Política

Noventa y ocho no es igual a diez

Leemos en los últimos días, y así consta en las publicaciones oficiales de las Cortes de Aragón (su página web, por ejemplo), que se ha iniciado la X Legislatura, como si nuestro Parlamento hubiera surgido en 1983, pero … ¿es realmente así o hubo con anterioridad algún tipo de institución con funciones similares a las...
| 5 julio, 2019 18.07
Noventa y ocho no es igual a diez
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Leemos en los últimos días, y así consta en las publicaciones oficiales de las Cortes de Aragón (su página web, por ejemplo), que se ha iniciado la X Legislatura, como si nuestro Parlamento hubiera surgido en 1983, pero … ¿es realmente así o hubo con anterioridad algún tipo de institución con funciones similares a las actuales Cortes de Aragón?

Las Cortes de Aragón fueron asambleas representativas de los estamentos del Reino. En el caso de Aragón eran cuatro, a diferencia del resto de Cortes medievales en las que estaban representadas tres brazos. En el caso aragonés los estamentos eran eleclesiástico, la nobleza, los caballeros e infanzones y las ciudades y villas. La incorporación de estos últimos representantes es una peculiaridad del “parlamentarismo” aragonés. Estos llevaban a las Cortes la problemática de los concejos (ciudades y villas) y las iniciativas de la clase burguesa, planteando su punto de vista en cuestiones económicas derivadas de la necesidad de financiar a las campañas militares del Reino.

Las Cortes surgen en Borja en 1 134 para decidir sobre la sucesión de Alfonso I, muerto sin descendencia y con un testamento de imposible complimiento. Ante esta situación, la nobleza y los representantes de los concejos entregan la corona a Ramiro II  y van adquiriendo importancia desde ese momento en que asesoran al monarca y van participando cada vez más en materias legislativas, económicas y políticas hasta adquirir entidad propia. Las Cortes de Aragón, son, por lo tanto, uno de los primeros parlamentos del Mundo, por ejemplo, en Castilla nunca tuvieron tanto poder en ese momento. Con Jaime II (1283), una vez recopilados los Fueros, llegan a su cénit, ya que van dotando a Aragón de unas normas de general cumplimiento, algo novedoso en la Europa del momento.

A partir de 1 412, tras el Compromiso de Caspe, con la instauración de la dinastía castellana de los Trastámara y, dado el desinterés de éstos hacia la Corona de Aragón, nuestras Cortes pasan a convertirse en las garantes de los derechos e intereses del Reino, papel que mantuvieron en alguna medida con la dinastía de los Habsburgo, cuyos intereses imperiales estaban lejos de Aragón, que en ese momento formaba parte de un Imperio que incluía toda la Península Ibérica, buena parte de Europa Central, América, las Filipinas (cuyo nombre proviene de Felipe II -I de Aragón-) haciendo las Cortes de Aragón jurar los Fueros y Libertades a los sucesivos monarcas que fueron, además de Emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico, reyes de la Corona de Aragón con su numeración propia.

Felipe V de Castilla, el primer Borbón, tras acceder al trono por la Guerra de Sucesión suprimió las Cortes de Aragón en 1707 con los Decretos de Nueva Planta una vez que los aragoneses fueron derrotados con la conquista de Zaragoza en mayo de ese año. Por eso, este ni ningún otro Borbón han jurado los Fueros de Aragón imponiendo los usos y derechos castellanos en Aragón, haciendo desaparecer temporalmente nuestras instituciones. El 9 de junio de 1808 volvieron a ser convocadas por Palafox para legitimarse como Capitán General de Aragón, reuniéndose en Zaragoza ratificando la propuesta, siendo respetadas sus decisiones como único instrumento capaz de legitimar la acción de las nuevas autoridades, a pesar de que había pasado más de un siglo de la celebración de la anterior reunión de las Cortes de Aragón.

A lo largo del siglo XIX y XX hubo diferentes intentos para recuperarlas para dar respuesta a un sentimiento colectivo de revitalización de una institución propia básica de Aragón, lo que se logró en el siglo XX con la creación de las “Cortes Provisionales” de Aragón en 1977, con carácter previo, por lo tanto, a la aprobación de la Constitución de 1978 y del Estatuto de Autonomía de 1982, en el cual se recuperan las Cortes de Aragón y finaliza el mandato de las Cortes Provisionales. Peculiaridad aragonesa, ya que la mayor parte de los parlamentos autonómicos surgen “ex novo” con la aprobación de los sucesivos Estatutos de Autonomía en la década de los ochenta del siglo XX (Galicia, Andalucía, Murcia, Cantabria, La Rioja, etc…).

Todo este proceso histórico que nace en el siglo XII y va evolucionando a lo largo de los siglos con sus diferentes avatares nos caracteriza y nos diferencia de los parlamentos autonómicos creados a partir de la Constitución de 1978.

Por lo tanto, en la actualidad estamos en el nonagésimo octavo periodo de reuniones de Cortes de Aragón. No en el décimo. Mal haremos si obviamos nuestro pasado, si falseamos nuestra Historia y nos deslegitimará cuando nos quejemos de errores y falsedades históricas que vengan allende nuestras fronteras.

5 julio, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR