Movimientos  Portada

MHUEL denuncia las inmatriculaciones por parte del Arzobispado de Zaragoza

Unas operaciones que la Iglesia realizó con anterioridad a la reforma de la ley hipotecaria de 1998 que amplió a los templos el campo de los bienes inscribibles, que hasta entonces estaban excluidos taxativamente.
| 17 junio, 2015 17.06

La asociación aragonesa Movimiento hacia un Estado Laico (MHUEL) declaraba ayer que las iglesias zaragozanas de La Magdalena, Santiago el Mayor y San Juan de los Panetes, fueron inmatriculadas por el Arzobispado de Zaragoza acogiéndose al artículo 206 de la Ley Hipotecaria y artículo 304 del Reglamento Hipotecario al igual que la Catedral metropolitana de San Salvador La Seo, como ya informaron desde esta asociación.

Desde MHUEL denuncian que todas estas inmatriculaciones por parte del Arzobispado de Zaragoza, se realizaron con anterioridad a la reforma de la ley hipotecaria de 1998 que amplió a los templos el campo de los bienes inscribibles, que hasta entonces estaban excluidos taxativamente, lo que según esta asociación  “arroja serias dudas sobre la legalidad de su inscripción, dado que el Reglamento Hipotecario excluía la inscripción de templos.

Insisten en no reconocer la legalidad del proceso de inmatriculación y advierten  que la Ley Hipotecaria de 1946 que equipara a la Iglesia Católica como una corporación de derecho público otorgando a los diocesanos atribuciones de fedatarios públicos “entra en una paradoja que a nuestro entender es claramente inconstitucional”

“Sin ningún menoscabo ni acusación hacia la labor y actuación profesional de los registradores de la propiedad, también ponemos en duda jurídica el criterio seguido a la hora de admitir inscripciones registrales dedicadas a culto o uso espiritual” declaran desde MHUEL.

Denuncian también lo que consideran graves irregularidades en torno a estas inmatriculaciones que, según MHUEL, se han realizado “sin título de dominio inscrito o inscribible ‘haciendo constar’ la continuidad de su posesión y dominio pacífico desde tiempo desconocido ‘emitiendo el Arzobispo Elías Yanes’ su propia certificación de dominio, y todo eso, a pesar que hasta la reforma de la Ley Hipotecaria de 1998 impulsada por el Gobierno Aznar, los bienes de culto estaban excluidos de inscripción taxativamente”.

Desde esta asociación aseguran que según los datos que manejan y cotejando las fechas de inscripción, “se puede deducir cierta intencionalidad por parte del Arzobispado de Zaragoza en asegurarse la titularidad de la propiedad de los bienes inmuebles referidos” algo que podría haber sido utilizado para posteriormente proceder a firmar acuerdos de restauración, mantenimiento o explotación siempre con generosas ayudas provenientes de dinero público.

MHUEL recuerda que no es su intención discutir la utilización de estos templos para el culto católico y que en ese caso “la gestión corresponda a las autoridades eclesiásticas”. Sin embargo, plantean que no debería ser así en cuanto a su “disfrute o explotación comercial mercantil”, pues consideran que “siendo monumentos propiedad del pueblo, es el pueblo el que debe disfrutar de su uso y de los beneficios que de ellos se deriven”. Recuerdan que esta problemática no ocurre con los gastos ocasionados por la construcción, rehabilitación y mantenimiento de los mismos, pues estas labores sí se realizan con dinero público.

Esta asociación insta a los nuevos poderes públicos a que trabajen, dentro de sus competencias y atribuciones, para el regreso de estos bienes del común a la titularidad pública “de donde no tendrían que haber salido nunca” y critica la pasividad, despreocupación o ignorancia interesada de anteriores responsables públicos “por no defender el patrimonio común público y admitir o dar por bueno el privilegio que asiste y otorga la Ley Hipotecaria a la Iglesia Católica para inmatricular bienes de dominio público o de uso religioso”.

Templos inmatriculados

La Iglesia de Santiago el Mayor fue inmatriculada por el Arzobispado de Zaragoza en 1987, destinada a fines espirituales según detalla certificación registral. Antiguo convento de San Ildefonso abandonado por la desamortización de Mendizábal en 1835. En 1848 adquiere nueva función como templo de un hospital castrense. Convertida en 1902 en la sede de la Parroquia de Santiago cuya Iglesia había sido derribada con anterioridad. Es uno de los exponentes del Barroco zaragozano. Declarada BIC y PAC, recibió ayuda privada y pública para su restauración en el año 2000.

La Iglesia de La Magdalena fue la Primera certificación registral negativa, aunque posteriormente recibiría la corrección del Registrador por fallo de ubicación de la finca a positiva. Inmatriculada por el Arzobispado de zaragoza en 1987 para fines espirituales, la iglesia es una de las joyas del arte mudéjar aragonés y máximo exponente en Zaragoza. En la actualidad permanece cerrada al público para culto y visitas desde hace una década. Ha sido Declarada BIC, PAC y Patrimonio artístico por la UNESCO. Fue sometida a un proceso de restauración en dos fases, 2002-2003 y 2003-2007, que recibió la aportación de la CAI, en torno al millón de euros , el Arzobispado con otro millón de euros, y el Gobierno de Aragón que pondría tres millones de euros, además de la colaboración del Ministerio de Fomento. En la actualidad continúa cerrada.

La Iglesia de San Juan de Los Panetes fue Inmatriculada por el Arzobispado de Zaragoza en 1989, destinada al cumplimiento de fines espirituales de la misma según consta en ficha registral. Declarada BIC y PAC, es uno de los exponentes del Barroco aragonés, y que despierta gran interés por la inclinación de su torre. Ha recibido cuantiosas e imprecisables ayudas públicas, sobre todo en el periodo de la remodelación general de la Plaza de las Catedrales.

17 junio, 2015

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR