‘Overseas’: el viaje de las mujeres que se han convertido en el recurso más preciado de Filipinas

La Muestra de Cine de Mujeres proyecta online este documental de la directora Sung-a Yoon el lunes 19 de octubre a las 20.00 horas. Sin paternalismos y sin artificios nos muestra a través del día a día de una escuela de formación de trabajadoras del hogar de Filipinas la mercantilización del cuerpo de estas mujeres que deciden hacer el viaje que cambiará su vida.

Filipinas

No poder acabar la serie que te obsesiona, la novela de policías que te tiene atrapada o no poder sentarte tranquila en el sofá en dos años. Estos son algunos de los pensamientos que ‘Overseas’ captura en una de las escuelas de formación de trabajadoras del hogar de Filipinas. El documental abandona el tono paternalista de los relatos sobre las miserias del mundo y nos muestra la verdad: ¿En qué piensa una mujer la noche antes de viajar miles de kilómetros para trabajar como criada?

Desde la apertura de puertas del primer día en la escuela hasta el último cuando el camión se aleja de sus hogares para emprender el viaje, el film nos relata los consejos, lecciones, trucos y experiencias de estas “heroínas de la economía”. Así las llama el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, un calificativo que ellas detestan porque solo es una forma de embellecer la realidad: Ya no son humanas, el Estado las ha convertido en el mayor activo del país, su mejor recurso y como tal, lo exporta sin importar las manos a las que llega. Una buena familia o una mala, una jefa que valora tu trabajo o una que te humilla, una habitación con cama o una manta en la cocina, un jefe con el que reírte o uno que te viola, unos niños y niñas que prefieren estar contigo o trabajar sin haber dormido.

Esta ruleta rusa tiene muchos finales para los que este documental no tiene respuesta pero sí nos enseña cómo estas trabajadoras aprenden a defenderse tanto desde la teoría como en la práctica, desde los pocos derechos laborales que tienen hasta las diferentes opciones de defenderse de una agresión. Todo ello con una máxima: No llames a la policía.

Filipinas

¿Por qué ver este documental?

No hay forma de compadecerse de estas trabajadoras, sus experiencias que te atraviesan el cuerpo, son narradas desde el único punto de vista que debería haber existido: la resiliencia. Dicho de otro modo, desde la única perspectiva en la que las mujeres hemos hablado siempre: hemos sobrevivido y ahora somos más fuertes, más sabias y lo volveríamos hacer si fuera necesario.

Sung-a Yoon plasma este discurso de una manera muy especial no solo capturando sin artificios las anécdotas laborales sino también con las “clases prácticas” de esta escuela. La cámara capta como las estudiantes encarnan personajes que ponen en práctica los conocimientos aprendidos mediante simulaciones de los posibles conflictos. Desde una discusión con la jefa hasta cómo pedir unos días libres, pasando por un intento de violación. Todo se aprende en esta escuela: no prestes dinero, envía el dinero a tu familia, no llores nunca delante de la familia, no robes comida, exígela y si pasa algo, llama a la agencia que te contrata.

¿Lo mejor?

Los momentos de ocio de las estudiantes, es ahí donde se muestra que pese a los posibles peligros, incluido el suicidio y el asesinato, se ríen de sus jefas, se consuelan y planean el viaje de fin de estudios que harán juntas una vez haya acabado el contrato de dos años que las mantendrá atadas a una familia. Este documental nos muestra la verdadera cultura viajera, la que te cambia la vida y la que te devuelve a casa, si anotaste bien lo aprendido, con un nuevo futuro.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies