Miles de voces contra "el terrorismo, el odio, la islamofobia y sus guerras"

Miles de personas han salido este sábado a las calles de distintas capitales y municipios para proclamar un rotundo "No a la guerra. No en nuestro nombre" y mostrar su rechazo "al terrorismo, el odio, la islamofobia y sus guerras". Madrid ha sido la cita más multitudinaria. En Aragón han sido centenares las que se han concentrado en Zaragoza y en Uesca

Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

[box] Zaragoza: #NoEnNuestroNombre[/box]

Concentraciones que han sido impulsadas por el manifiesto presentado esta semana por los alcaldes Pedro Santisteve (Zaragoza), José María ‘Kichi’ González (Cádiz), Xulio Ferreiro (A Coruña) y la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, junto con decenas de personas del mundo de la cultura, el cine, la televisión, la política y militantes de organizaciones sociales, sindicales y vecinales.

Protestas que nacen "como consecuencia del impacto mediático y de la repercusión política que los terribles atentados del 13 de noviembre en París" han generado en la sociedad aragonesa y europea. Especialmente tras los bombardeos a la ciudad siria de Raqqa, llevados a cabo por la aviación francesa horas después de la masacre en la capital gala, que hacen temer un nuevo conflicto bélico con sello atlántico en Oriente Próximo.

En este sentido, tal y como el manifiesto denuncia: “Si la respuesta a la barbarie pasa por suspender derechos, recortar libertades y encerrarnos en casa, la victoria del terrorismo será total. Si al dolor por las víctimas inocentes se responde provocando más dolor a otras también inocentes, la espiral será imparable”.

Y en el que afirman: “Si buscamos culpables entre nuestros vecinos y vecinas por el simple hecho de vestir o pensar diferente, si criminalizamos a quienes huyen precisamente de ese mismo horror, estaremos contribuyendo a apuntalar los mismos muros que el fanatismo quiere crear”, y advierten que “ni los recortes de libertades ni los bombardeos nos traerán la seguridad y la paz”.

Asimismo, el texto pone en el mismo plano a "las víctimas de la violencia terrorista a uno y otro lado del Mediterráneo" y señala la responsabilidad directa de una política exterior belicista: “Nos negamos a participar en el falso mercadeo entre derechos y seguridad. Aquí, en París, en Iraq o en Siria, son los pueblos los que ponen las muertes mientras unos y otros trafican con influencias, armas e intereses geoestratégicos. El odio fanático de unos no puede esgrimirse como justificación para nuevos odios. Nos negamos a ser rehenes del odio, el terror y la intolerancia, eso sería claudicar ante el terrorismo”.

En Zaragoza ha sido Luisa Broto, vicealcaldesa y consejera de Derechos Sociales, la encargada de la lectura del manifiesto. Un manifiesto que, hasta la tarde del sábado, ya han firmado cerca de 35.000 personas y centenares de colectivos, partidos políticos y ayuntamientos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies