten los colectivos denunciantes.

La huelga general feminista del 8 de marzo puso en el centro los cuidados y lo hizo porque somos perfectamente conscientes de que sin el trabajo de las mujeres se para el mundo. Exigimos, por lo tanto, que ese trabajo, imprescindible para la sociedad, se realice en condiciones de igualdad”, añaden.

Tras este nuevo “retraso”en el reconocimiento de los derechos laborales más básicos de este colectivo, llaman a toda la sociedad a movilizarse y a realizar una autocrítica: “cuando exigimos derechos laborales y salarios dignos deben ser para todas y todos, cuando exigimos pensiones públicas y de calidad deben ser para todas y todos, sin aceptar de facto la existencia de trabajadoras de segunda categoría”.

Por lo tanto, desde el Colectivo de Trabajadrxs de Hogar y de Cuidados de Zaragoza y el 8M Aragón #HuelgaFeminista vuelven a exigir la equiparación total de las trabajadoras de hogar al resto de trabajadoras y trabajadores, una equiparación que pasa por la ratificación por parte del Estado español del tratado 189 de la OIT y por la abolición de la Ley de Extranjería.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies