Nuevo curso, nuevas protestas: el colegio María Zambrano de Zaragoza necesita más que barracones

El AMPA Claros del Bosque convoca una marcha en coche para exigir el inicio de las obras del edificio de Educación Infantil y la necesidad de una licitación para Primaria para el próximo curso

carnaval maría IU
Concentración de las familias del CEIP María Zambrano, en el barrio zaragozano de Parque Venecia en noviembre de 2020. Foto: Antonio José Palacian.

La situación en la que se encuentran 300 alumnos y alumnas de tres a seis años y el profesorado a la hora de ejercer su trabajo, vista por el Justicia de Aragón, ha llevado al AMPA Claros del Bosque del colegio María Zambrano a convocar una serie de marchas o paseos-protestas que tendrán tres objetivos claros: dignificación de los barracones, inicio inmediato de las obras de infantil e inclusión urgente de la licitación de primaria en los presupuestos del año que viene 2022.

La primera protesta programada atravesará las puertas del barrio para denunciar a la ciudad de Zaragoza la situación de urgencia que sufren nuestros hijos/as. Está convocada el 30 septiembre, jueves, a las 18.00 horas en una caravana de coches que comenzará en la calle Hugo Pratt y seguirá por la calle La Vogalonga, avenida Puente de los Suspiros, avenida Tiziano, Ronda Hispanidad Z-30, avenida América, paseo de Cuéllar, paseo de Sagasta, plaza Paraíso, Gran Vía, paseo Fernando el Católico, paseo Isabel la Católica, Ronda Hispanidad Z-30, y terminará pasando por el solar del futuro colegio en la avenida Policía Local, donde se disolverá la marcha.

La huelga de familias del 8 de septiembre fue secundada prácticamente por el 90% de las familias del colegio María Zambrano. Querían denunciar las notables deficiencias de las aulas prefabricadas en las que actualmente se encuentran, el retraso en el inicio de las obras del edificio de infantil y la necesidad de la licitación urgente del edificio de primaria.

Ya que el Departamento de Educación no acondicionó más espacio de solar para las cinco nuevas aulas que se necesitaban para un alumnado de 300 personas de este curso, supuso la reducción notable de las instalaciones de recreo y que dos aulas nuevas no contarán con luz natural ni ventilación cruzada. Además, el AMPA también señala que “la falta de gestión y previsión en las obras de las nuevas prefabricadas fue notable y el centro pudo informar por correo electrónico del inicio de curso el día anterior a las 14.00 horas”. Otros problemas que enumeran son la falta de aula de desdobles, de espacio para psicomotricidad, de sala de profesorado, aula COVID, espacio de almacenamiento, biblioteca o comedor.

La tan esperada licitación del colegio incluye sólo la fase de infantil, comedor y gimnasio. Pero incluso a fecha de hoy, la licitación no está resuelta, es decir, no se ha firmado todavía el contrato con la empresa que ejecutará las obras. Además, este proyecto de construcción contiene “un problema radical”: que se construirán sólo nueve aulas, cuando actualmente existen ya 12 grupos y para el curso que viene, cuando supuestamente se inaugure este edificio, serán 16.

“¿Dónde piensa meter el Sr. Consejero a nuestros hijos/as?” También recuerdan las familias que el alumnado que hoy está en 3º de infantil, y sucesivamente cada año más grupos de menores, no tiene un edificio de primaria donde trasladarse y permanecerá en los barracones. Se mantendrá pues el centro nuevamente dividido, sin fecha de salida prevista u ocupando espacios comunes de Infantil, careciendo de la infraestructura específica que un alumnado de estas características precisa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies