Economía

Marea Blanca y la PACD critican a la DGA por publicar en el BOA su respuesta a las alegaciones del Hospital de Alcanyiz

Marea Blanca y la Plataforma por la Auditoría Ciudadana de la Deuda en Aragón han hecho público un manifiesto donde denuncian la «marcha atrás» que el Gobierno de Aragón ha realizado respecto a la privatización de los servicios de Esterilización, Gestión Auxiliar (Celadores), Telefonía, Lavandería y Lencería, Gestión del Personal Administrativo y Servicio de Almacén...
| 9 septiembre, 2014 13.09
Foto: @sarajulvez

Foto: @sarajulvez

Marea Blanca y la Plataforma por la Auditoría Ciudadana de la Deuda en Aragón han hecho público un manifiesto donde denuncian la «marcha atrás» que el Gobierno de Aragón ha realizado respecto a la privatización de los servicios de Esterilización, Gestión Auxiliar (Celadores), Telefonía, Lavandería y Lencería, Gestión del Personal Administrativo y Servicio de Almacén y Distribución.

A juicio de estas organizaciones el Gobierno aragonés «ha demostrado que la Consejería de Salud estaba privatizando algunos servicios sanitarios, contrariamente a lo manifestado hasta ahora. Ha demostrado que cuando el pueblo se expresa, cuando el ciudadano opina, cuando la sociedad aragonesa se une en una movilización ciudadana, eso tiene su efecto».

«Lamentamos -añaden- que ese efecto esté empañado por la oportunidad electoralista de esta acción, una estrategia política para no generar más oposición entre la ciudadanía y de acallar todas las voces que critican los recortes sociales; no olvidemos que el próximo año se celebran elecciones».

Lamentan también, «la falta respeto y de rigor democrático, la desfachatez, soberbia y prepotencia demostradas por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón, y por ende su máximo responsable el señor Oliván».

Tampoco se olvidan «del señor Ángel Sanz Barea», Gerente del Servicio Aragonés de Salud que «firma el insulto a la ciudadanía que representa el responder 11.000 alegaciones por parte de particulares y diversas organizaciones sociales, políticas y sindicales, mediante el BOA».

Las dos organizaciones opinan que se ha realizado «intencionadamente» para «acelerar el proceso encaminado a convertir la sanidad aragonesa en un negocio».

«Intencionadamente -continúa el manifiesto-, por que saben que tenían que haber atendido individualmente todas las reclamaciones por ser de distintos ciudadanos o entidades, por tener suficiente peso y por merecer un estudio más riguroso por parte del ejecutivo. Escudándose descaramente en la economía del procedimiento (la cual echamos de menos en el proyecto) e hipócritamente en el interés publico».

En este sentido, desde la Plataforma por la Auditoría de la Deuda (PACD) y Marea Blanca «en modo alguno» consideran respondidas, por parte de la Consejería de Sanidad, «nuestras alegaciones» en su publicación en el BOA de fecha 5 de septiembre.

Además, denuncian que el Proyecto de Construcción y Gestión Público-Privada del Nuevo Hospital de Alcanyiz sigue suponiendo un «sobrecoste de más de 120 millones de euros para la ciudadanía aragonesa», produciéndose este sobrecoste «simplemente derivado de la estructura financiera privada del mismo ahorro que se conseguiría si el proyecto fuera público 100%».

«Creemos que este sobrecoste sólo viene motivado por el hecho de que si se realiza totalmente público, la inversión computaría como Deuda Pública ‘oficial’ y si se lleva a licitación, los compromisos de pago futuros, que suponen una Deuda de facto, no se consideran como tal. Es decir, la motivación de la Licitación es puramente de ‘carácter político’ y no técnico, ni económico, ni financiero», aseveran.

Según el manifiesto hecho público, la sociedad aragonesa «tiene que estar alerta», pues «la obcecación por la Consejería de Sanidad de seguir con el proyecto de construcción del hospital de Alcamyiz continúa, ignorando alegaciones y la opinión de las y los aragoneses», de tal manera que «sólo nos hace pensar una pregunta: ¿Cuál es el motivo de esa actitud?».

«Aunque el señor Sanz no lo diga -agregan-, se sigue privatizando pues, la cocina y los servicios técnicos quieren cederlos a la empresa adjudicataria». Siendo estos servicios «indispensables» para los hospitales. «No nos extraña que quiera privatizar las cocinas del hospital de Alcanyiz, pues les recordamos que el señor Sanz fue el responsable entre otras de la privatización de las cocinas hospitalarias del servicio navarro de Salud, suponiendo esta privatización para el pueblo navarro un desastre», apostillan.

«Pero no acaba aquí la cosa, la calidad del servicio es desastrosa, desde enero de 2013 las quejas han sido constantes, tan constantes que en mayo de 2014 eran 2.322. Un 60% de ellas por la mala calidad de la alimentación. El primer escándalo fue la detección de restos fecales en la comida, recuérdenlo», subrayan en el manifiesto.

«No queremos esto en Aragón. Este modelo de construcción y gestión hospitalaria ha fracasado allá donde se ha implantado y no es más eficaz ni más barato que la Sanidad Publica». Por ello exigen que la construcción del nuevo hospital de Alcanyiz sea 100% pública, y «estaremos ahí en todo momento», para «intentar garantizar» que las más de 11.000 alegaciones presentadas por la ciudadanía «tengan su respuesta», y «para ellos la única respuesta posible es que el futuro hospital de Alcanyiz sea 100% público».

Marea Blanca y la PACD también han mostrado su agradecimiento a «todos los ciudadanos y ciudadanas» por el apoyo que «recibimos, seguimos recibiendo y que siempre necesitaremos». «Gracias por demostrar la indignación social de la población aragonesa contra las medidas de recorte, desmantelamiento y privatizaciones que sufre la sanidad aragonesa», concluyen.

9 septiembre, 2014

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR