Pablo Iglesias deja la política: "Me he convertido en un chivo expiatorio que moviliza lo peor de quien odia la democracia"

Tras los resultados de este 4M, anuncia que deja todos los cargos en su partido y la política institucional. "Cuando uno no es útil tiene que saber retirarse. La inteligencia política tiene que estar por encima de cualquier otra consideración", ha dicho confiando en que Yolanda Díaz se convierta en la próxima secretaria general de Podemos "y en la próxima presidenta".

Pablo Iglesias durante un acto de la campaña del 4M. Foto: Podemos

El candidato de Unidas Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, ha anunciado tras los resultados de las elecciones de este martes que deja todos los cargos en su partido, la política institucional "entendida como política profesional" y no recogerá el acta de diputado en la Asamblea de Madrid.

"No soy una figura que pueda contribuir a que Unidas Podemos consolide peso institucional dentro de dos años en Madrid. Es el resultado de que te hayan convertido en un chivo expiatorio que moviliza lo peor de quien odia la democracia. Por eso he tomado esa decisión. Cuando uno no es útil tiene que saber retirarse", ha comunicado Pablo Iglesias.

"Hemos fracasado", ha dicho Iglesias, que renunció a la vicepresidencia del Gobierno español para encabezar la lista de la coalición morada este 4M, en referencia a su propio resultado y al de la izquierda, que ha "estado muy lejos de armar un gobierno" alternativo al de Isabel Díaz Ayuso

"Hemos constatado en los últimos 15 días un incremento sin precedentes de la agresividad del PP y Vox y de una normalización sin precedentes de los discursos fascistas en los medios, amenazas de muerte, deshumanización. Me he convertido en un chivo expiatorio que moviliza los afectos más oscuros, más contrarios a la democracia y las bases materiales de la misma. A partir de ahí la inteligencia política tiene que estar por encima de otra consideración", ha añadido. Iglesias fue uno de los cargos políticos que recibieron durante la campaña una carta con cuatro balas de un fusil Cetme en su interior.

Asimismo, ha explicado que aunque ya no esté en las instituciones "seguirá comprometido con su país" y que "no será tapón" para sus liderazgos. También ha confiado en que Yolanda Díaz se convierta en la próxima secretaria general de Podemos "y en la próxima presidenta del Gobierno de España". La decisión de Iglesias se intuye madurada. De hecho, primero dejó la Vicepresidencia para acudir al rescate de la formación morada en Madrid, y también había avanzado que no repetiría al frente de la dirección de Podemos.

Iglesias ha augurado que la victoria de Ayuso y su forma de hacer política en los últimos dos años "va a agudizar los problemas territoriales de España". "Nunca Madrid ha votado de forma tan diferente al resto de España. La deslealtad hacia el Gobierno de coalición se va a intensificar", ha apuntado.

En ese sentido, ha manifestado que "ser útil" para Unidas Podemos ha sido su mayor aspiración pero "cree que es evidente que a día de hoy y esos resultados dejan claro que no contribuye a sumar". Y ha subrayado que los resultados de la participación masiva de las ciudades del sur solo ha contribuido a mejorar los resultados "de la derecha frentista y consolidado ultraderecha".

En su discurso de despedida, parafraseó al cantautor cubano Silvio Rodríguez: "Dicen que me arrastrarán sobre rocas cuando la revolución se venga abajo, que machacarán mis manos y mi boca, que me arrancarán los ojos y el badajo. Yo no sé lo que es el destino; caminando fui lo que fui".

Iglesias, que deja la política "activa" con 42 años, fue uno de los cofundadores de Podemos allá por 2014. Solo cuatro meses después, en su primera cita electoral, la formación morada fue la gran sorpresa en las europeas consiguiendo cinco representantes en Bruselas, siendo el tercer partido más votado en Aragón, solo por detrás de PP y PSOE. Después, llegarían los llamados gobiernos de cambio, en municipios y territorios. En 2020, con los peores resultados cosechados hasta entonces, Podemos consiguió entrar en el Gobierno español en coalición con PSOE.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies