Miguel Ángel Gil y su mirada al fin

La primera obra que uno encuentra en la exposición que Miguel Ángel Gil Andaluz nos ofrece en el zaragozano Torreón Fortea hasta el 11 de junio define lo que vamos a ver y la titula: Fin, formada con huesos humanos... de cerámica. Porque es la cerámica creativa el arte que domina Gil y en esta exposición da amplia muestra de ello en las más diversas técnicas de trabajo de la disciplina.

Obra de Miguel Ángel Gil. Foto: JM Marshall

Distribuida en tres salas subterráneas, con una tenue música de fondo, la idea de cripta se refuerza en un espectáculo que podríamos calificar de macabro y estético.

Calaveras y huesos en diferentes estados. En caja, apilados, atados, rotos, descompuestos conforman un todo que remite al final de la vida, a los huesos en diferentes posibilidades.

Así pues obras como memoria nos trasladan a un 1936 de muertos anónimos e intencionadamente olvidados. Otros como ¿Cocaína o cal viva? Nos sitúan frente a una inquietante pregunta ante un montón de huesos con material espolvoreado.

La exposición además presenta varias series basadas en cráneos alineados y en diferentes composiciones que forman un todo, como una mesa con su dosis de huesos preparada para una última cena y que domina el centro de la muestra.

Obra de Miguel Ángel Gil. Foto: JM Marshall
Obra de Miguel Ángel Gil. Foto: JM Marshall

Aunque la obra puede antojarse un tanto repetitiva, el conjunto es muy potente y lleva a reflexionar, como apunta Tua Blesa en el estupendo texto que introduce la exposición, en si la muerte es la madre de la belleza. A dejarnos llevar por un tema tan recurrente como este en la historia del arte y que sigue dando para tantas interpretaciones.

También los huesos nos guían mediante palabras impresas en los mismos. Palabras como vanitas, remitiendo a lo efímero de la belleza, o a la idea de final como en la obra Start-End.

Podemos quedarnos con lo más evidente, con el toque de humor negro y con la sutil reivindicación en obras como Ayuda humanitaria. O, simplemente, recrearnos con una estética que nunca pasa de moda pues tenemos la mala costumbre de seguir muriendo y la iconografía de los huesos nos es familiar.

Abriendo algo más el foco es bueno ver que el Torreón Fortea vuelve a coger calidad tras algunas exposiciones digamos discretas a través de una expo que no sea fin, tomando el título literalmente, sino principio de muchas otras propuestas sugerentes.

Obra de Miguel Ángel Gil. Foto: JM Marshall
Obra de Miguel Ángel Gil. Foto: JM Marshall

La obra puede además sernos útil para aprender un poco más sobre las diferentes técnicas de cerámica pues en ella hay tanto gres como porcelana y técnicas mixtas con elementos como resina.

De hecho Miguel Ángel Gil es todo un veterano en el asunto, con exposiciones constantes desde los años 90, además de varios premios, encuentros internacionales y una faceta de performer muy destacable. Gil es además uno de los artífices de la sala independiente Espacio In-cógnito y está muy vinculado al arte conceptual.

Hablando de esas otras expresiones artísticas del autor este domingo 11, aprovechando la clausura de la exposición, a las 12.00 de la mañana llevará a cabo una acción con el título Origen y Fin en la sala de exposiciones con la colaboración de la voz de Gustavo Giménez. Miguel Ángel promete no dejar indiferente a nadie. Seguro que lo consigue.

GIlvitacion

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies