Palestina, con y sin derechos

Este lunes se celebró en el Aula Magna de la Facultad de Derecho de Zaragoza, una conferencia impartida por Musa Odeh, embajador palestino en el Estado español

Musa Odeh (en el centro), junto a Francisco Palacios (a la izquierda), durante la charla en Zaragoza. Foto: @mr_belbedere

La conferencia tuvo lugar aprovechando la visita del embajador palestino Musa Odeh a Zaragoza, que además, fue recibido por el alcalde de la ciudad, Pedro Santisteve.

La situación actual de Palestina, el Derecho Internacional y el Derecho de Autodeterminación del pueblo palestino fueron algunos de los temas tratados durante la charla, en la que también participó el profesor de Derecho Constitucional, Francisco Palacios.

En ella, se puso de manifiesto los graves problemas por los que atraviesa el pueblo palestino desde hace décadas.

Concretamente desde el acuerdo que adoptaron las Naciones Unidas en noviembre de 1947, con el dictamen de la resolución 181 y por la que se dividía el Mandato Británico de Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío.

Desde entonces, Israel no sólo ha incumplido las distintas resoluciones de la ONU en este sentido, sino que además la brutal colonización ha terminado por arrinconar al pueblo palestino sin que la comunidad internacional haya actuado al respecto.

“No ha existido un pueblo que viviera en Palestina antes que nosotros”, afirmaba Musa Odeh, y continuaba, “el conflicto con los israelís es colonial, no un conflicto religioso. Nosotros no luchamos contra el judaísmo sino contra la política errónea de ocupación israelí”, señalaba el embajador palestino.

“Los palestinos estamos buscando una solución pacífica a este conflicto y solamente queremos paz”, indicaba Musa Odeh. Cabe señalar que Israel continúa a día de hoy construyendo asentamientos, y vulnerando así las distintas resoluciones internacionales en esta materia.

Durante la conferencia, Musa Odeh resaltó la intención de Israel de destruir la cultura del pueblo palestino. Entre otras cosas, “no nos permiten exportar nuestros productos a otros países”, lo que se convierte en una política de embargo que disminuye todavía más si cabe el desarrollo de Palestina.

“Necesitamos que la sociedad civil presione a Israel, esta es la única forma en que podemos defender nuestros derechos ante la comunidad internacional”, resaltaba el embajador palestino.

Una de esas medidas de presión la encontramos en la campaña BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones). Se trata de una iniciativa surgida en 2004 desde la sociedad civil palestina y que empieza a tener éxito en distintos lugares del mundo.

“Estamos viendo que el BDS se está expandiendo por muchos países, incluso dentro de Israel”, reconocía Musa Odeh. Y proseguía, “es una forma de hacerles pagar por la política que están aplicando al pueblo palestino, las masacres en Cisjordania y el bloqueo en la franja de Gaza”, todas ellas muestras de la impunidad con la que actúa el Estado de Israel.

Como ejemplo hace unos días, concretamente el 24 de marzo, el asesinato a sangre fría de un joven palestino a manos de un soldado israelí, cuando éste se encontraba herido en el suelo, es una buena muestra de dicha impunidad. Por no hablar de las muestras de apoyo que se han sucedido en las redes sociales para la liberación de este soldado tildándolo de héroe.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies