Marca CE y sin roles de género: los consejos de UCARAGÓN para una compra responsable de juguetes

En estos días en los que se dispara la compra de regalos esta Asociación de Consumidores y Usuarios ha querido lanzar algunos consejos a la hora de elegir qué juguete es el mejor

Marca
Foto: Vanessa Bucceri.

La compra de juguetes se incrementa exponencialmente en Navidad, por eso desde UCARAGÓN han lanzado una serie de consejos. La realización de un consumo responsable, económico y seguro en estas compras, que evite los roles de género, son parte de nuestras recomendaciones.

La Navidad es la época del año de mayor venta de juguetes, por eso desde UCARAGÓN instan a extremar las precauciones. Por un lado, recomiendan guardar el ticket de compra por si es necesario realizar cambios y devoluciones, o alguna reclamación.

Por otro lado, antes de efectuar la compra es importante informarse en el establecimiento de la política de devoluciones, así como de las condiciones de venta en general.

Además, desde UCARAGÓN instan a realizar un consumo responsable en la compra de juguetes, así como a comprar productos seguros que lleven la marca “CE”, que no tengan características, roles y estereotipos de género y, sobre todo, que sirvan de entretenimiento y diversión para la población menor.

A continuación, una serie de consejos específicos para ayudar en estas compras navideñas:

Juguetes económicos

Es conveniente fijar un presupuesto destinado a juguetes, adaptado a la capacidad económica de la familia. Se puede comparar marcas y precios en distintos establecimientos.

Aprovecha las ofertas, no dejando la compra para los últimos días. El juguete más caro no es el más útil y entretenido. También recomiendan hacer partícipes a las niñas y los niños de un consumo responsable de juguetes.

Educativos, divertidos y apropiados a los gustos y necesidades

El juguete ha de ser educativo, pero también divertido y atractivo. A veces por muy educativo que sea un juguete, puede resultar aburrido. Lo que es primordial tener en cuenta los gustos y necesidades de los y las menores y ser conscientes de si le aporta beneficios, o si va a acabar arrinconado en un armario.

Evita juguetes que fomenten comportamientos sexistas, bélicos o consumistas o que haya que completar en un futuro.

Elige el juguete adecuado a la edad y gustos de cada menor, no de los o las progenitoras. “Si un papá quiere una maqueta de tren o un puzzle de mil piezas puede comprárselo para él, pero no comprarlo para un menor de dos años, que no lo puede disfrutar ni resulta seguro ni apropiado para su edad”, explican desde UCA Aragón.

Habla con tus familiares para evitar comprar juguetes idénticos o similares.

La seguridad de los juguetes

La norma que regula este tipo de productos es el Real Decreto 1205/2011, de 26 de agosto, sobre la seguridad de los juguetes. Un juguete ha de ser seguro, no dañino para la salud del niño o la niña, y ha de cumplir la normativa de seguridad.

Toda la información sobre un juguete viene expresada en el etiquetado, donde se exhibe el marcado CE, la edad apropiada para jugar con él o las advertencias de seguridad de cada juguete. Por ejemplo, en caso de patines, o en el caso de juegos de química las precauciones que hay adoptar en su uso.

Un juguete seguro lleva en su etiquetado la marca CE.

La marca CE

Un juguete seguro es el que lleve en su etiquetado la marca CE, que habrá sido fabricado ateniéndose a las siguientes reglas:

Los juguetes concebidos como un espacio cerrado al que se puede entrar, deben tener una salida fácil de abrir desde el interior.

Los juguetes ideados para usar en el agua deben reducir al mínimo el riesgo de hundimiento y garantizar la estabilidad del menor.

Es necesario incluir un sistema de frenado en todos los juguetes que confieren movilidad.

Las piezas de los juguetes destinados a menores de tres años tienen que tener dimensiones suficientes para evitar que sean tragadas.

No deben contener sustancias inflamables o que se calienten en exceso para provocar quemaduras.

No se pueden utilizar materiales ni diseños cuya inhalación, ingestión o contacto sean lesivos.

Los juegos de química no pueden contener sustancias o preparados que al mezclarse puedan explotar, o resultar inflamables, o causar otros daños.

Los juguetes que funcionan con electricidad no podrán exceder de 24 voltios y los cables conductores han de estar protegidos para evitar descargas.

Los envases y accesorios no deben presentar ningún riesgo de estrangulamiento.

Las indicaciones del envase tienen que estar en castellano para que sean legibles.

Los juguetes que puedan resultar peligrosos para menores de tres años tienen que llevar la inscripción "no es conveniente para niños menores de treinta y seis meses".

Los juguetes que tengan las mismas funciones que aparatos o instalaciones destinados a personas adultas deben llevar la inscripción "¡Atención! Utilícese bajo la vigilancia de adultos".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies