¡Menos lobos señora Rudi, menos lobos presidenta!

No nos cansamos los ciudadanos de denunciar la gran brecha que existe en nosotros y los políticos que nos gobiernan. Tan alejados se hallan de nuestros problemas, vidas y preocupaciones que parece mismamente que viviéramos en mundos “para lelos”. Si, para lelos, permítanme este juego de palabras, pues de esta manera nos quieren hacer sentir cada vez que de sus "boquitas" salen frases pretendidamente lapidarias y parrafadas dignas de figurar en anales y libros del tipo “Las mil mayores estupideces dichas por políticos españoles en el ejercicio de su cargo”. Ahí dejo una más, recién largada por la presidenta Rudi, …

No nos cansamos los ciudadanos de denunciar la gran brecha que existe en nosotros y los políticos que nos gobiernan. Tan alejados se hallan de nuestros problemas, vidas y preocupaciones que parece mismamente que viviéramos en mundos “para lelos”.

Si, para lelos, permítanme este juego de palabras, pues de esta manera nos quieren hacer sentir cada vez que de sus "boquitas" salen frases pretendidamente lapidarias y parrafadas dignas de figurar en anales y libros del tipo “Las mil mayores estupideces dichas por políticos españoles en el ejercicio de su cargo”.

Ahí dejo una más, recién largada por la presidenta Rudi, deseosa sin duda de tomar el relevo a Esperanza Aguirre en quedarse sola cada vez que abre la boca. Nada que ver con la ya expresidenta, “La Espe”, dicharachera ella y lenguaraz. La nuestra es de sobra conocida por ser sosa hasta la exasperación y más modorra e inexpresiva que una piedra. A lo que iba, esta es la parrafada de marras que espetó durante el debate del estado de la comunidad aragonesa: «Esta es la legislatura de la rebelión social contra la resignación, y a favor de una nueva manera de hacer política. Ese es nuestro mandato, liderar desde las instituciones la rebelión de los aragoneses contra la crisis económica, social y política».

Imaginen la cara que se les quedó a los diputados de la oposición presentes en la Sala de la Corona. Una mezcla entre la indignación de unos y el cachondeo de otros que desde hace meses denuncian la inacción y la parálisis del gobierno de Aragón. Por no hablar de los aragoneses a quienes Luisa Fernanda pretende liderar en la rebelión. Se ofrece a acaudillar la madre de todas las revoluciones, cuando precisamente es a ella a quien van dirigidas nuestra indignación, hartazgo, y rebelión por sus continuas medidas, recortes de derechos y libertades y puesta en práctica de los salvajes e inhumanos mandatos que llegan de Madrid y de allende nuestras fronteras.

Parece que nuestra presidenta se apunta no solo a la austeridad más absoluta, a las políticas más neo liberales; los recortes salvajes en la educación pública que dejan a miles de niños sin becas de comedor y libros; al despido de miles de docentes con la consiguiente masificación de las aulas, o al de otros cientos, -por ahora- de trabajadores de la Sanidad aragonesa, que traerán cierres y recortes en plantas de hospitales y ambulatorios. Ahora ha decido convertirse en la abanderada de la revolución social de Aragón y llama a todos los aragoneses a secundar esa pretendida rebelión ante la crisis y la resignación galopante que intuye en todos nosotros.

Ante tamaña desfachatez unas cuantas preguntas me corroen y me dejan insomne: ¿Va la señora Rudi a salir a la calle, pancarta en mano, codo con codo con los miles de ciudadanos que estamos hasta el moño, -por no decir una barbaridad-, a protestar y reclamar por ejemplo el diálogo con la consejera de Educación, liderando las protestas de la Marea Verde y propiciando como medida de presión la dimisión de los directores de los centros escolares? O tal vez prefiera centrar sus protestas y ejercer ese liderazgo con los trabajadores sanitarios que han visto como sus sueldos mermaban en igual proporción y cantidad a la que aumentaban su horas de trabajo o la pérdida de sus derechos laborales. O porque no, puede meterse en terrenos más escabrosos y poco caros a su partido como son liderar protestas ante Madrid en temas como el carbón, el trasvase del Ebro, las obras hidráulicas, las energías renovables, la unión de estaciones en el Pirineo, Castanesa, los transgénicos, el modelo de desarrollo de esta Comunidad, su alianza con el PAR, los impuestos a las grandes fortunas, los desahucios, el mercado laboral, los parados, la pobreza, el IVA, etc...

Esas son algunas, hay muchas más, de las cuestiones que nos hacen mover, protestar y rebelarnos a los aragoneses. Dudo mucho que la señora Rudi entienda, comprenda o simplemente comparta las inquietudes que como ciudadanos y personas sentimos. La rebelión social solo puede emanar del pueblo soberano, y el pueblo aragonés en estos momentos de su historia se encuentra a años luz de políticos como la presidenta de la Comunidad de Aragón.

Así que ¡Menos lobos señora Rudi, menos lobos presidenta!.

Maribel Martínez | Para AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies