Muchos retos para un menguado Departamento de Medio Ambiente

Para Ecologistas en Acción, según se van conociendo los nombramientos y la estructura de medio ambiente dentro del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se hace más evidente el fuerte recorte de cargos y departamentos que está sufriendo esta materia, lo que contrasta con la magnitud de los retos pendientes. Una sociedad sólo es factible y perdurable si se ajusta a los límites que impone su territorio y sus recursos. La actual crisis, aunque se presenta como financiera, en el fondo es una crisis ecológica, además de social. Es una crisis ecológica porque el sistema actual se basa en …

Foto de Ecologistas en Acción
[/caption]

Para Ecologistas en Acción, según se van conociendo los nombramientos y la estructura de medio ambiente dentro del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se hace más evidente el fuerte recorte de cargos y departamentos que está sufriendo esta materia, lo que contrasta con la magnitud de los retos pendientes.

Una sociedad sólo es factible y perdurable si se ajusta a los límites que impone su territorio y sus recursos. La actual crisis, aunque se presenta como financiera, en el fondo es una crisis ecológica, además de social. Es una crisis ecológica porque el sistema actual se basa en el crecimiento constante en el uso de recursos naturales, a un ritmo mucho  mayor que el de reposición, y generando muchos más residuos que los que el sistema natural puede absorber, como el CO2 que causa el cambio climático.

Para poner un cierto contrapeso a esta dinámica suicida en cuanto a que no es sostenible a medio plazo, es imprescindible desarrollar políticas decididas y valientes en materia de medio ambiente. Pero, a la luz de la menguada estructura del departamento que se encargará de esta materia, es difícil que suceda así en opinión de Ecologistas en Acción.

La Secretaría de Estado de Medio Ambiente debe poner las medidas para atajar la mala calidad del aire; para que el agua de nuestros cauces y zonas de baño sea limpia; para evitar o reducir la contaminación química y electromagnética; y para preservar la biodiversidad, de la que dependemos directamente para vivir. Todos estos temas tienen una gran
relevancia para nuestra salud y para nuestra calidad de vida, aparte de para la propia viabilidad de nuestra sociedad.

Precisamente en biodiversidad, además de los retos más evidentes, como desarrollar la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad y el Plan Estratégico de Biodiversidad, el nuevo Secretario de Estado de Medio Ambiente deberá establecer las medidas necesarias para lograr el cumplimiento de la meta europea de detener la pérdida de biodiversidad
para 2020. Para ello es necesario establecer nuevas políticas de biodiversidad que tengan en cuenta las causas subyacentes de su destrucción, rechazar la creciente mercantilización de la biodiversidad y lograr el condicionamiento de todas las políticas sectoriales a la conservación de la naturaleza.

En materia de agua Ecologistas en Acción reclama a esta nueva Secretaría de Estado de Medio Ambiente el abandono definitivo de la construcción de grandes embalses y trasvases, el establecimiento y cumplimiento de los caudales ambientales en cada río, frenar el desarrollo de nuevos regadíos y reducir una parte de los existentes, la aprobación de los planes hidrológicos de las demarcaciones, el reconocimiento del acceso al agua de abastecimiento en la Ley de Aguas como derecho humano, y el freno a la privatización de los abastecimientos urbanos.

En lo referido al cambio climático, nuestro país sufre ya sus consecuencias y será uno de los más afectados por el problema. Por ello es urgente actuar con decisión para adaptarse a sus inevitables consecuencias, avanzar hacia una sociedad baja en emisiones de carbono, ayudar a los países que lo necesitan, y exigir, en el seno de la UE y en
las cumbres internacionales, medidas audaces para la lucha efectiva contra el calentamiento global. Es decir, se necesita de un fuerte liderazgo. La demora en la adopción de dichas medidas únicamente incrementará los costes futuros.

Pero es que además, un potente departamento de Medio Ambiente es el contrapeso imprescindible para políticas tremendamente destructoras de nuestros recursos naturales y, por tanto, de nuestra riqueza y viabilidad económica futura. Ahí está la destrucción del litoral y de tantas zonas por el ladrillo especulativo, que ahora se quiere relanzar
con la desgravación en la compra de vivienda, o el alto número de grandes e innecesarias infraestructuras de transporte que han fragmentado nuestro territorio y cementado zonas fértiles, por falta de unas políticas ambientales fuertes que pusieran coto a esta destrucción.

Para Ecologistas en Acción será difícil que la Secretaría de Estado de Medio Ambiente pueda enfrentarse a estos grandes retos con una escasa estructura ministerial donde materias como cambio climático pierden el rango de secretaría de estado, o donde la conservación de la biodiversidad ni siquiera contará con una dirección general específica,
y deberá compartirla con Calidad Ambiental y Evaluación Ambiental.

En todo caso, la organización ecologista anuncia que presionará al nuevo Gobierno en la medida de sus posibilidades para que estas importantes políticas tengan la relevancia que merecen.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies