MHUEL y la Semana Santa

En los próximos días veremos las calles llenas de fieles creyentes arropando pasos y procesiones. La asociación aragonesa Movimiento Hacia un Estado Laico (MHUEL), les felicita y les desea a todos y todas que celebren en paz y libertad sus muy respetables creencias en el marco constitucional que rige la libertad de culto y los derechos y libertades fundamentales de toda la ciudadanía dentro de su ámbito privado de actuación. Pero así mismo MHUEL recuerda y reclama y no dejará de hacerlo que las instituciones públicas y sus cargos representativos en calidad de tales no acudan a dichos actos, que …

Foto: Agencias
Foto: Agencias
Foto: Agencias

En los próximos días veremos las calles llenas de fieles creyentes arropando pasos y procesiones. La asociación aragonesa Movimiento Hacia un Estado Laico (MHUEL), les felicita y les desea a todos y todas que celebren en paz y libertad sus muy respetables creencias en el marco constitucional que rige la libertad de culto y los derechos y libertades fundamentales de toda la ciudadanía dentro de su ámbito privado de actuación.

Pero así mismo MHUEL recuerda y reclama y no dejará de hacerlo que las instituciones públicas y sus cargos representativos en calidad de tales no acudan a dichos actos, que se mantengan neutrales en materia religiosa y reconozcan de una vez por todas que en el ejercicio de sus cargos están representando a la totalidad de la ciudadanía con creencias o sin ellas al amparo del artículo 16.3 de nuestra vigente constitución que consagra el principio de aconfesionalidad del Estado.

Ya no es de recibo, contemplar como el ejército o la benemérita vestida de gala acompañen, escolten o rindan honores a los pasos, que se toque el himno nacional y se ondee la bandera constitucional a imágenes y tallas que están otorgadas con los títulos o rangos de capitán general. Los símbolos son signos de unidad y son de todos sin apropiaciones indebidas y particulares.

El Estado en general y todas sus instituciones al igual que todos los cargos que lo representan tienen que empezar a cumplir y hacer cumplir el principio constitucional de aconfesionalidad del Estado, de lo contrario la llamada Semana Santa española seguirá siendo una fiesta que resta credibilidad a las auténticas y respetables creencias de los católicos y solo se percibirá como un ejemplo de folclore hispano, anacronismo constitucional y termómetro emocional de pasiones y tradiciones caducas y trasnochadas.

José A. García (miembro de MHUEL) | Para AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies