Culturas  Entrevistas

“Mi abuela y mi bisabuela asistían partos y yo quiero ser doula, lo llevo en la sangre”

"Frente a toda la basura mediática que se ha ido real­izando en estos días con­tra la figura de la doula", Febrero Fem­i­nista quiere lan­zar "algo de luz y de ver­dad de estas mujeres y las tar­eas que realizan". Para ello han real­izado una entre­vista a Teresa Mil­lán Fajó, doula en formación.
| 4 marzo, 2015 07.03

doula-gioia-albano“Frente a toda la basura mediática que se ha ido real­izando en estos días con­tra la figura de la doula”, Febrero Fem­i­nista quiere lan­zar “algo de luz y de ver­dad de estas mujeres y las tar­eas que realizan”. Para ello han real­izado una entre­vista a Teresa Mil­lán Fajó, doula en formación.

Febrero Feminista.- ¿Qué es una doula?

Teresa Mil­lán Fajó.- Es una mujer que acom­paña emo­cional y/o físi­ca­mente a otra mujer en su pro­ceso de la mater­nidad. Puede estar a su lado en la pre­con­cep­ción, embarazo, parto, post­parto y/o duelo.

FF.- ¿Qué papel desempeña?

TMF.- Acom­paña y apoya a la mujer que con­trata sus ser­vi­cios. Con­fía en ella y en su bebé, la respeta y la cuida. En caso de tener que ofre­cer infor­ma­ción sobre algún tema, la doula siem­pre debe hac­erlo sin dar su opinión, sin recomen­dar, ni lle­var a su ter­reno y sin juz­gar ninguna decisión. La mujer decide de man­era libre y/o en com­pañía de su pareja.

Las doulas no hacen ser­vi­cios san­i­tar­ios, ni clíni­cos. Pero sí que pueden poner una bolsa de agua caliente en la zona lum­bar, para ayu­dar a cal­mar el dolor, por ejemplo.

FF.- ¿Qué sen­si­bil­i­dades y habil­i­dades te acer­can a este campo?

TMF.- Este ver­ano una amiga, me pidió que la acom­pañara en su parto. Tenía con­tratada con unas matronas, la dilat­ación en casa. Si se veía capaz, pariría en casa, si no iría al hospital.

Fue un parto muy largo, y la expe­ri­en­cia me des­pertó muchas emo­ciones. Al com­par­tir­las con mi familia, me enteré de que mi bis­abuela y abuela hacían esta labor en el pueblo. No eran comadres, ellas sólo acom­paña­ban, esta­ban presentes.

Así que creo que lo llevo en la san­gre y por eso me estoy for­mando como doula. Me gus­tan las mujeres, con­fío en nues­tra sabiduría, en nues­tra fuerza y en nues­tra capaci­dad de hacer lo que nos pro­pong­amos. Antes se vivía en comu­nidad, en tu parto asistía tu madre, tu her­mana, alguna vecina… la cri­anza se hacía de forma con­junta, estabas arropada y cuidada por otras mujeres. Ahora mismo la vida que lle­va­mos, no nos lo per­mite y creo que desde esta necesi­dad nacen las doulas.

FF.- Difi­cul­tades y ries­gos de vues­tra función.

TMF.- Todavía estoy reci­bi­endo la for­ma­ción, pero con la expe­ri­en­cia que tuve este ver­ano y lo que estoy apren­di­endo, podría decir que ninguna. Aunque después de todo lo que ha salido en los medios de comu­ni­cación, parece que pueda sur­gir alguna.

FF.- ¿Cuál es la real­i­dad de los par­tos en la sanidad pública?

TMF.- Enten­di­endo el embarazo y parto como parte de nues­tra sex­u­al­i­dad, me gusta una simil­i­tud que leí en un foro. “¿Cuán­tas mujeres seríamos capaces de lle­gar a un orgasmo en una sala llena de luces, en una pos­tura que no nos sen­ti­mos cómodas o incluso sin­tiendo dolor, con otra mujer inten­tando tener otro orgasmo en la cama de al lado, gente entrando y saliendo de la habitación, pre­gun­tán­donos cosas, mirando y midi­endo nues­tras vul­vas….?” Es prác­ti­ca­mente imposi­ble ¿No somos capaces de parir? Claro entonces comien­zan las inter­ven­ciones médi­cas, oxi­tocina para dilatar, blablá, blablá, blablá.

Creo que la real­i­dad es que no se respeta el tiempo, ni las condi­ciones que cada mujer y bebe, nece­si­tan para parir y nacer.

FF.- ¿Qué opinión tienes sobre las últi­mas noti­cias sobre la fun­ción de las doulas?

TMF.- En mi opinión, se trata de desconocimiento y miedo. Cuando leí el informe no sabía si echarme a reír o a llo­rar. Las acusa­ciones que se han hecho no tienen nada que ver con la for­ma­ción que estoy reci­bi­endo sobre la labor de las doulas, en la que el respeto y cuida­dos hacia la mujer es lo más importante.

Las prác­ti­cas que apare­cen en el informe, las conozco porque siem­pre he sido muy curiosa y me ha gus­tado leer sobre estos temas entre otros. No me pare­cen ningún escán­dalo, siem­pre que no se saquen de su con­texto, como se ha pre­tendido inten­tando desprestigiar.

Y sin olvi­dar la ima­gen en la que dejan a la mujer, en cuanto a nues­tra capaci­dad de decisión y elección.

Espero que de todo este jaleo que han orga­ni­zado, salga algo pos­i­tivo y sirva para recono­cer la labor de las doulas, que puede ser muy com­ple­men­taria al tra­bajo de las matronas.

Noti­cia rela­cionada: El parto, ¿es nuestro?

4 marzo, 2015

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR