Culturas  Entrevistas

‘Pepe Buenaventura Durruti’, el cómic de “una persona normal que se atrevió a tomar decisiones que otras, ni tomaron, ni tomarán jamás”

Juan Pérez, Carlos Azagra y Encarna Revuelta presentaron este fin de semana en Zaragoza el cómic sobre la vida del conocido líder anarquista Durruti. La obra, de 160 páginas a todo color, relata su vida de una manera amena y con rigor histórico, pero también con dosis de humor.
| 6 mayo, 2019 07.05
‘Pepe Buenaventura Durruti’, el cómic de “una persona normal que se atrevió a tomar decisiones que otras, ni tomaron, ni tomarán jamás”
Foto: Roberto Seral

Nos encontramos el sábado con Juan, Carlos y Encarna en el Restaurante El Palco del Teatro de las Esquinas. El día anterior han estado en Huesca presentando el cómic ‘Pepe Buenaventura Durruti’, de GP Ediciones, y van a hacer lo propio este fin de semana en Zaragoza.

Juan Pérez, ‘Juanarete’, es un obrero y sindicalista zaragozano, amante y lector de tebeos, publicó en 2016 ‘La Bondad y La Ira, (Últimas horas de Ramón Acín)’. Próximamente publicará una obra sobre Paco Ponzán, que con este ‘Pepe Buenaventura Durruti’, cerrará su trilogía libertaria.

Carlos Azagra es un historietista conocido y reconocido, autor de ‘Pedro Pico y Pico Vena’, cartelista para sindicatos y asociaciones, trabajador en revistas de cómic como ‘Makoki’, ‘El Víbora’ o ‘El Jueves’.

Encarna Revuelta ha coloreado y puesto luz a obras de dibujantes de la talla de Ivá, Rai Ferrer, Colectivo Malavida y el propio Azagra.

Queremos conocer cómo ha sido el proceso de producción del libro y que nos adelanten qué nos vamos a encontrar en el cómic. Terminamos la entrevista (que puedes leer completa más abajo) con un dulce sabor de boca, y con las ganas de empezar a devorar sus páginas. Por muchos ríos de tinta que se han dedicado a Buenaventura Durruti, según lo que nos cuentan, todavía hay mucho y bueno que contar de él. Y encima, en este caso en un formato tan ameno y cercano como es el del cómic.

‘Pepe Buenaventura Durruti’ tiene 160 páginas. No seremos pocas las que nos preguntemos cómo se puede comprimir toda una vida en 160 páginas, y más la de Durruti, llena de anécdotas, datos y hechos. Juan, ¿qué criterios has seguido para decidir qué entra en el cómic y qué se queda fuera?

Juan: En el cómic está todo lo significativo, y lo más complicado quizás ha sido encadenar una cosa con otra. De la vida de Durruti no nos hemos dejado nada importante, e incluso también aparecen cosas que forman parte de la “épica” del personaje. Por poner un ejemplo, lo de que dijo que “a un mendigo le dejé la pistola para que en vez de pedir robase un banco”, también lo hemos recogido en el tebeo. Esto forma parte del imaginario ya que no ha quedado claro, o al menos probado, que Durruti dijese tal cosa.

Estamos acostumbradas a que ver en blanco y negro la época en la que trascurre la vida de Durruti, tanto en fotos como en vídeos. Encarna, cuéntanos cómo has realizado esa traducción del blanco y negro al color.

Encarna: Finalmente el paisaje es el mismo. Es decir, el cielo y la naturaleza tienen los mismos colores en 1900 y en 2019. Quizás los trajes de la época fue lo más complicado, decidir de qué color podían ser y los tonos de grises que llevaban. Y lo militar, como las camionetas y las distintas armas.

Carlos: Siempre vemos los libros de la guerra civil en blanco y negro. Ver el libro en color lo hace más cercano.

Carlos, tus obras son innumerables y en todos los formatos. Tienes un estilo muy reconocible y reconocido, con multitud de seguidores y seguidoras. Con ‘Pepe Buenaventura Durruti’ nos encontramos algo nuevo en ti, que es un cómic con tratamiento histórico. ¿Qué dificultades ha entrañado para ti y qué ha supuesto de experiencia profesional?

Carlos: Lo he cogido con ganas porque me apetecía hacer una cosa fuera de registro. Eso sí, he seguido fiel a la forma, ya que yo no dibujo “serio” nunca. Las “narizotas” éstas las meto en plan de humor, y creo que tratar esto con dosis de humor está bien. A veces con tanta seriedad en los asuntos, los acabamos mitificando y los hacemos inaccesibles. Tratando la vida de Durruti de esta manera, la acercamos más a la gente normal y corriente, a la gente sencilla, y sobre todo a la gente joven. El Durruti que está con la guitarra, el Durruti que va chateando vinos, que va pidiendo pitillos… el Durruti humano que queremos reflejar, y no solo al héroe grande que fue.

A nivel personal, no te pilla en el terreno de la neutralidad… ¿te ha supuesto alguna dificultad añadida por ello o algún miedo a que no se entendiese bien alguna cosa?

Carlos: No. Me ha salido fluido y sin problemas. Quizás, lo más complicado era que se pareciesen los personajes, ya que soy mal caricaturista. Por lo demás, he estado muy a gusto dibujando, la verdad.

Encarna: Yo te puedo decir que miedo, ninguno. Te puedo corroborar que se puso a ello con ganas todos los días.

Carlos: Además, Juan me dejó el guion muy “masticado”.

Juan: Carlos no tiene miedo, es un tío que dibuja sin lápiz, directamente a tinta. El miedo lo tenía yo. Lo tenía a meter la pata, a dar a pensar otra cosa distinta a lo que quería. Durruti hay que tomárselo como un tío de su época, un revolucionario de su época, con muchos motivos para hacer lo que hizo. No quería que fuese tomado por un canalla o, a la contra, por un héroe. Tenía cosas de una persona normal. Era un tipo de León, que medía 1,85 y pesaba 80 kilos, simpático, agradable, cantarín… Son cosas que, cuando me he documentado, me han parecido muy relevantes y sin embargo nunca quedan reflejadas. Y cosas como que cuando “agarraba” algo más de dinero porque habría cobrado un finiquito y se lo gastaba, en vez de guardar como algunos otros hacían. Eso es poco conocido. Y lo hacía porque no le tenía tanto aprecio al dinero como muchos otros.

Carlos: La parte cuando va Durruti a los bares es poco conocida, y le gustaba ir. No es que fuera un borracho, pero como a todo el mundo iba, y siempre iba pidiendo un “pitillico”. O la parte pionera en el feminismo. Cuando estaba en casa limpiando los cacharros o haciendo otras tareas de casa, iban compañeros suyos y le decían “oye, Pepe, que esto es de mujeres”. Él les decía “si no habéis comprendido esto, no habéis comprendido nada”.

Juan: Era una persona normal, pero sí es cierto que tenía un gran carisma y se atrevió a tomar decisiones que otras, ni tomaron, ni tomarán jamás. Yo tenía miedo a eso, a la descripción del personaje y a que el tebeo fuese una cosa distinta a la que queríamos.

¿Qué va a aprender el/la lector/a en este libro que traspase lo histórico y pueda ser aplicado al momento actual?

Carlos: Estaban convencidos de que la fuerza del proletariado va a triunfar.

Juan: Que el anarquismo iba a ser una forma de vida. Estaban convencidos y por eso dieron la vida por ello. Se entregaron, tenían claro lo que querían y en lo que creían que era bueno para la sociedad, y por eso también tenían claro qué era lo que tenían que hacer. Y sobre todo creían en la humanidad. No sé si podemos aprender mucho o poco de sus tácticas, porque era el “todo vale” para conseguir el objetivo, y era otra época, y no sé si es eso lo que trasciende. Lo que sí trasciende es la lucha y la entrega, el compañerismo, la solidaridad entre la clase obrera. Y eso sí que lo llevaba Durruti grabado a fuego. Él se quitaba cosas para dárselo a otros que estaban peor, veía a alguien que tenía un problema y le daba el dinero, le daba igual, no tenía excesiva preocupación por su calidad de vida. Sí sería interesante que aprendiéramos esta lección.

¿Y quién sería más interesante que aprendiese esta lección? Es decir… ¿quién es el público objetivo del libro o qué segmento os gustaría especialmente que lo leyese?

Carlos: Gente joven de institutos que no conocen estos hechos y que, mediante la fácil lectura de un cómic, aprendan y conozcan.

Encarna: Es una parte de la historia.

Juan: Los y las convencidos y convencidas de Durruti van a encontrar un Durruti distinto en cuanto a la forma, pero en el fondo va a ser lo mismo que ya conocen. Y a la gente que no conoce a Durruti más que de oídas, este cómic le va a venir muy bien y seguro que le va a gustar.

No vamos a hacer “spoiler” a los y las lectoras de AraInfo, aunque sin duda una pregunta interesante es cómo habéis decidido cuál y cómo era el final del libro. Quienes nos lean y sepan de su vida sabrán a qué nos referimos. Y junto con quienes no sepan nada, mejor que lo descubran ellos y ellas mismas.

Carlos: Sí. Que lo descubran. Pero también decir que lo teníamos clarísimo…

6 mayo, 2019

Autor/Autora

Roberto Seral Marcén. Colaborador de AraInfo. @SeralRoberto


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR