Mariano Malón: "77 años después por fin ha vuelto"

La Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica ha anunciado el hallazgo de los restos de una de las dos hermanas que buscaban en los trabajos arqueológicos de localización y exhumación de las vecinas de Uncastiello Rosario y Lourdes Malón Pueyo, asesinadas el día 20 de agosto de 1936 por un grupo de falangistas en el paraje de las Peñas de Santo Domingo (Longars - Cinco Villas), cuando intentaban escapar de la cueva donde estaban refugiadas junto a su padre Francisco Malón Gil y su hermano Mariano Malón Pueyo. La madre, Francisca Pueyo Prat, había sido fusilada unos …

Exhumación de Charata, el pasado mes de noviembre en Longars, de los restos de las hermanas Malón. Foto: Charata
Foto: Charata
Charata encuentra los restos de una de las dos hermanas Malón -asesinadas por el fascismo- en los trabajos de localización y exhumación en Longars. Foto: Charata

La Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica ha anunciado el hallazgo de los restos de una de las dos hermanas que buscaban en los trabajos arqueológicos de localización y exhumación de las vecinas de Uncastiello Rosario y Lourdes Malón Pueyo, asesinadas el día 20 de agosto de 1936 por un grupo de falangistas en el paraje de las Peñas de Santo Domingo (Longars - Cinco Villas), cuando intentaban escapar de la cueva donde estaban refugiadas junto a su padre Francisco Malón Gil y su hermano Mariano Malón Pueyo.

La madre, Francisca Pueyo Prat, había sido fusilada unos días antes en Luesia junto a otros vecinos de Uncastiello, mientras que su padre Francisco Malón Gil murió muy poco tiempo después de agotamiento y de dolor tras haber asistido a los asesinatos de su mujer en Luesia y de sus dos hijas en Santo Domingo. El único superviviente de la familia, Mariano Malón Pueyo alcanzó la zona de Uesca, leal a la República, y combatió hasta el final de la Guerra Civil en la 127 Brigada Mixta, conocida como la “Roja y Negra”, siendo posteriormente condenado a un año de prisión y a cumplir servicio durante tres años en un Batallón de Soldados Trabajadores Penados. Finalmente se estableció como colono en Pinsoro (Exeya d´os Caballers).

Javier Ruiz, miembro de Charata y director de la excavación, mostraba a AraInfo la "tremenda alegría" de todos los miembros del equipo arqueológico de Charata y de los tres sobrinos de las víctimas e hijos del único superviviente -Mariano Malón Pueyo-, Mariano Malón y sus hermanos, Paco y Lourdes, al conocer el descubrimiento.

Los trabajos comenzaron el pasado sábado. A pesar del mal tiempo sobre la cumbre de Santo Domingo, a más de 1.500 metros de altitud, se pudo realizar la exploración a una zona de 400 metros cuadrados, en la pradera situado en la parte más alta de la montaña al lado de la ermita, lugar donde habían señalado los testimonios orales y la documentación escrita recabada por miembros de Charata.

El georradar detectó en esa zona una anomalía en el terreno. Era la primera señal. Después de marcar el lugar "se pudo picar un poco", señala Ruiz, pero "tuvimos que dejarlo" por el clima "horroroso" del sábado. El lunes por la tarde el equipo de Charata, con un tiempo mucho más agradable, pudo realizar sin problemas la excavación y exhumación de los restos mortales de una de las dos hermanas que encontraron justo donde indicaba el georradar.

La alegría de Mariano, Lourdes y Paco, los sobrinos de las hermanas Malón Pueyo, al recibir la noticia fue "enorme", tal y como nos relata Javier Ruiz. "77 años después por fin ha vuelto", exclamó Mariano ante la emoción de todas las personas reunidas en la casa familiar que aún conservan en Uncastiello.

"Todo ha ido de cara", declaraba Javier Ruiz a esta achencia mostrando su satisfacción por el transcurrir de las jornadas de localización y exhumación. Ruiz tampoco ha querido olvidar la importante colaboración de todas las personas que han ayudado a llevar a cabo los trabajos y en especial a la familia Malón por el recibimiento, mostrándoles su agradecimiento en nombre de todo el equipo de arqueólogos y de Charata. Además están pendientes de recibir las ayudas solicitadas a la comarca de las Cinco Villas y al ayuntamiento de Uncastiello.

Algunas versiones orales señalaban la posibilidad de que los dos cuerpos estuvieran juntos, algo que Charata ya ha descartado. Debido a que los permisos de Patrimonio y de los propietarios llegaron con algo de retraso -a mediados de octubre, cuando el deseo de la asociación era comenzar en septiembre- y "viendo las fechas en las que estamos y a 1.500 metros de altura", Charata da por finalizada esta primera fase. En primavera "tenemos previsto retomar el trabajo para intentar localizar a su hermana, posiblemente en el área de la cueva", explica Ruiz. Los restos encontrados están pendientes de estudio y del informe antropológico de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies