Los vecinos y vecinas de Pueyo de Marguillén y La Puebla del Mon se oponen a la instalación de una granja porcina

La explotación ganadera de porcino de cebo estaría preparada para acoger 1.999 plazas y supondría un grave problema para el abastecimiento de agua de la red de Pueyo de Marguillén. A esto hay que unir los problemas derivados que surgirían al instalar esta granja en una faja de terreno con una pendiente del 9,1% y rodeada de barrancos.

Este pasado jueves, los vecinos y vecinas de Pueyo de Marguillén conocieron que un vecino de Capella había solicitado al Ayuntamiento de Graus una licencia ambiental de actividades clasificadas para una explotación ganadera de porcino de cebo para 1.999 plazas, que se ubicaría en un terreno del término de Pueyo de Marguillén. Concretamente, la granja se instalaría en un lugar donde se hallan varias casa del pueblo y a menos de un kilómetro de Pueyo, y a poco más de un kilómetro de La Puebla del Mon y de la planta embotelladora de Aguas Ribagorza.

Además, la población vecinal de Pueyo no fue notificada desde el Ayuntamiento, lo que acrecentó el malestar en la localidad. “Tras consultar el expediente en las dependencias del Ayuntamiento, donde está depositado el proyecto de granja para su consulta, comprobamos que solo se había notificado directamente a los servicios veterinarios, al dueño del terreno donde se pretende ubicar la granja y a la Confederación Hidrográfica del Ebro”, afirman desde el Pueyo.

Al mismo tiempo, afirman que conocieron la información “atando cabos” porque un vecino había sido consultado hace unos meses por el promotor de la granja porcina, que le comunicó sus intenciones de instalar ésta en el terreno referido. “Nuestro pedáneo le aconsejó entonces amablemente que no siguiera adelante con la idea, haciéndole ver que podría tener problemas para instalar allí la granja por la más que probable oposición vecinal y, sobre todo, por el grave problema que supondría abastecerse de agua de nuestra red de Pueyo de Marguillén”, recuerdan.

Actualmente, se está procediendo a la mejora del suministro desde Torres del Obispo por el precario estado en el que se encontraba la localidad del Pueyo. De esta forma, se está llevando a cabo un estudio para suministrar agua a la puebla del Mon desde Torres del Obispo-Pueyo para solucionar la inaceptable situación en la que se encuentran la población vecinal de La Puebla, que hasta la fecha se autoabastecen de un manantial cercano, sin contar con una red pública propiamente dicha y sin vertido.

La instalación de la granja, además de conllevar graves problemas para este servicio esencial –consumiría a diario más del doble de agua que la que consume la localidad en verano-, generaría otros inconvenientes de tipo orográfico. “Nos parece una auténtica temeridad instalar una granja en el único y pequeño espacio disponible entre los perímetros de protección de La Puebla del Mon, nuestro pueblo y Aguas Ribagorza, una faja de terreno con una pendiente del 9,1% y rodeada de barrancos”, subrayan.

Por todo ello, desde ambas localidades, se han elaborado unas alegaciones en las que se recogen todos y cada uno de los motivos por los que los vecinos y vecinas se oponen a la construcción de la citada granja. “Es necesaria una regulación del sector porcino pues se está generando una auténtica burbuja, no muy diferente de la que en años precedentes se dio en la construcción, cuyo estallido podría suponer una auténtica catástrofe para nuestro mundo rural”, afirman.

No obstante, y para concluir, desde el Pueyo de Marguillén señalan que “esperamos y deseamos que nuestro Ayuntamiento deniegue la licencia solicitada”, y de esta forma vuelva la normalidad a ambas localidades.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies