Ecología

Más de 1.500 animales han pasado por L’Alfranca en lo que llevamos de año

Los Agentes para la Protección de la Naturaleza han participado hasta la fecha en 1.000 de esas intervenciones. Asimismo, aumenta la colaboración ciudadana con más de 500 llamadas solicitando el rescate de algún animal.
| 18 septiembre, 2017 07.09
Más de 1.500 animales han pasado por L’Alfranca en lo que llevamos de año
Ejemplar de buho chico rescatado en Remolinos.

El trabajo llevado a cabo por los Agentes de Protección de la Naturaleza y el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de L’Alfranca es fundamental para preservar la fauna en el territorio aragonés. De los 1502 animales ingresados hasta la fecha en el centro, 823 llegaron vivos y de ellos han sido recuperados y puestos en libertad 349 (un 42%), mientras que permanecen hospitalizados con buenas perspectivas 160 (un 19%). Además, 679 animales ingresaron ya muertos para practicarles una necropsia y determinar la causa de la muerte.

La mayoría de los rescates se producen en los meses de verano como consecuencia del abandono de los nidos y las madrigueras de los ejemplares jóvenes nacidos durante el año,  con mayor actividad y densidad de la población. Los animales más rescatados son las aves, que suponen el 75% del total, siendo las más numerosas las rapaces y las cigüeñas.

El centro se encarga de recuperar a la fauna silvestre y, en principio, no recoge animales exótico  salvo en casos raros o cuando se trata de una especies protegidas a nivel internacional. Durante este año se ha dado uno de estos casos excepcionales por tratarse de un ave que no habita en Aragón, siendo una especie en peligro de extinción a nivel mundial. Se trata de un ejemplar de águila imperial ibérica (Aquila adalberti), que tiene en la península su único reducto. El ave llegó con un grave politraumatismo pero respondió al tratamiento y pudo ser liberada, equipada con un emisor GPS que permite conocer su paradero en cada momento. Desde su liberación en Tarazona a principios de julio, ha ido hasta Segovia y ha vuelto, y actualmente se mueve entre la cordillera Ibérica y el valle del Ebro, en territorio zaragozano.

Los APNs recogen, allí donde se encuentren, a los animales salvajes accidentados y en dificultades para trasladarlos al centro de recuperación. En ocasiones, se encuentran en lugares de difícil acceso, a los que tienen que acceder escalando o suspendidos con cuerdas y el rescate puede prolongarse varias horas. En Aragón trabajan 350 Agentes para la Protección de la Naturaleza.

Cabe destacar, que de los 1500 casos, en más de 500 se pudo producir el rescate gracias a la colaboración ciudadana. Una cifra que aumenta año tras año.

Desde la Dirección General de Sostenibilidad, se recuerda a los ciudadanos, que es peligroso manipular fauna salvaje, ya que los animales pueden defenderse y transmitir enfermedades o se dañarse a sí mismos. Asimismo, se agradece la colaboración y se recuerda que el modo más rápido de prestar ayuda a un animal salvaje en dificultades, es llamando al teléfono 112 «SOS Aragón», desde donde se moviliza a los APN más cercanos.

18 septiembre, 2017

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR