Más magra

No hay nada como un buen pan con tomate, un chorrito de aceite de oliva, una pizca de sal con un buen plato de jamón, si es de Teruel, aun mejor.  En mi infancia era sinónimo de merienda, en mi madurez, lo acompaño con un vasito de vino tinto y un buen queso de oveja. No soy la única, 66,3% de los españoles elijen el jamón de Teruel, pasando a ser la tercera denominación más conocida en el país tras Jabugo y Guijuelo. Para un buen jamón, hace falta un buen cerdo, LargeWhite y Landrace de línea materna, Duroc de …

enamorada España

No hay nada como un buen pan con tomate, un chorrito de aceite de oliva, una pizca de sal con un buen plato de jamón, si es de Teruel, aun mejor.  En mi infancia era sinónimo de merienda, en mi madurez, lo acompaño con un vasito de vino tinto y un buen queso de oveja. No soy la única, 66,3% de los españoles elijen el jamón de Teruel, pasando a ser la tercera denominación más conocida en el país tras Jabugo y Guijuelo.

Para un buen jamón, hace falta un buen cerdo, LargeWhite y Landrace de línea materna, Duroc de línea paterna y buenos cuidado para que el cerdo crezca en el buen medio. Según mi marido, por su experiencia en la ganadería porcina, los cerdos son animales que, a pesar de ser resilientes, se estresan fácilmente afectados por cambios en ambientes y clima. Me dice que es muy importante tenerlo en cuenta para garantizar la producción de carne de calidad.

Desde hace décadas se estudia el comportamiento del ganado en beneficio de su explotación. Un animal estresado no solo se refleja en el producto final, como en la calidad de un jamón; sino también en su comportamiento, en el número de crías por madre; la lactancia; su inmunología respeto a enfermedades, e incluso su muerte.

Numerosas investigaciones han sido realizadas en beneficio de las explotaciones ganaderas. Sus descubrimientos han mejorado la calidad de vida de los animales mientras han aumentado su producción. Múltiples se concentran en el ámbito acústico. La Universidad de Santiago de Compostela indica que los sentidos del oído y el olfato prevalecen en el porcino, mientras la vista tan solo complementa. Razón que puede explicar el stress que un cerdo siente con el cambio de ruido o por continuos sonidos. En junio 2019, un estudio publicado en Royal Society Interface ratifica que, para saber si un animal sufre, hay que poner el oído. Las investigaciones se han llevado cabo desde los 1950, más recientemente científicos se han concentrado, debido a la expansión de las centrales eólicas en superficies dedicadas a la agricultura y la ganadería, en los efectos que estas tienen sobre las explotaciones.

A menudo, en los informes presentados en las solicitudes de centrales eólicas uno puede leer que estas no tienen ningún efecto sobre el ganado, o los mamíferos terrestres. Me consta sin embargo que a veces, se decide omitir las partes que menos les conviene. Científicos distinguen entre ruido, lo que se puede oír, de sonidos, lo que está por debajo del espectro audible, también llamados infrasonidos. Si nos fijamos en los ruidos, las turbinas eólicas no deberían tener efectos sobre la producción de un buen jamón. Una granja no es el ambiente más silencioso, con ruidos entre 50dB y 70dB según un estudio alemán, lo que está por encima, según datos dados por las empresas, del ruido emitido por una turbina, 35-55dB. Sin embargo, si nos fijamos en los infrasonidos vemos que una central eólica si produce infrasonidos; los que ocasionan gran stress en los animales, con su acompañado detrimento.

En Polonia, los cerdos ni llegan a su peso ideal, ni su carne es de la calidad habitual tras la instalación de las centrales eólicas. Así lo confirma Karwowska. M. quien ha establecido la relación entre la calidad de la carne porcina y la distancia que separaba las granjas de las turbinas. El estudio se basa en distancias de hasta 1km para eólicas de 2MW, potencia mucho menor de los 5,5MW de las turbinas incluidas en los proyectos presentados en Teruel, con centrales de hasta 45MW.

La industria del jamón denominación de origen, contando con 158 granjas inscritas; 33 secaderos, 20 salas de envasado, 9 fábricas de piensos, 9 salas de despiece y 8 mataderos, es un pilar básico para una buena parte de la provincia de Teruel, moviendo del orden de 130 millones de euros al año, generando unos 100 millones de euros en la cadena de producción, desde la granja hasta la entrada de las piezas en el secadero.

¿Yo me pregunto desde mi humilde posición, a quien podría importarle si la ganadería de nuestra provincia sufriera?

En Polonia los cerdos no engordan y producen carne de mala calidad; en Portugal caballos lusitanos desarrollan problemas flexurales; en Canadá emús se vuelven agresivos; en América, en granjas separadas hasta 80km, gallinas no ponen huevos y los polluelos nacen malformados; en Australia los ovinos presentan dificultad en el parto, un rebaño de ovejas merinas cercano a aerogeneradores, aumenta del 15 al 37%  los falsos partos, perros pastores se niegan a hacer su trabajo y se escapan de sus perreras; en Alemania la gestación de las vacas se dificulta.

En Francia, en explotaciones próximas a centrales eólicas se detectan los mismos efectos en vacas lecheras de diferentes explotaciones cerca de eólicas o líneas de evacuación. La producción de leche baja dramáticamente, y es menos calidad, sufren enfermedades, y se mueren. En dos granjas de Nozay, se contabilizan, desde 2012 hasta 2020, 400 muertes de vacas lecheras sin explicación alguna. Los rebaños de animales enfermos mejoran en los días que las centrales paran. En febrero 2021, los Ministerios de Transición Ecológica y de Agricultura y Alimentación franceses ordenan 10 días de paro de la central eólica, una investigación comienza tras el decreto del juez.

Un ganadero, se enfrenta a márgenes muy bajos entre lo que determina si su explotación es viable, o no. En estos momentos en que la industria cárnica en Teruel tiene datos favorables a corto y medio plazo, con una evolución al alza, ¿a quién vamos a dar el beneficio de la duda? ¿En qué manos va a estar el futuro del jamón de Teruel y de la ganadería que sustenta numerosas familias en los pueblos de Teruel mientras se ocultan datos?  A ver, si será por algo por lo que hay quien deja los secaderos por vientos frescos.

Los animales no escuchan propaganda, ni leen noticias, ni ven la televisión, non son pacientes de campañas y aun, nos demuestran que sufren un vasto rango de patologías no explicables, que mueren súbitamente, o nacen con numerosas malformaciones. La evidencia ofrecida por numerosos estudios debe ser tenida en consideración. No sea que hagamos como el avestruz escondiendo la cabeza bajo tierra para no ver lo que se avecina. La masificación no siempre es positiva.

Que no sea el jamón de Teruel el que sufra, no sea que acabe como el dedo de un guante. Continuemos con el buen saber hacer, produciendo un jamón excelente.


Ref. * The effect of varying distances from the wind turbine on meat quality of growing-finishing pigs ̴ Małgorzata Karwowska1– Department of Meat Technology and Food Quality, University of Life Sciences in Lublin

* Deformação flexural adquirida da articulação interfalângica distal em poldros̴ ̴Teresa Margarida Pereira Costa e Curto – Universidade técnica de Lisboa Faculdade de Medicina Veterinária

* État des élevages à proximité du parc éolien des Quatre Seigneurs en Loire-Atlantique, publié le 9 février 2021 (modifié le 10 février 2021) ̴ Ministère de la Transition Écologique

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies