Mundo

Pedro Sánchez denuncia presiones políticas por parte de El País y Telefónica

“Determinados medios progresistas como ‘El País’ me han dicho que si hubiera habido un acuerdo entre PSOE y Podemos, lo criticarían e irían en contra”, confesó el exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien además reconoce al Estado español como “una nación de naciones”. Sin embargo, para el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, lo que Sánchez debe hacer es “dejar de insultarse a sí mismo en entrevistas como la de ayer”.
| 31 octubre, 2016 18.10
Pedro Sánchez denuncia presiones políticas por parte de El País y Telefónica
Pedro Sánchez, en una imagen de archivo.

Jugosa y muy interesante la entrevista que concedió el defenestrado exsecretario general del Partido Socialista, Pedro Sánchez al programa de Jordi Évole, “Salvados”, y que fue emitida este pasado domingo en televisión. Desde un punto de vista periodístico, dicha entrevista dejó destacados titulares en todos los ámbitos y para todos los gustos. Pero desde luego, no vino a descubrir nada nuevo, ya que la mayoría de ellos, afortunadamente, ya estaban en boca de una gran parte de la ciudadanía. De hecho, si la entrevista resultó interesante fue porque las confesiones y reconocimientos sobre determinados aspectos en los intereses ‘políticos’ de las grandes empresas, salieron de boca de un exsecretario general del PSOE.

“Determinados medios progresistas como ‘El País’ me han dicho que si hubiera habido un acuerdo entre PSOE y Podemos, lo criticarían e irían en contra”, confesó Pedro Sánchez a Jordi Évole nada más comenzar la entrevista. “La línea editorial de El País ha sido abusiva e incluso insultante en lo personal, no solamente en lo político”, añadía. Al mismo tiempo callaba cuando el periodista catalán le recordó los halagos que ese mismo periódico le dedicó, justo después del debate a cuatro en televisión y al que no acudió Mariano Rajoy. Sánchez, por su parte, advirtió de la existencia de “responsables empresariales que trabajaron para que hubiera un gobierno conservador”, y citó entre ellos a la empresa Telefónica y a su anterior presidente ejecutivo, César Alierta.

En otra parte de la entrevista también quiso exponer la visión que tiene en estos momentos de la política territorial en el Estado español. “España es una nación de naciones. Catalunya es una nación dentro de otra nación que es España, como lo es también el País Vasco, y esto es algo de lo que tenemos que hablar y reconocer”, afirmó Sánchez ante la sorpresa de Évole. Además, subrayó que “hubo conversaciones con los independentistas catalanes” donde no llegaron a hablar sobre la celebración de un posible referéndum. No obstante, Sánchez quiso manifestar cuál era su posición, ahora y no antes, ante la resolución de los procesos en Euskadi y Catalunya. “La solución va a llegar votando”, afirmó el exsecretario del PSOE.

Por otro lado, el político madrileño dejó entrever la participación de Felipe González en todo este proceso de desalojo del que él ha sido protagonista.

“Yo hablé con él de la abstención, pero no en esos términos”, señalaba, a raíz de la polémica surgida con Felipe González cuando éste lo acusó de mentir en una conversación que ambos mantuvieron, y que González se preocupó de airear en los medios de comunicación con el objetivo de desestabilizar a Sánchez. “Mi compromiso político no lo asumo con Felipe sino con el Comité Federal”, quiso matizar el exsecretario socialista. Y al final, dejó otro titular para la prensa, “el Felipe González de hace 30 años hubiera mantenido el ‘no es no’ a Rajoy”, lamentaba Sánchez.

En relación a Podemos, como no podía ser de otra forma, también hubo referencias durante la entrevista. La mayoría de ellas enmarcadas en el momento en el que más cerca estaba, si es que realmente lo estuvo, la formación de un gobierno alternativo, por supuesto sin contar con Ciudadanos. “He cometido errores. En el primer Comité Federal taché a Podemos de populistas. No sabía exactamente qué era Podemos. No supe entender la cantidad de gente que quiere renovar la política detrás de Pablo Iglesias”, aseveraba Sánchez. Y al mismo tiempo sentenciaba, “el PSOE debe mirar de tú a tú y trabajar codo con codo con Podemos”, una afirmación que para la mayor parte del sector de la izquierda del Estado español llega tarde, demasiado tarde.

Sobre la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el político madrileño no quiso profundizar mucho y tan sólo reconoció, que si la baronesa “quiere liderar el PSOE, como a sí parece, tiene la obligación de presentarse a las primarias”. Además, le recomendó “hacer una reflexión sobre el papel del socialismo andaluz, ya que es un elemento de estabilización del socialismo español”.

En cuanto a la relación actual con el ahora portavoz del PSOE en el Congreso español, Antonio Hernando, Sánchez lamentó la “decepción personal” que para él supuso la decisión del primero de “mantenerse como portavoz” en el Parlamento. “Antonio fue una de las personas que participó de la estrategia. Me da lástima que tomara esa decisión”, espetaba el exsecretario socialista.

Asimismo, también tuvo palabras para el actual presidente del Gobierno Mariano Rajoy, sobre el que aseguró que éste le había solicitado el apoyo no sólo para la “investidura” sino para “gobernar”. Momento en el que según declara, confirmó la importancia que suponía el ‘no es no’ al entonces candidato popular. Respecto al futuro más inmediato, Sánchez quiso despejar algunas dudas. “Tengo ganas, voluntad y fuerza para volver a ser el secretario general del PSOE”, afirmaba. “Me gustaría presentarme a las primarias pero lo meditaré con la militancia, si me apoya, yo estaré allí”, matizaba Sánchez.

En definitiva, una entrevista en el que se trataron muchos asuntos de actualidad que tienen que ver con la situación política por la que atraviesa el Estado español, y que sin duda levantará ampollas en determinados sectores influyentes del mundo empresarial y periodístico.

Declaraciones del presidente de Aragón, Javier Lambán

Unas ampollas que también han surgido en Aragón, donde la polémica estallaba este mismo lunes con las declaraciones del presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán. “Lo que tenía que hacer Pedro Sánchez, por dignidad, es seguir la estela de sus antecesores, retirarse a un segundo plano, no estorbar, no interferir, estar a disposición de lo que el partido le reclame y dejar de insultarse a sí mismo en entrevistas como la de ayer, en no recuerdo qué cadena”, aseguraba Lambán.

Curiosas declaraciones las realizadas por Lambán. Más aún saliendo de la boca de una persona que lleva 33 años viviendo de los cargos públicos. De hecho, cuando Lambán se convirtió en concejal del Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros en el año 1983, Pedro Sánchez tenía 11 años de edad. Circunstancia que deja en mal lugar el presidente de la DGA, cuando éste le pide a Sánchez que se retire. Mientras, él ha decidido caminar de la mano con la derecha más rancia y conservadora del Estado español, traicionando así a millones de personas que entregaron su voto al PSOE, y mostrándose como uno de los adalides de la coherencia política en las filas socialistas.

“Solo hemos hecho dos cosas bien –destacaba-, y la primera fue frenar la alocada carrera de Sánchez para ser presidente a cualquier precio, incluso echándose en manos de los independentistas, de ese diputado absolutamente atrabiliario llamado Rufián. Eso hubiera significado la muerte a corto plazo del PSOE”, se jactaba Lambán.

Tras despacharse a gusto con Pedro Sánchez, llegó el turno de ajustar las cuentas con los diputados y diputadas díscolas en la votación del pasado sábado. “En un acto de responsabilidad y ética, los que votaron no deberían dejar el acta, eso les retrataría como socialistas respetuosos de la ética y la democracia”, apuntaba el presidente de la DGA sin apenas despeinarse. Para Lambán, un gesto digno hubiera sido “acatar la decisión del Comité Federal, y si uno no quiere crear problemas a su propia conciencia, lo que tiene que hacer es dejar el acta”. Nada ha comentado el presidente del Gobierno de Aragón sobre lo digno que hubiera resultado el ejercer el voto conforme a lo que 5.424.709 personas decidieron cuando votaron por el PSOE y no por el PP, que es realmente en lo que se traduce la abstención de la que ahora presume Lambán.

31 octubre, 2016

Autor/Autora

Redactor. Integrante del Consello d’AraInfo. @mr_belbedere


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR