Culturas

No estamos solos, nos tenemos unos a otros. También nuestros sueños. Y los de Albert Pla y Pascal Comelade

El Teatro Principal de Zaragoza se llenó para sentir la nueva propuesta de Albert Pla, en este caso en colaboración con Pascal Comelade. Una vez más, el espectáculo gustó ¡muchísimo! La noche anterior Virginia Martínez, la presentadora de la gala de los XIII Premios de la Música Aragonesa, expresaba sobre la misma tarima lo difícil...
| 1 marzo, 2012 00.03

El Teatro Principal de Zaragoza se llenó para sentir la nueva propuesta de Albert Pla, en este caso en colaboración con Pascal Comelade. Una vez más, el espectáculo gustó ¡muchísimo!

La noche anterior Virginia Martínez, la presentadora de la gala de los XIII Premios de la Música Aragonesa, expresaba sobre la misma tarima lo difícil que es sorprender. Unas horas después, en el 29 de febrero de este año bisiesto, disfrutamos de algo maravilloso, original y sugerente. Un “extra” para alegrarnos la semana.

Hace una década, una pegatina del colectivo Rebel decía: “Con dureza y con ternura”. Algo así me transmite Albert Pla. Es capaz de llamar a las cosas por su nombre y decir “una pedrada al Rey de España”, “me follé a la Antonia Font en un avión” o “muérete hijo puta cabrón” porque, supongo, es “una pedrada al Rey de España”, “me follé a la Antonia Font en un avión” o “muérete hijo puta cabrón” lo que quiere decir. Y, al rato, es capaz de cantarle al amor de forma delicada, recordar a los que ya no están entre nosotros o meterse en los sueños de los niños. Y llegarte al corazón con sus canciones.

Si, además, esto se expresa dentro de una atmósfera musical divertida, el resultado mejora. Y si lo enriqueces con intervenciones de títeres, guiños humorísticos y una cuidada ambientación, ya podemos hablar de una obra maestra. Algo así es lo que disfrutamos en “Somiatruites”.

Sin olvidar el particular “universo” de Albert Pla de susurros, tinieblas, picardía y un toque de locura, la simbiosis con Pascal Comelade es otra cosa. Algo especial, distinto, novedoso.

Albert apareció ataviado con una sencilla túnica y unas botas de agua, mientras Pascal jugaba en un extremo de la escena con sus pianos de cola y de juguete. Con ellos, una excelente banda, que no ejercían de acompañantes, sino de co-protagonistas de la propuesta: Ivan Chin (de “Telefúnkez”), soberbio con las voces, guitarras, melódica y todo lo que se le ponía por delante (una taza de café, sin ir más lejos); David Sáenz, marcando ritmos al bajo; y Jordi Busquets, con la guitarra eléctrica, voces y xilófono a ratos.

Y alrededor de ellos, el universo titiritero de los Farrés Brothers, llenando esta escuela de soñadores de mujeres siamesas, marionetas con los pies, un dj manazas o un Teófilo Garrido lleno de amigos.

Durante casi dos horas (tras un retraso de media horica por un pequeño fallo en la convocatoria), compartieron casi todas las canciones en castellano del disco “Somiatruites”, en el que además de los citados participan Judit Farrés, Tino di Geraldo, Qumi Portet o Muchachito Bombo Infierno, entre otros. Además, destaco una versión de “El Sitio de mi recreo” de Antonio Vega y un memorable paseo de Albert Pla entre las butacas de patio con un tema de “La diferencia”.

Si has llegado hasta aquí, te mereces un regalo. La canción que cerró el concierto entre gritos del público y nos sacó a la calle con una sonrisa en la boca fue “Teófilo Garrido”, cedida por Albert Pla a la Fundación Robo y disponible con licencia libre aquí. No temas al insomnio porque no estás solo, nos tenemos los unos a los otros. Y muchos sueños, también.

1 marzo, 2012

Autor/Autora

Secretario General de Podemos Aragón. @Laenredadera


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR