Mentiras, exceso y titulares

Aun a riesgo de repetirnos, no podemos dejar de narrar como el exceso y la mentira son los ingredientes del espectáculo que buena parte de los medios de comunicación ofrecen a la población que ya parece acostumbrada a digerir la mayor inmundicia sin mostrar el menor reparo. En lo que a lo medioambiental se refiere la cosa está peor si cabe, porque la simple mención del termino "ecológico, sostenible, renovable o respetuoso con la naturaleza", enmascara perfectamente cualquier arbitrariedad que en estos últimos años, son legión. Como prueba, un pequeño paseo por los titulares de prensa: “Las organizaciones medioambientales denuncian …

jesús samperiz

Aun a riesgo de repetirnos, no podemos dejar de narrar como el exceso y la mentira son los ingredientes del espectáculo que buena parte de los medios de comunicación ofrecen a la población que ya parece acostumbrada a digerir la mayor inmundicia sin mostrar el menor reparo.

En lo que a lo medioambiental se refiere la cosa está peor si cabe, porque la simple mención del termino "ecológico, sostenible, renovable o respetuoso con la naturaleza", enmascara perfectamente cualquier arbitrariedad que en estos últimos años, son legión.

Como prueba, un pequeño paseo por los titulares de prensa:

Las organizaciones medioambientales denuncian ante las Comisarías europeas la destrucción del Pirineo aragonés”

Pese a esta señal de alarma, a nadie se le altera el pulso porque al mismo tiempo, se asegura que la unión de estaciones de esquí de Candanchú, Astún y Formigal en proyecto o la ampliación de la de Cerler, ya ejecutada en parte, traerán muchos puestos de trabajo y la continuidad del negocio inmobiliario. Solo algunos medios digitales se extenderán en que estos proyectos previstos en zonas de alta montaña de alto valor natural, son totalmente contradictorios con los protocolos establecidos por la Comisión Europea para la adjudicación de los Fondos Next Generation. No faltarán ayuntamientos, comarcas y diputaciones que, fieles a su habitual práctica clientelar, favorecerán el negocio de los promotores  y mostrarán su mejor rostro de defensores del territorio.

En esa misma zona de la montaña aragonesa:

La histórica estación de Canfranc: de joya del patrimonio público a hotel de 5 estrellas gran lujo”

Al redactor no parece importarle si el objetivo de la estación, que debería haber sido el de articular el tráfico ferroviario con Francia, no se alcance ni de lejos. En ese aspecto nada ha cambiado desde que se hundiera el puente de L'Estanguet. De momento, la estación se ha convertido en un hotel de lujo de cinco estrellas propiedad del grupo Barceló al que paradójicamente, sus clientes llegarán en coche. Su propietario, el Gobierno de Aragón, ha cedido la explotación del edificio al grupo hotelero durante 69 años a cambio de 25,4 millones de euros, 370.000 euros al año que no van a cubrir el total del coste de las obras.

Otro titular de prensa nos cuenta:

El túnel de trasvase a Mularroya requiere un tratamiento especial de 8,1 millones de euros”

El medio que lo publica, además de recordar un gasto anterior de 7 millones para rescatar la tuneladora que había quedado atrapada debido a las alteraciones producidas al acuífero de Alfamén, justifica que estos otros 8,1 son necesarios para continuar con las obras del túnel e "impermeabilizar definitivamente el túnel y evitar los flujos hacia y desde el freático".

El hecho de que este trasvase sirva para el crecimiento de la agricultura industrial de una zona de la provincia de Zaragoza a costa de la destrucción de su vecina no parece incomodar al redactor que por saber, debería saber también los procesos judiciales que han desautorizado ese proyecto y tal vez, podría extrañarse un poco de los sobrecostes que esa burrada medioambiental empieza a acumular. Parece que esta obra llevara camino de convertirse en otro Embalse de Yesa que, en donde se juntan las provincias de Zaragoza, Huesca y Navarra  camina a multiplicar por 5 su presupuesto sin que ninguno de cuantos políticos han abundado en este desvarío parezca alarmarse mucho de este despilfarro de dinero de todos. Y eso que alguno como Jaume Matas, ha tenido tiempo para reflexionar en la cárcel a donde le llevó su habilidad en la gestión de los fondos públicos.

Pero ante el mito del agricultor sediento y la sonrisa de la “EspañaVacia”, ¿qué puede importar la verdad cuando la mentira es mucho más estética y además da muchos más votos?

Y cambiando un poco de tema:

Familias de la oligarquía se embolsan millones de euros en ayudas agrarias para sus cotos de caza”

Según parece diez de las más importantes fincas cinegéticas de la España Cañí, propiedad de linajudos apellidos como Botín, Finat, Abelló,.. se llevaron 6,2 millones de euros en subvenciones públicas de la PAC y autonómicas. Más dinero de todos para esos pocos de siempre que saben como mover, no solo sus capitales sino también sus provincias.

Pero no todos los titulares son tan desesperanzadores, también leemos:

España impulsará el debate sobre la creación de una tasa climática a los megarricos aprovechando su presidencia de la UE”

De momento solo es una posibilidad y parece que Teresa Ribera considera que el impuesto promovido por un grupo de economistas franceses es una “idea interesante e innovadora”, aunque admite que se deben resolver las “dificultades para su aplicación”.

Solo con los esperpentos en que hemos visto sumergirse a la derecha y a la torcida española cuando se amenazan, aunque sea de lejos, los privilegios de las oligarquías, los empresarios modélicos y la banca nacional, podemos augurar que esta propuesta no lo tendrá fácil para abandonar el platónico mundo de las ideas.

Y ya que estamos con la transición ecológica de Teresa Ribera, no hace mucho que un titular recogía:

España cumple el límite de amoniaco que desbocaron las macrogranjas porque eleva el nivel permitido”

Según parece, el estreno este año de un nuevo umbral, un 30% superior al anterior, permite que, por primera vez, el país quede por debajo del tope marcado por la normativa. De seguir ese ejemplo bastaría bajar las cifras del coeficiente intelectual y así aumentaría el índice de superdotados en España, aunque esa habilidad aritmética no vaya a evitar que España siga pagando un importante peaje de contaminación del aire y el agua por convertirse en el jardín del Edén del porcino mundial.

No acaba de contemplar el artículo porqué el amoniaco ha sido el mayor frente de la lucha del gobierno para demostrar que se cumplían las emisiones de gases a la atmósfera. Por eso obligó a cambiar las técnicas de aplicación agraria de los purines que, por cierto, no se cumplieron durante años porque las comunidades autónomas determinaron su aplazamiento.

En las nuevas explotaciones, las Mejores Tecnologías Disponibles que imponen las Autorizaciones Ambientales Integradas inciden mucho en las medidas para las emisiones de amoniaco aunque luego no se arbitran medios para comprobar si se cumplen. El ministerio estableció un programa para el cálculo de las emisiones de amoniaco de las explotaciones, pero estos cálculos son teóricos, porque no se miden normalmente en la atmósfera y sus consecuencias en la acidificación atmosférica son a largo plazo y por tanto de difícil evaluación y seguimiento. No falta quien piensa que todo esto es una forma de evitar la cruda realidad de los nitratos que ese no es teórico, porque la contaminación de las aguas es perfectamente cuantificable. Parece que mientras se hable de amoniaco y de lo bien que lo hacemos con él, no se habla de nitratos que es algo de lo que nadie puede presumir y que cada día amenaza más el buen estado de las masas de agua de todo el país.

Hay que saber que las medidas para el control de los nitratos obliga necesariamente al de los vertidos y, en consecuencia a que las granjas no estén tan concentradas, a que la aplicación agrícola de los estiércoles sea adecuada y controlada o a que se realicen procesos (nada baratos) de tratamiento que, en cualquier caso podrían admitirse como forma de resolver un problema existente, pero nunca como una justificación para el crecimiento del sector. Pero todo eso es contrario al desarrollo de la ganadería industrial y especialmente, del sector porcino que no quiere gastarse ni un euro en unos residuos cuya gestión cae, una vez más, en la esfera del gasto público.

Decir algo que perjudique al sector porcino sigue siendo tabú, tanto en el ministerio de agricultura como en la mayoría de las autonomías que apoyan su ineficacia y falta de control sobre el silencio de una población temerosa ante cualquier cambio que les haga pasar de Guatemala a Guatepeor.

Eso si, para distraer la atención del personal, en los informativos de todos los medios crece día a día la espuma mediática sobre los políticos de Ciudadanos que se pasarán al Partido Popular, las perennes desavenencias de los miembros del gobierno de coalición con su toque "Sálvame de Lux" o las últimas rebatiñas entre los grupos de la torcida española y los distribuidores más acreditados de la caspa informativa española.

Mientras la gente se entretiene con el circo parece que se olvidan de que los promotores del espectáculo les están dejando sin pan.

De las, mal llamadas energías renovables y sus repercusiones en eso que se ha dado en llamar "Españavacia", hablaremos otro día.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies