#Refugees  Mundo

MSF denuncia que las autoridades francesas están restringiendo el acceso de refugiados al campo de Grande-Synthe

El pasado jueves, seis hombres afganos vieron cómo se les negaba el acceso al campo de refugiados de Grande-Shynthe, en el Estado francés, un lugar que fue construido por Médicos Sin Fronteras (MSF) en marzo de 2016 con el objetivo de ofrecer alojamiento seguro y servicios básicos a las y los refugiados
| 15 julio, 2016 07.07
MSF denuncia que las autoridades francesas están restringiendo el acceso de refugiados al campo de Grande-Synthe
Consulta médica en el campo de refugiados de La Linière, Grande-Synthe, Francia. Foto: Charles Habib©

El Ayuntamiento de la ciudad, que gestiona el emplazamiento conjuntamente con el Gobierno de Francia y con la organización que se hace cargo del campamento, AFEJI, afirma que a partir de ahora todos aquellos hombres que viajen solos no podrán acceder a su interior. Para Médicos Sin Fronteras, esta decisión es una muestra más de la creciente presión que las autoridades del norte de Francia están ejerciendo sobre los refugiados. Ante esto, MSF exige que la decisión anunciada por las autoridades sea revocada inmediatamente.

“El 80% de quienes viven en el campo son hombres que viajan solos”, explica Frank Esnée, coordinador general de MSF para los proyectos en el norte de Francia. “Al negarles el acceso al campo, las autoridades encargadas de su funcionamiento están negando la finalidad misma de este lugar, que no es otra que la de ofrecer a los migrantes y refugiados unas condiciones de vida dignas, independiente de quiénes sean y de si viajan solos o en compañía de sus familias”.

Esta no es la primera vez que se deniega la entrada al campo a los refugiados que intentan acceder a él. Sólo entre los días del 22 de junio y 2 de julio, MSF ha documentado otros 34 casos en los que se ha denegado el acceso a los refugiados y migrantes; no sólo a hombres no acompañados, sino también a tres menores, a un hombre que tenía una discapacidad y a una mujer embarazada. «Estos migrantes y refugiados fueron abandonados a su suerte por la organización que está a cargo del campo, AFEJI, a pesar de que había suficiente espacio libre para acomodarles a todos. Además, los funcionarios del campo publicaron una carta donde amenazaban con desalojar a los migrantes y refugiados si se quedaban demasiado tiempo. Este tipo de actuaciones van en contra de los principios con los que se fundó este lugar, construido hace ahora cuatro meses por MSF en colaboración con el Alcalde de Grande-Synthe”, afirma Esnée.

MSF pide al Gobierno francés que revoque esta decisión y que instaure una verdadera política de asistencia a las y los migrantes y refugiados en el norte de Francia. MSF subraya la importancia de que este campo permanezca abierto a todos aquellos que buscan un lugar seguro y en el que estar a salvo. «No puede haber ningún tipo de restricciones cuando la capacidad total del campo aún no se ha alcanzado», subrayan.

Para MSF, restringir la entrada al campo tendrá consecuencias desastrosas sobre las y los migrantes y refugiados que necesiten asistencia. «MSF, junto a los numerosos voluntarios y organizaciones que trabajan en Grande-Synthe, tiene el firme compromiso de demostrar que se pueden aplicar políticas alternativas a las que están poniendo en marcha las autoridades francesas y que se puede recibir y dar la bienvenida a los refugiados de una manera digna», concluyen.

15 julio, 2016

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR